«El au­tis­mo no es una en­fer­me­dad, no tie­ne cu­ra. La seu­do­cien­cia nos usa»

Una ma­dre ad­vier­te del da­ño que ha­cen gru­pos que pro­mue­ven te­ra­pias al­ter­na­ti­vas

La Voz de Galicia (Lugo) - - SOCIEDAD - MARÍA CEDRÓN

«No es una en­fer­me­dad y, en con­se­cuen­cia, no tie­ne cu­ra. Es una con­di­ción di­fe­ren­te. La seu­do­cien­cia nos usa». Jenny Gun­dín no pue­de ser más cla­ra. Co­mo ma­dre de un ni­ño con TEA (tras­torno del es­pec­tro del au­tis­mo) lan­za un men­sa­je pa­ra to­dos esos pa­dres que, co­mo ella en su día, re­ci­ben un diag­nós­ti­co pa­ra sus hi­jos que les cam­bia los es­que­mas su­mién­do­los en un due­lo que se pro­lon­ga has­ta que real­men­te co­no­cen có­mo es real­men­te la con­di­ción de sus hi­jos. Por­que, co­mo apun­ta la psi­có­lo­ga de Au­tis­mo Ga­li­cia, Cris­ti­na Cou­to, es en ese mo­men­to de due­lo cuan­do es­tos son más vul­ne­ra­bles con­vir­tién­do­se en «víc­ti­mas po­ten­cia­les» de los gru­pos que pro­mue­ven la seu­do­cien­cia o de esos que cuen­tan la fa­la­cia de que las va­cu­nas es­tán de­trás de es­ta con­di­ción.

Por eso, co­mo apun­ta Jenny, «cuan­do una fa­mi­lia re­ci­be el diag­nós­ti­co, lo que no tie­ne que ha­cer es dar­les le­jía o lle­var­los a te­ra­pias mi­la­gro­sas, lo que es fun­da­men­tal es tra­tar­los co­mo a to­dos los ni­ños. Tra­ba­jar con ellos mu­cho más. De­ben de ir a la es­cue­la or­di­na­ria, pe­dir apo­yos pa­ra el co­le­gio y el ho­gar...».

Ella, me­jor que na­die, sa­be que tra­tán­do­los cuan­to an­tes, con cons­tan­cia y ca­ri­ño, se lo­gran mu­chas co­sas. «Cuan­do diag­nos­ti­ca­ron a mi hi­jo me vi­ne aba­jo, pe­ro con mu­cho amor, lo­go­pe­das, psi­có­lo­gos... ha pro­gre­sa­do. De lo que pre­su­men los que re­co­mien­dan co­mo tra­ta­mien­to la le­jía es que re­cu­pe­ra a los ni­ños del au­tis­mo. Y mi hi­jo pa­só de un diag­nós­ti­co de au­tis­mo de Kan­ner (clá­si­co) a los tres años, a un sín­dro­me de As­per­ger (aho­ra tie­ne 10) to­tal­men­te fun­cio­nal. Lo lo­gré a ba­se de tra­ba­jo en ca­sa, en el co­le­gio, con la lo­go­pe- da y dán­do­le to­do lo que ne­ce­si­ta cual­quier ni­ño», co­men­ta.

Apo­yo de As­per­ga

Ella ob­tu­vo un gran apo­yo por par­te de la Aso­cia­ción Ga­le­ga de As­per­ger (As­per­ga) y, por eso, re­co­mien­da acu­dir a co­lec­ti­vos co­mo es­te pa­ra pe­dir apo­yo. Por­que, co­mo apun­ta Cris­ti­na, uno de los gran­des pro­ble­mas con los que se to­pan mu­chas fa­mi­lias al es­cu­char el diag­nós­ti­co es que no tie­nen el su­fi­cien­te apo­yo psi­co­ló­gi­co o la in­for­ma­ción ade­cua­da pa­ra sa­ber que es­te ti­po de con­di­ción abar­ca un es­pec­tro muy am­plio. «Es muy com­ple­jo y hay que ana­li­zar ca­da ca­so de for­ma in­di­vi­dual», di­ce.

Una ma­yor in­for­ma­ción fre­na­ría el ries­go de caer en la tram­pa de las seu­do­te­ra­pias que po­nen en ries­go la bue­na evo­lu­ción de los ni­ños por­que, co­mo ex­pli­ca Jenny, cuan­to an­tes se tra­ba­je más se pue­de pro­gre­sar y, a ve­ces, los pa­dres pier­den un tiem­po ma­ra­vi­llo­so al re­cu­rrir a es­te ti­po de al­ter­na­ti­vas que no fun­cio­nan. El pro­ble­ma es que mu­chas ve­ces la fal­ta de in­for­ma­ción lle­va a los pa­dres a bus­car en In­ter­net.

Ahí es­tá el pe­li­gro, por­que es un es­ce­na­rio en el que los gru­pos que pro­mue­ven es­tas al­ter­na­ti­vas ca­ren­tes de ba­se cien­tí­fi­ca na­ve­gan co­mo pe­ces en el agua. La cues­tión es que, co­mo reite­ra la coor­di­na­do­ra del Co­mi­té pa­ra la Pro­mo­ción y Apo­yo de las Ni­ñas y Mu­je­res Au­tis­tas (Ce­pa­ma), Carmen Molina, «el TEA no se pue­de cu­rar por­que no es una en­fer­me­dad».

Ella fue una de las pro­mo­to­ras de la cam­pa­ña que lle­vó a la Fis­ca­lía, a ins­tan­cia el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, a ac­tuar con­tra Jo­sep Pà­mies co­mo ideó­lo­go del clo­ri­to de so­dio (MMS) pa­ra la cu­ra del au­tis­mo. «Es­tos gru­pos —di­ce— van di­ri­gi­dos a pa­dres que aca­ban de re­ci­bir el diag­nós­ti­co por­que lo que ha­cen es una uti­li­za­ción mer­can­til de la de­ses­pe­ra­ción».

Y ad­vier­te que su com­por­ta­mien­to es un tan­to sec­ta­rio: «Ha­cen que esos pa­dres se ale­jen de la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca con el pe­li­gro que eso con­lle­va y a los que quie­ren ir­se cuan­do se dan cuen­ta los ta­chan de ma­los pa­dres. No van a por adul­tos con TEA, van a por ni­ños. No hay que ol­vi­dar que los pa­dres son víc­ti­mas», des­ta­ca es­ta mu­jer que tam­bién tie­ne TEA. Por eso, reite­ra el de­seo de que las au­to­ri­da­des no apar­quen la lu­cha con­tra es­tos gru­pos que fo­men­tan la seu­do­cien­cia y usan la de­ses­pe­ra­ción pa­ra su in­te­rés.

Con tra­ba­jo cons­tan­te Jenny ha lo­gra­do que su hi­jo pa­se de un au­tis­mo de Kan­ner a As­per­ger.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.