EL CA­SO BO­SÉ

¿ES LÓ­GI­CO SE­PA­RAR A LOS NI­ÑOS TRAS UNA RUP­TU­RA?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: MA­RÍA VIDAL

Es­po­co fre­cuen­te que el anun­cio de una re­la­ción y el fin de es­ta se pro­duz­can prác­ti­ca­men­te al mis­mo tiem­po. Ha­ce unos días sal­ta­ba la no­ti­cia de que Mi­guel Bo­sé y Na­cho Pa­lau ha­bían ro­to des­pués de 26 años de con­vi­ven­cia. Se des­co­no­cía que el can­tan­te tu­vie­ra pa­re­ja y me­nos que es­ta lle­va­ra más de un cuar­to de si­glo a su la­do, pe­ro lo que más ha sor­pren­di­do es que los cua­tro hi­jos que se le pre­su­po­nían al au­tor de Aman­te

ban­di­do «no eran tan su­yos», sino que bio­ló­gi­ca­men­te so­lo es pa­dre de dos, de Die­go y Ta­deo. Los otros dos me­lli­zos, que vi­nie­ron al mun­do sie­te me­ses des­pués, Ivo y Tel­mo, son de Na­cho Pa­lau. Es­te «re­par­to» ha da­do mu­cho que ha­blar, sin em­bar­go de fon­do no hay más que un «ca­da mo­chue­lo a su oli­vo». Pe­ro, ¿es lo ha­bi­tual se­pa­rar a los me­no­res an­te una rup­tu­ra? ¿Pe­sa más el pa­ren­tes­co o el víncu­lo que se ha ge­ne­ra­do en­tre ellos? ¿Qué de­re­chos tie­ne la pa­re­ja de su pro­ge­ni­tor so­bre ellos?

Se tra­ta de una si­tua­ción ex­cep­cio­nal (en la que no hay un pa­ren­tes­co co­mún pa­ra fa­ci­li­tar la con­vi­ven­cia), de la que co­no­ce­mos so­lo unas píl­do­ras, pe­ro que nos ha­ce re­plan­tear­nos có­mo ac­tuar en es­tos ca­sos, que de aquí en ade­lan­te se­rán ca­da vez más fre­cuen­tes de­bi­do a los nue­vos mo­de­los de fa­mi­lia que es­tán sur­gien­do. «La es­truc­tu­ra so­cial se va mo­di­fi­can­do, apa­re­cen si­tua­cio­nes nue­vas a las que hay que res­pon­der. Se es­tán cam­bian­do los mo­de­los de re­la­cio­nes ma­tri­mo­nia­les tra­di­cio­na­les, y en con­se­cuen­cia, tam­bién ha cam­bia­do la for­ma de pro­crear, apa­re­cen nue­vas va­ria­bles, co­mo por ejem­plo, la ges­ta­ción su­bro­ga­da», ex­pli­ca Ma­nuel La­ge, psi­có­lo­go clí­ni­co.

Los ex­per­tos di­cen que no es ha­bi­tual se­pa­rar a los me­no­res (cuan­do tie­nen en co­mún a los dos pro­ge­ni­to­res), que lo nor­mal es man­te­ner a los her­ma­nos en blo­que, no rom­per con los víncu­los emo­cio­na­les y so­bre to­do an­te­po­ner siem­pre los in­tere­ses de los ni­ños. «En con­flic­to de in­tere­ses pre­va­le­ce siem­pre el del me­nor. Lo que pa­sa a ve­ces con el di­vor­cio es que hay otros in­tere­ses, que son tam­bién le­gí­ti­mos. Por ejem­plo, que al­guno de los dos pro­ge­ni­to­res quie­ra es­tar mu­cho con el ni­ño, pe­ro que por las cir­cuns­tan­cias que sea, no pue­da ser. El prin­ci­pio de los in­tere­ses del me­nor es el que más me gus­ta re­co­men­dar pa­ra si­tua­cio­nes de di­vor­cio», se­ña­la Ele­na Bo­rra­jo, psi­có­lo­ga es­pe­cia­lis­ta en ape­go.

To­dos coin­ci­den en que es im­por­tan­te es­tu­diar los ca­sos de ma­ne­ra in­di­vi­dual, por­que pue­de ha­ber cir­cuns­tan­cias per­so­na­les o con­flic­tos en­tre her­ma­nos que me­rez­can la pe­na ser es­cu­cha­das. Pa­ra La­ge, la edad de los me­no­res mar­ca un pun­to de par­ti­da en la ges­tión de una se­pa­ra­ción. No es lo mis­mo afron­tar­la cuan­do hay un be­bé de me­ses, un ni­ño de 5 años o uno de 15. «Que sean bio­ló­gi­cos o no, no in­flu­ye tan­to co­mo la con­vi­ven­cia o la re­la­ción que se es­ta­blez­ca en­tre ellos, las ex­pe­rien­cias vi­vi­das. Los re­cuer­dos y los víncu­los tie­nen más que ver con el afec­to y el apren­di­za­je que con la re­la­ción bio­ló­gi­ca», ma­ti­za La­ge. Sin em­bar­go, se­gún ex­pli­ca la abo­ga­da es­pe­cia­li­za­da en fa­mi­lia, Lu­cía Sil­vo­so, an­te el juez lo que más pe­sa es el pa­ren­tes­co. «Aho­ra bien, no es lo mis­mo que sea un juez es­pe­cia­li­za­do en fa­mi­lia, a que no. No es lo mis­mo que es­tés en Ga­li­cia que en Bar­ce­lo­na, y es­tés más acos­tum­bra­do a ver hi­jos de pro­ge­ni­to­res ho­mo­se­xua­les, fa­mi­lias más mo­der­nas...», apun­ta.

DE­RE­CHOS LI­MI­TA­DOS

En el ca­so de una fa­mi­lia co­mo la de Bo­sé y Pa­lau, los de­re­chos de uno so­bre los hi­jos del otro son muy po­cos. «Al no ser el pa­dre de dos de ellos tie­ne unos de­re­chos bas­tan­te li­mi­ta­dos, pien­sa que los de­re­chos de los abue­los, aun­que se ve­nían dan­do des­de ha­ce tiem­po, han si­do re­co­gi­dos ha­ce po­co. Un abue­lo, un tío, o un fa­mi­liar cer­cano pue­de pe­dir unos de­re­chos de vi­si­ta. Hay fa­mi­lia­res que pue­den so­li­ci­tar una cus­to­dia en un juz­ga­do, cla­ro que en si­tua­cio­nes ex­cep­cio­na­les, de un pa­dre fa­lle­ci­do, en pri­sión, que le ha­yan qui­ta­do la pa­tria po­tes­tad... El ca­so de Bo­sé es atí­pi­co e insólito, y si em­pren­den ac­cio­nes le­ga­les y lle­ga al Su­pre­mo va a ge­ne­rar ju­ris­pru­den­cia, por­que el in­te­rés de los me­no­res tie­ne que pre­va­le­cer sin gé­ne­ro de du­das, por­que es­ta­mos ha­blan­do de dos pa­dres bio­ló­gi­cos dis­tin­tos», co­men­ta la abo­ga­da, que in­sis­te en que se tra­ta de cir­cuns­tan­cias muy con­cre­tas. Aun así, ad­vier­te que Pa­lau po­dría so­li­ci­tar un ré­gi­men de vi­si­tas ale­gan­do la uni­dad fa­mi­liar de los úl­ti­mos años.

Sil­vo­so re­co­no­ce que, a pe­sar de que es­tá cos­tan­do im­plan­tar­lo, el sis­te­ma que de­be pre­va­le­cer es la cus­to­dia com­par­ti­da. «Se en­tien­de que es lo me­jor pa­ra el ni­ño —y con­ti­núa—, en teo­ría aho­ra se tie­nen que dar, pe­ro no se dan tan­tas co­mo se de­be­ría. Es muy com­pli­ca­do, una co­sa son los de­re­chos que tie­nen los pa­dres, y otra có­mo los lle­vas a ca­bo. Es muy di­fí­cil es­ta­ble­cer­la si los pa­dres se es­tán echan­do las ma­nos a la ca­be­za. En una com­par­ti­da el po­der de de­ci­sión de los pro­ge­ni­to­res es el mis­mo, y ha­bien­do una mí­ni­ma ma­la re­la­ción com­pli­ca mu­cho cues­tio­nes del día a día. Por ejem­plo, ima­gí­na­te que el ni­ño di­ga: ‘quie­ro ce­le­brar el cum­plea­ños’, y le

con­tes­ten: ‘pues ya se lo cuen­tas a tu pa­dre/ma­dre la se­ma­na que vie­ne’; o que ha­ya que dar­le un ja­ra­be, y el otro se opon­ga, y di­ga ‘yo con­si­de­ro que no de­be to­mar­lo...’», ex­pli­ca la le­tra­da. En su opi­nión, cuan­to más pe­que­ños son los ni­ños más com­pli­ca­do re­sul­ta ges­tio­nar la si­tua­ción pa­ra los adul­tos, aun­que pa­ra ellos sea «me­nos trau­má­ti­ca».

Ya sa­ben, lo me­jor es pa­sar pá­gi­na cuan­to an­tes. ¡A la 22 ya!

An­te el juez pe­sa más el pa­ren­tes­co que el víncu­lo en­tre los me­no­res”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.