Nue­vo fra­ca­so de Puig­de­mont en su in­ten­to de au­nar al in­de­pen­den­tis­mo, aho­ra en el Con­se­jo por la Re­pú­bli­ca

La Voz de Galicia (Lugo) - - ESPAÑA -

El sec­tor más irre­duc­ti­ble del in­de­pen­den­tis­mo, li­de­ra­do por Car­les Puig­de­mont, se re­sis­te a re­co­no­cer la reali­dad au­to­nó­mi­ca y a dar por con­clui­do el fra­ca­sa­do desafío se­ce­sio­nis­ta. Ayer, el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat y su an­te­ce­sor pre­sen­ta­ron en Bru­se­las el Con­se­jo pa­ra la Re­pú­bli­ca, una suer­te de gru­po de pre­sión in­de­pen­den­tis­ta pa­ra in­ter­na­cio­na­li­zar el desafío. Es­ta es­pe­cie de gobierno es­ta­rá fi­nan­cia­do con la apor­ta­ción de 10 eu­ros de ca­da sim­pa­ti­zan­te. A su pues­ta de lar­go asis­tie­ron bue­na par­te de los miem­bros del Gobierno de Quim To­rra, así co­mo dipu­tados de JxCat y ERC, los ex­con­se­je­ros ins­ta­la­dos en la ca­pi­tal bel­ga, ade­más de las pla­ta­for­mas se­ce­sio­nis­tas. No así la CUP, que re­cha­za las ini­cia­ti­vas «sim­bó­li­cas».

En el ac­to, el in­de­pen­den­tis­mo lan­zó men­sa­jes muy con­tun­den­tes, muy ale­ja­dos de la bús­que­da de un en­ten­di­mien­to con Ma­drid. To­rra ad­vir­tió al Gobierno cen­tral de que no tie­ne «mie­do» a las con­se­cuen­cias de ha­cer efec­ti­va la re­pú­bli­ca y que es­tá dis­pues­to a «to­do». Los lí­de­res del se­ce­sio­nis­mo ele­va­ron el tono épi­co, en un mo­men­to de in­de­ci­sión ge­ne­ral y de fal­ta de es­tra­te­gia. «Ha lle­ga­do la ho­ra de pa­gar el pre­cio, al­to, in­jus­to, pe­ro inevi­ta­ble, de nues­tra li­ber­tad», afir­mó el ex­con­se­je­roTo­ni Co­mín y di­rec­tor del Con­se­jo pa­ra la Re­pú­bli­ca, que lle­gó a anun­ciar su in­ten­ción de pe­dir a la UE que sus­pen­da co­mo so­cia a Es­pa­ña por­que, adu­jo, no cum­ple los requisitos pa­ra ser miem­bro.

La con­se­cu­ción de la re­pú­bli­ca se­rá, se­gún Co­mín, «dra­má­ti­ca», co­mo lo fue la vía que Es­lo­ve­nia em­pren­dió pa­ra se­pa­rar­se de Yu­gos­la­via. To­rra vol­vió a reivin­di­car ese acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co, ob­vian­do la gue­rra y las de­ce­nas de muer­tos y pa­san­do por al­to, ade­más, que en Es­lo­ve­nia más del 90 % de la po­bla­ción era par­ti­da­ria de la se­ce­sión, y en Ca­ta­lu­ña, el 47 %.

En el fon­do, To­rra in­ten­ta ta­par la di­vi­sión en el so­be­ra­nis­mo. De he­cho, el ac­to de Bru­se­las con­clu­yó con la lla­ma­da de Puig­de­mont a la uni­dad. Es­te, la ANC y los CDR pi­den al pre­si­den­te que no es­pe­re al jui­cio del 1-O pa­ra vol­ver a desafiar al Es­ta­do. Es­que­rra pi­de cal­ma. El PDECat, tam­bién.

Los na­cio­na­lis­tas, ade­más, es­tán par­ti­dos, en­tre los de­fen­so­res de in­te­grar­se en la Cri­da y los de se­guir con el he­re­de­ro de Con­ver­gèn­cia. Es­tán los par­ti­da­rios de dar can­cha a Pe­dro Sán­chez con los Pre­su­pues­tos y vol­ver a la sen­da del pac­to y los que no.

Hay di­vi­sión en­tre JxCat y ERC, hay frac­tu­ra en­tre el in­de­pen­den­tis­mo ci­vil y el ins­ti­tu­cio­nal y hay di­fe­ren­cias en la es­tra­te­gia del sec­tor de los pre­sos. Los de ERC no se su­ma­ron a la huel­ga de ham­bre de los de Junts, y es­tos les pre­sio­nan pa­ra di­se­ñar una lis­ta uni­ta­ria de ca­ra a las elec­cio­nes eu­ro­peas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.