“Via­jar a Cen­troeu­ro­pa fue sa­lir del cas­ca­rón”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - DE GEN TE -

Es­to­yan­te uno de los con­jun­tos mo­der­nis­tas más sin­gu­la­res de to­da Eu­ro­pa, me in­di­ca Gua­da­lu­pe R. Mar­tín (A Co­ru­ña, 1977). Me ci­to a la al­tu­ra del ca­fé Vec­chio de la co­ru­ñe­sa pla­za de Lu­go con es­ta guía ofi­cial de Ga­li­cia que nos guía ade­más por Eu­ro­pa des­de ha­ce 18 años. Si en va­ca­cio­nes des­can­sa es pa­ra via­jar, pe­ro en es­te ca­so sin pla­ca y apar­can­do esa «maternidad» de los gru­pos que caen en sus ma­nos; uno de los úl­ti­mos, una de las co­ra­les eu­ro­peas más pres­ti­gio­sas. La vo­ca­ción de es­ta co­ru­ñe­sa se hi­zo oír pron­to, des­pe­gó a tra­vés de los li­bros. Gua­da­lu­pe se dio cuen­ta de que que­ría «rom­per el cas­ca­rón» y sal­tar al otro la­do del pa­pel. El Co­ra­zón de Uli­ses, de Ja­vier Re­ver­te, la con­quis­tó. Tras for­mar­se, es­tu­vo unos me­ses en una agen­cia de via­jes. Pe­ro «es­tar en­tre cua­tro pa­re­des se me hi­zo cues­ta arri­ba, no era pa­ra mí», di­ce. En­ton­ces se pu­so «to­zu­da» y arries­gó. Re­cha­zó una ofer­ta en una agen­cia pa­ra vo­lar a Cen­troeu­ro­pa. Pra­ga, Vie­na, Bu­da­pest, Re­pú­bli­ca Che­ca em­pe­za­ron a di­bu­jar­se de ver­dad en su ma­pa. Cuan­do em­pe­zó a tra­ba­jar pas­to­rean­do a gru­pos via­je­ros no ha­bía mó­vi­les ni GPS. «¡Ten­go va­rias bal­das en ca­sa lle­nas de ca­jas enor­mes de ma­pas!», cuen­ta.

«Ser guía im­pli­ca res­pon­sa­bi­li­dad», di­ce quien re­cuer­da de ma­ne­ra es­pe­cial su fle­cha­zo con Bu­da­pest, «una ciu­dad ma­ra­vi­llo­sa que sor­pren­de con co­sas que no te es­pe­ras». En­tre ma­yo y sep­tiem­bre, Gua­da­lu­pe vi­ve en­gan­chan­do un via­je tras otro, ha­cien­do es­ca­las de cua­tro días en ca­sa. ¿Qué es lo me­jor de su tra­ba­jo? «Es­te tra­ba­jo tie­ne co­sas muy bue­nas y co­sas ma­las, no hay tér­mino me­dio. No ha­ces ho­gar en si­tio fi­jo, no tie­nes una vi­da con­ven­cio­nal, pe­ro te da la opor­tu­ni­dad de em­pa­par­te de vi­das, de otras cul­tu­ras, de otras his­to­rias». Esa di­ver­si­dad se le no­ta en la for­ma de ha­blar. En va­ca­cio­nes viaja con el pla­cer de lle­var­se en la mo­chi­la la ru­ta por ha­cer so­bre la mar­cha. Le gusta aven­tu­rar­se al mar­gen de los tours tu­rís­ti­cos, mu­chas ve­ces so­la. Y nos in­vi­ta a des­cu­brir Sin Htauk Beach, en Bir­ma­nia, «don­de pue­des alo­jar­te en un bun­ga­ló, des­per­tar­te y te­ner la pla­ya pa­ra ti so­la». Pe­ro si pre­fie­res un recorrido a ti­ro de pie­dra, pue­des em­pe­zar por «las tri­lli­zas mo­der­nis­tas» de muy buen ver de la pla­za de Lu­go, de A Co­ru­ña.

GUA­DA­LU­PE R. MAR­TÍN GUÍA DE VIA­JES Tra­ba­jar via­jan­do no es es­tar en­tre cua­tro pa­re­des. Te per­mi­te em­pa­par­te de otras cul­tu­ras, otras his­to­rias y otras vi­das”

FO­TO: ÁN­GEL MAN­SO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.