Epí­lo­go en Gé­no­va

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - ¡QUÉ CO SAS! - FER­NAN­DA TABARÉS DI­REC­TO­RA DE VOZ AU­DIO­VI­SUAL

Echa­re­mos de me­nos a al­gu­nos de los gran­des per­so­na­jes de los años de la Gran Cri­sis. Ca­rac­te­res pro­pios de un buen guio­nis­ta, con una vo­ca­ción con­gé­ni­ta pa­ra ma­ne­jar­se con sol­tu­ra en la es­ce­na. Esas co­sas se tie­nen o no se tie­nen y es­tos úl­ti­mos años de la in­fa­mia eco­nó­mi­ca alum­bra­ron una ge­ne­ra­ción de per­so­na­ja­zos que con­vir­tie­ron la cró­ni­ca po­lí­ti­ca en un Jueves dia­rio. De to­do el cas­ting, una de las ac­tri­ces más do­ta­das ha si­do Do­lo­res de Cos­pe­dal. Y por lo vis­to es­tos días, su fi­nal ten­drá la épi­ca de las bue­nas des­pe­di­das. Ni el es­cri­tor más fér­til hu­bie­se co­lo­ca­do a la se­cre­ta­ria ge­ne­ral del PP en la plan­ta no­ble de Gé­no­va, pa­red con pa­red con Ra­joy, ha­blan­do a hur­ta­di­llas con el co­mi­sa­rio Vi­lla­re­jo mien­tras es­te mal­va­do­te de cu­le­brón ve­ne­zo­lano le da­ba al Rec. En­tre los dos, el ma­ri­do de Cos­pe­dal, lo que cons­ta­ta que en al­gu­nos par­ti­dos la po­lí­ti­ca si­gue sien­do un asun­to de fa­mi­lia y los en­car­gos de­li­ca­dos tie­nen la me­lo­día que siem­pre se es­cu­cha de fon­do en El Pa­drino. No me di­gan que ese «¿Es­ta­rías dis­pues­to a ha­cer al­gún tra­ba­jo pun­tual?» con el que el ma­tri­mo­nio Cos­pe­dal tan­teó a Vi­lla­re­jo no me­re­ce una lí­nea en una no­ve­la de Pu­zo.

Me fas­ci­nan los ma­tri­mo­nios que tie­nen una mi­sión. Los Frank y Claire Un­der­wood de House of Cards se­rían el mol­de. Una pa­re­ja en la que el amor es una mo­les­tia que hay que evi­tar por­que es mu­cho más den­so el pe­ga­men­to de la am­bi­ción. Se me apa­re­cie­ron los Un­der­wood es­tos días le­yen­do esos mag­ní­fi­cos diá­lo­gos del asun­to Cos­pe­dal. El co­mi­sa­rio en­tran­do por una puer­ta ca­mu­fla­da en la sede del PP pa­ra al­can­zar la plan­ta no­ble. Y a con­ti­nua­ción, es­to: —Vi­lla­re­jo: Ma­ría Do­lo­res, ya sa­bes dónde es­ta­mos... —Ló­pez del Hierro: Que hay que re­ci­clar to­do es­to... —Cos­pe­dal: Sí... —Vi­lla­re­jo: Sí... —Ló­pez del Hierro: Y lue­go a lo me­jor hay que ha­cer co­sas pun­tua­les.

—Vi­lla­re­jo: Pun­tua­les. Yo lo úni­co que te pi­do... A mí no me im­por­ta...

—Ló­pez del Hierro: ¿Tú es­ta­rías en dis­po­si­ción de, por ejem­plo, ha­cer al­gún tra­ba­jo pun­tual de te­mas?

—Vi­lla­re­jo: Yo, nin­gún pro­ble­ma... Por lo me­nos los gas­tos me pa­ga­réis al­gu­na vez, ¿no? Bro­mas apar­te... —Ló­pez del Hierro: Los gas­tos te los pa­ga­ré... —Vi­lla­re­jo: Lo pri­me­ro ya me lo ha­béis pa­ga­do y... —Cos­pe­dal: La fi­nan­cia­ción no te preo­cu­pes, no te preo­cu­pes...

Los tres tu­vie­ron mu­chas más se­cuen­cias en es­ta ven­det­ta que des­ca­la­bra de for­ma de­fi­ni­ti­va a la Cos­pe. Ha­bla­ron de ca­me­llos, pen­dri­ves y to­das las co­sas que ima­gi­na­mos co­men­tan los ma­lo­tes cuan­do se jun­tan pa­ra arre­glar el mun­do. O sea, un epí­lo­go co­mo dios man­da.

FO­TO: FER­NAN­DO VI­LLAR / EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.