Tie­nes que ir a Pon­te Po­cos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - VIAJES OUT - TEX­TO: BE­GO­ÑA ÍÑIGUEZ / SAN­DRA FA­GI­NAS

lu­ga­res hay en Por­tu­gal que aú­nen tan­tas co­sas be­llas y au­tén­ti­cas, co­mo una pe­que­ña y de­li­ca­da jo­ya, per­mi­tién­do­nos des­co­nec­tar, co­ger ai­re y re­cu­pe­rar el gus­to por los pe­que­ños de­ta­lles y los sa­bo­res tra­di­cio­na­les de la gas­tro­no­mía del Al­to Min­ho. Lle­gar a Pon­te de Li­ma, la vi­lla más an­ti­gua de Por­tu­gal, es de­jar a un la­do la ru­ti­na pa­ra re­cu­pe­rar la cal­ma en cual­quie­ra de sus alo­ja­mien­tos lo­ca­les del cen­tro de la vi­lla o de los al­re­de­do­res, res­pi­rar ai­re pu­ro y re­ci­bir la sim­pa­tía de su gen­te. Lo tie­nes ahí al la­do pa­ra pa­sar unas ho­ras úni­cas, en una es­ca­pa­da ro­mán­ti­ca, con ami­gos o en fa­mi­lia, por­que no te lo pue­des per­der. Hay que pa­sear por sus ca­lles em­pe­dra­das, vi­si­tar sus igle­sias, en­trar en sus em­ble­má­ti­cos ca­fés, con­tem­plar sus ca­sas bla­so­na­das, lle­nas de his­to­ria y de le­yen­das y co­mo co­lo­fón sa­bo­rear su ex­ce­len­te gas­tro­no­mía.

Aun­que hay tres mo­ti­vos por los que me­re­ce la pe­na co­no­cer es­ta vi­lla lu­sa lle­na de his­to­ria. El pri­me­ro es pa­ra re­co­rrer su mag­ní­fi­co puen­te romano, su ima­gen de mar­ca, que apa­re­ce en to­das las fo­tos. Fue cons­trui­do al fi­nal del im­pe­rio romano, en el si­glo V, pa­ra unir Bra­ga con As­tor­ga y con­ser­va to­da­vía cin­co de sus ar­cos ori­gi­na­les, aun­que el res­to son del si­glo XI. Di­vi­de en dos la lo­ca­li­dad y es re­co­men­da­ble dis­fru­tar de la vis­ta que nos ofre­ce re­co­rrien­do las dos ori­llas. El se­gun­do mo­ti­vo es vi­si­tar su fes­ti­val in­ter­na­cio­nal de jar­di­nes, ubi­ca­do en un es­pa­cio úni­co y bien cui­da­do, lleno de es­pe­cies ar­bó­reas y plan­tas au­tóc­to­nas co­mo las ca­me­lias y tam­bién pro­ve­nien­tes de las ca­sas se­ño­ria­les de la zo­na y con ori­gen en las an­ti­guas co­lo­nias por­tu­gue­sas en Asia y Áfri­ca. El tercero es pa­ra co­mer bien: de­bes ren­dir­te al ba­cal­hau à ce­bo­la­da, al arroz de lam­prea o al arroz de sa­rra­bul­ho com ro­jões, re­co­men­da­do so­lo pa­ra los es­tó­ma­gos más re­sis­ten­tes ya que se uti­li­za co­mo cal­do del arroz la san­gre de la car­ne uti­li­za­da pa­ra pre­pa­rar­lo.

MÁS QUE BA­CAL­HAU

Es muy re­co­men­da­ble el res­tau­ran­te En­ca­na­da, si­tua­do en el cen­tro de la vi­lla, cer­ca del puen­te, y des­de cu­ya te­rra­za pue­des dis­fru­tar de una ex­ce­len­te vis­ta del puen­te romano. Su pla­to es­tre­lla es el ba­cal­hau à en­ca­na­da, que si­gue la tra­di­ción de la zo­na y se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.