EN­TRE­VIS­TAS

La Xun­ta pre­pa­ra una or­den pa­ra im­pul­sar guar­de­rías en co­fra­días, que se su­ma a la de par­ques em­pre­sa­ria­les

La Voz de Galicia (Lugo) - - PORTADA - ELI­SA ÁL­VA­REZ

Fa­bio­la Gar­cía CON­SE­LLEI­RA DE PO­LÍ­TI­CA SOCIAL «Que­re­mos crear es­cue­las in­fan­ti­les cer­ca de los lu­ga­res de tra­ba­jo» Pe­dro Du­que MI­NIS­TRO DE CIENCIA Y UNI­VER­SI­DA­DES «Hay que en­ten­der que la ho­meo­pa­tía no es una te­ra­pia na­tu­ral»

La nue­va con­se­llei­ra de Po­lí­ti­ca Social, Fa­bio­la Gar­cía (Ribeira, 1985) sa­be per­fec­ta­men­te que tie­ne por de­lan­te un re­to com­pli­ca­do: fre­nar la san­gría de­mo­grá­fi­ca que ate­na­za a Galicia. De ahí que las cuen­tas del 2019 den un im­por­tan­te im­pul­so a la Di­rec­ción Xe­ral de Fa­mi­lia e In­fan­cia.

—Las mu­je­res quie­ren te­ner hi­jos pe­ro no pue­den ha­cer­lo, ¿es­tán fa­llan­do las me­di­das pa­ra fre­nar la san­gría de­mo­grá­fi­ca?

—Es­ta­mos tra­ba­jan­do a pleno ren­di­mien­to pa­ra im­pul­sar di­ver­sas me­di­das fren­te al re­to de­mo­grá­fi­co. En los pró­xi­mos me­ses va­mos a sa­car ade­lan­te la ley de im­pul­so de­mo­grá­fi­co, que con­lle­va una se­rie de me­di­das que be­ben del ob­ser­va­to­rio que he­mos crea­do. Con es­ta ley que­re­mos sem­brar pa­ra ver los fru­tos en unos años. Una de sus prin­ci­pa­les lí­neas es la con­ci­lia­ción, ya que aun­que nin­gún gobierno pue­de de­cir­le a una ma­dre o a un pa­dre que ten­gan hi­jos, sí po­de­mos adop­tar ini­cia­ti­vas que fa­ci­li­ten que los ten­gan.

—¿La ley ten­drá me­di­das nue­vas?

—Re­co­ge­rá to­do ti­po de me­di­das. Una de ellas es que que­re­mos crear re­cur­sos de con­ci­lia­ción cer­ca de los lu­ga­res de tra­ba­jo. Ya te­ne­mos una or­den de ayu­das pa­ra po­ner en mar­cha es­cue­las in­fan­ti­les en par­ques em­pre­sa­ria­les, y en la pró­xi­ma con­vo­ca­to­ria que sal­drá en el 2019 in­cor­po­ra­re­mos a las co­fra­días pa­ra la gen­te que se de­di­ca al mar.

—¿Cuán­tas se­rán?

—Es­ta­mos tra­ba­jan­do de mano de la Con­se­lle­ría do Mar, pe­ro aún no sa­be­mos por­que no sa­lió la línea de ayu­das.

—¿Las es­cue­las in­fan­ti­les lle­ga­rán a más lu­ga­res de tra­ba­jo?

—El ob­je­ti­vo es ir crean­do ca­da vez más re­cur­sos en cen­tros de tra­ba­jo pa­ra que las fa­mi­lias pue­dan de­jar allí a sus hi­jos.

—Y las em­pre­sas pri­va­das, ¿có­mo ani­mar­las a que fa­vo­rez­can es­ta con­ci­lia­ción?

—Con­si­de­ro que tam­bién tie­nen que con­cien­ciar­se de la ne­ce­si­dad de con­ci­lia­ción y des­de la Xun­ta de­be­mos ser ca­pa­ces de adop­tar dis­tin­tas me­di­das pa­ra fa­ci­li­tar a las em­pre­sas el per­mi- tir que sus em­plea­dos con­ci­lien.

—¿A qué de­par­ta­men­to de su con­se­lle­ría da­rá más im­pul­so en las cuen­tas del 2019?

—El pre­su­pues­to de la con­se­lle­ría es de 731 mi­llo­nes, un 5 % más que es­te año, pe­ro sin du­da la di­rec­ción que más cre­ce es la de fa­mi­lia, in­fan­cia y di­na­mi­za­ción de­mo­grá­fi­ca. Hay que dar un im­pul­so a las po­lí­ti­cas de con­ci­lia­ción y de apo­yo a las fa­mi­lias. De­be­mos cam­biar la ten­den­cia y que los ga­lle­gos que quie­ran te­ner hi­jos pue­dan ha­cer­lo.

—Ha ba­ja­do la lis­ta de es­pe­ra de la de­pen­den­cia, pe­ro hay 8.000 per­so­nas con el de­re­cho re­co­no­ci­do aguar­dan­do. No son po­cas.

—No, el ob­je­ti­vo de le­gis­la­tu­ra eran 60.000 de­pen­dien­tes aten­di­dos, el pre­si­den­te Fei­joo ade­lan­tó el cum­pli­mien­to a es­te 2018 y en oc­tu­bre ya ha­bía 59.400 per­so­nas, por lo que es­pe­ro que an­tes de que fi­na­li­ce el año lle­gue­mos a esos 60.000. El 2018 fue el año de in­cre­men­tar el nu­me­ro de per­so­nas aten­di­das, y el 2019 se­rá el de au­men­tar las cuan­tías que re­ci­ben los de­pen­dien­tes.

—En agos­to anun­cia­ron un bono pa­ra que es­tas per­so­nas que es­tán en lis­ta de es­pe­ra su­fra­guen par­te de una re­si­den­cia pri­va­da, ¿ha ha­bi­do mu­chas pe­ti­cio­nes?

—Se man­da­ron 1.600 car­tas y 800 per­so­nas acep­ta­ron el bono au­to­no­mía

«En los pró­xi­mos me­ses va­mos a sa­car ade­lan­te la ley de im­pul­so de­mo­grá­fi­co»

en re­si­den­cia, com­pa­ti­ble con la es­pe­ra en una pla­za pú­bli­ca. ¿Qué ocu­rre? Que mu­cha gen­te des­pués de­ci­de no cam­biar, por­que con el bono lo que que­re­mos es que la gen­te eli­ja la re­si­den­cia a la que quie­re ir, y así la fa­mi­lia pue­de ir a vi­si­tar­los.

—Un pro­ble­ma es la lis­ta de es­pe­ra, otro las de­mo­ras pa­ra lle­gar ahí.

—En el ca­so de la so­li­ci­tud de un cer­ti­fi­ca­do de dis­ca­pa­ci­dad, pu­si­mos en mar­cha 14 equi­pos pa­ra acor­tar los tiem­pos, y ya se re­du­je­ron. Otra me­di­da pa­ra­le­la es la agi­li­za­ción ad­mi­nis­tra­ti­va, es de­cir, si an­tes el do­cu­men­to que ha­bía que pre­sen­tar pa­ra so­li­ci­tar la dis­ca­pa­ci­dad era un des­ple­ga­ble de cua­tro ho­jas, aho­ra lo he­mos de­ja­do en una. To­do el pa­pe­leo que es­té en po­der de la Ad­mi­nis­tra­ción, si nos dan per­mi­so, lo so­li­ci­ta­mos no­so­tros. En de­pen­den­cia ha­re­mos lo mis­mo.

—¿Cuán­do?

—Que­re­mos que arran­que en el pri­mer se­mes­tre del año.

—En es­cue­las in­fan­ti­les se cum­plen las re­co­men­da­cio­nes de pla­zas de la OMS, pe­ro no así en re­si­den­cias, ¿ha­brá más?

—El plan Co­mo na Ca­sa im­pli­ca sie­te re­si­den­cias en las sie­te gran­des ciu­da­des. En las pró­xi­mas se­ma­nas lan­za­re­mos el con­cur­so de ideas pa­ra la re­dac­ción de los an­te­pro­yec­tos.

—¿Y las Ca­sas do Maior?

—Es un pro­yec­to del que es­toy muy or­gu­llo­sa. In­ten­ta­mos crear re­cur­sos de con­ci­lia­ción co­mo las Ca­sas Ni­ño pe­ro pa­ra ma­yo­res, es de­cir, que to­das las per­so­nas ma­yo­res que vi­ven en cual­quier pa­rro­quia, lu­gar o al­dea, no ten­gan que des­pla­zar­se a un cen­tro de día, sino que ten­gan un re­cur­so al la­do de ca­sa. Es­te año lan­za­mos una con­vo­ca­to­ria de trein­ta ca­sas, y ya te­ne­mos pre­su­pues­ta­das otras trein­ta pa­ra sa­car una nue­va el año que vie­ne. Que­re­mos em­pe­zar a crear una red de re­cur­sos en el ru­ral ga­lle­go, en con­ce­llos de me­nos de 5.000 ha­bi­tan­tes.

—¿Hay que de­jar a los ma­yo­res en su en­torno?

—No­so­tros no que­re­mos im­po­ner na­da, pe­ro cuan­do pre­gun­ta­mos a los ma­yo­res, ¿dón­de quie­res es­tar? La ma­yo­ría res­pon­den: ‘que­ro que­dar na mi­ña ca­sa’. Des­de la Xun­ta por lo tan­to te­ne­mos que ser ca­pa­ces de cum­plir es­te de­seo y acer­car los re­cur­sos allá don­de las per­so­nas vi­van. Por eso hay que se­guir im­pul­san­do el ser­vi­cio de ayu­da a do­mi­ci­lio, el más de­man­da­do y el más va­lo­ra­do por la gen­te.

—La Ris­ga po­drá com­pa­ti­bi­li­zar­se con un tra­ba­jo en el 2019, ¿han cal­cu­la­do cuán­tas per­so­nas po­drán be­ne­fi­ciar­se?

—El nue­vo de­cre­to, que sal­drá en se­ma­nas, es un an­tes y un des­pués en es­ta ren­ta de in­clu­sión. Con­tem­pla­rá dos tra­mos, el de in­ser­ción y el de tran­si­ción al em­pleo, por­que el pri­mer pa­so pa­ra lu­char con­tra la po­bre­za es en­con­trar un tra­ba­jo.

«Si pre­gun­ta­mos a los ma­yo­res ¿dón­de quie­res es­tar? La ma­yo­ría res­pon­den que en su ca­sa»

PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

La con­se­llei­ra de­fien­de po­lí­ti­cas que per­mi­tan a los ma­yo­res per­ma­ne­cer en su en­torno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.