La his­to­ria de un ga­lle­go en Maut­hau­sen

La hi­ja de un ex­ter­mi­na­do en Maut­hau­sen reivin­di­ca la his­to­ria de los ga­lle­gos del Ho­lo­caus­to

La Voz de Galicia (Lugo) - - PORTADA - MI­LA MÉNDEZ

«Me gus­ta­ría llo­rar, pe­ro no pue­do». Olga Sei­jas Fuentes (Bar­ce­lo­na, 1935) lan­za el avi­so cuan­do em­pie­za a ha­blar de su pa­dre. No con­ser­va mu­chos re­cuer­dos en su me­mo­ria ni fo­tos en su ál­bum. Sí una car­pe­ta lle­na de do­cu­men­tos que ar­chi­va con la ayu­da de su hi­ja Ju­lia. Có­mo fue José Sei­jas In­sua, un pe­ri­to mer­can­til de Ca­rral, a dar con sus hue­sos en el cam­po de con­cen­tra­ción de Maut­hau­sen (Aus­tria) es un te­ma al que aún le da vuel­tas. «Llo­ré tan­to de ni­ña...». «Que ya no le que­dan lá­gri­mas», com­ple­ta la fra­se su hi­ja. Olga vio por úl­ti­ma vez a su pa­dre en el va­gón de una es­ta­ción de tren de lo que, cree, era Fran­cia. Te­nía cua­tro años.

La pro­fe­sión de José Sei­jas, guar­dia de asal­to en la II Re­pú­bli­ca, lo lle­vó a Bar­ce­lo­na. Allí lo pi­lló el fin de la Gue­rra Ci­vil. Hu­yó con su fa­mi­lia a Fran­cia «y ahí se des­hi­zo to­do», re­su­me Olga. Su ma­dre mu­rió po­cos años des­pués, cuan­do ella te­nía 12 años. «Re­gre­sa­mos a Ca­rral. La ver­dad es que nun­ca se me­tie­ron con no­so­tras ni nos lla­ma­ron ro­jas. Na­die, ex­cep­to el cu­ra, él sí que... du­da­ba. De­cía que no es­ta­ba bau­ti­za­da», re­cuer­da Olga. Su ma­dri­na, que per­ma­ne­ció en Bar­ce­lo­na, les tras­la­dó el co­mu­ni­ca­do de Cruz Ro­ja In­ter­na­cio­nal a los tres años de es­tar en Ca­rral: José Sei­jas mu­rió en 1941. «Bueno —ma­ti­za su hi­ja—, lo ma­ta­ron». Fue en Gu­sen, un sub­cam­po a cin­co ki­ló­me­tros de Maut­hau­sen.

De­por­ta­do nú­me­ro 6.551

Unas car­tas en­via­das an­tes de ser de­por­ta­do al cam­po —pri­me­ro es­tu­vo re­clu­ta­do por los fran­ce­ses— son lo úl­ti­mo que con­ser­van de él. «Una la tra­jo un se­ñor de Vi­zo­ño (Abe­gon­do) des­de Fran­cia en la sue­la del za­pa­to. Se ju­gó la vi­da. Mi pa­dre tam­bién era muy cau­to. Le en­via­ba las car­tas a otros fa­mi­lia­res. Que­ría pro­te­ger­nos a no­so­tras», ex­pli­ca su hi­ja. «Im­pac­to­ume ver a súa vi­ta­li­da­de, fa­la­ba do fu­tu­ro co­mo al­go alen­ta­dor. Coi­do que nin­gún dos es­pa­ñois exi­lia­dos en Fran­cia se ima­xi­na­ban que ía ser de­les. Moi­to me­nos o que era un cam­po de ex­ter­mi­nio na­zi», cuen- ta Nie­ves Villar. Es la coau­to­ra, con Miguel Alon­so, del li­bro de­di­ca­do José Sei­jas. La Aso­cia­ción pa­ra a Re­cu­pe­ra­ción da Me­mo­ria Histórica (A.R.M.H.) y Cul­tu­ra Aber­ta de Ca­rral es­tán or­ga­ni­zan­do una se­rie de char­las y ex­po­si­cio­nes pa­ra dar a co­no­cer su his­to­ria y la de los es­pa­ño­les víc­ti­mas del Ho­lo­caus­to. Sei­jas fue el de­por­ta­do nú­me­ro 6.551 de Maut­hau­sen.

200 ga­lle­gos

Se cal­cu­la que fue­ron 200 los ga­lle­gos de­por­ta­dos a los cam­pos na­zis. Hay cons­tan­cia do­cu­men­tal de 9.328 es­pa­ño­les. De ellos, 5.185 mu­rie­ron, 3.809 so­bre­vi­vie­ron y 334 fi­gu­ran co­mo des­apa­re­ci­dos. «Es­pa­ña pu­do ha­ber­los re­cla­ma­do cuan­do los de­por­ta­ron, pe­ro Fran­co no hi­zo na­da por ellos. Sa­bía cuál era su des­tino. De he­cho, la dic­ta­du­ra in­ter­ce­dió por unos po­cos ca­sos», in­sis­te Be­ni­to Ber­me­jo, his­to­ria­dor y uno de los ma­yo­res ex­per­tos so­bre los es­pa­ño­les en Maut­hau­sen, el cam­po al que fue­ron la ma­yo­ría. Es­te fin de se­ma­na tam­bién ha via­ja­do a Ga­li­cia pa­ra par­ti­ci­par en los ho­me­na­jes a las víc­ti­mas ga­lle­gas. Muer­tos por par­ti­da do­ble. «Los que no sa­lie­ron de los cam­pos, que­da­ron, ade­más, en el ol­vi­do. De los que lo­gra­ron es­ca­par, se pue­den con­tar con los de­dos de las ma­nos los que re­gre­sa­ron a Es­pa­ña», apun­ta Ber­me­jo. «Eran unos apá­tri­das pa­ra el fran­quis­mo», des­li­za Ju­lia Lon­guei­ra.

Los es­pa­ño­les por­ta­ban dos mar­cas. La «S», de spa­niers,y el trián­gu­lo azul. «In­di­ca­ba que ha­bían lu­cha­do en la Gue­rra de Es­pa­ña. ¡El más jo­ven so­lo te­nía 14 años!», re­mar­ca Ber­me­jo. Una vi­gue­sa su­per­vi­vien­te, Mer­ce­des Nú­ñez, em­pren­dió en los 80 la aven­tu­ra de se­guir el ras­tro de los ga­lle­gos de­por­ta­dos. «Se pu­so en con­tac­to con­mi­go, pe­ro des­gra­cia­da­men­te mu­rió al po­co tiem­po», re­cuer­da Olga Sei­jas. Nú­ñez no pu­do cul­mi­nar su mi­sión, pe­ro de­jó una se­mi­lla. «Hay fa­mi­lias que se en­te­ra­ron ha­ce muy po­co. Co­no­cí a más de una do­ce­na que no te­nían ni idea. Su pa­dre, abue­lo... sim­ple­men­te, ha­bía des­apa­re­ci­do. Una in­clu­so lle­gó a pe­dir ayu­da al pro­gra­ma de te­le­vi­sión Quién sa­be don­de», re­sal­ta Ber­me­jo.

La so­cie­dad es­pa­ño­la, reite­ra el his­to­ria­dor, tie­ne una deu­da con ellos. «Mi ma­dre ha re­ci­bi­do una in­dem­ni­za­ción de Ale­ma­nia y otra de Fran­cia», apun­ta Ju­lia. Na­da de Es­pa­ña. «An­tes no se po­día ni ha­blar de es­to», ad­mi­te. Unos por mie­do, otros por ver­güen­za. «Es­tán os fa­mi­lia­res que se sen­ten re­con­for­ta­dos ao fa­lar e os que aín­da non o su­pe­raron e pre­fi­ren se­guir nun se­gun­do plano», con­fie­sa Nie­ves Villar.

Com­pa­ñe­ro de Boix

«Te­ne­mos to­do. Su nú­me­ro de de­por­ta­do, el día de in­gre­so en los tres cam­pos don­de es­tu­vo, has­ta cuan­do mu­rió», de­ta­lla Ju­lia, mien­tras mues­tra los do­cu­men­tos. Su abue­lo atra­ve­só las puer­tas de Maut­hau­sen en la mis­ma fe­cha que el fo­tó­gra­fo ca­ta­lán Fran­cesc Boix, cu­yas fo­tos fue­ron uno de los do­cu­men­tos uti­li­za­dos pa­ra de­mos­trar la bar­ba­rie na­zi. La nie­ta de José Sei­jas tie­ne el li­bro de Be­ni­to Ber­me­jo so­bre los es­pa­ño­les ex­ter­mi­na­dos. «Es un li­bro tan grue­so, con tan­tos nom­bres, tan­ta gen­te muer­ta», se que­da pen­san­do.

«Hay fa­mi­lias que se en­te­ra­ron ha­ce po­co. Una fue al pro­gra­ma ‘Quién sa­be dón­de’»

«Fa­la­ba do fu­tu­ro co­mo al­go alen­ta­dor. Nin­gún se ima­xi­na­ba o que era un cam­po»

Olga, con la fo­to de su pa­dre, muer­to en el cam­po na­zi.

ÁN­GEL MANSO

Olga Sei­jas, hi­ja del de­por­ta­do de Ca­rral José Sei­jas In­sua, y la nie­ta de es­te, Ju­lia Lon­guei­ra.

F. BOIX

Vi­da de ci­ne. El fo­tó­gra­fo ca­ta­lán Fran­cesc Boix re­tra­tó el ho­rror de los es­pa­ño­les en el cam­po. La pe­lí­cu­la so­bre su vi­da, pro­ta­go­ni­za­da por Ma­rio Ca­sas, se es­tre­nó el 26 de oc­tu­bre. Sus fo­tos sir­vie­ron de prue­ba do­cu­men­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.