Los im­pues­tos pa­san fac­tu­ra

El sec­tor del frío in­dus­trial so­li­ci­ta al­ter­na­ti­vas al uso de los re­fri­ge­ran­tes tra­di­cio­na­les

La Voz de Galicia (Monforte) - Especial1 - - Frío Industrial - LUIS CON­DE

El sis­te­ma im­po­si­ti­vo so­bre los nue­vos ga­ses re­fri­ge­ran­tes pe­na­li­za, so­bre to­do a las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas. En el año 2000 se ven­dió a bom­bo y pla­ti­llo co­mo re­fri­ge­ran­te del fu­tu­ro el R-22. Es­to hi­zo que mu­chos ne­go­cios re­con­vir­tie­ran sus ins­ta­la­cio­nes, con lo que ello su­pu­so de in­ver­sión. «Aos pou­cos anos de usa­lo vi­ñé­ron­nos di­cin­do que es­te re­fri­xe­ran­te ti­ña un­ha par­tí­cu­la de clo­ro que da­na­ba a capa de ozono, po­lo que hou­bo que fa­cer mo­di­fi­ca­cións, o que fi­xo que hou­be­se que fa­cer in­ves­ti­men­tos im­por­tan­tes», se­ña­la An­to­nio Fer­nán­dez, ge­ren­te de Fri­cost. La al­ter­na­ti­va que se pre­sen­tó fue­ron el R-134A pa­ra tem­pe­ra­tu­ras po­si­ti­vas y el R-404A pa­ra las ne­ga­ti­vas. Es­to con­lle­vó una nue­va re­con­ver­sión de las ins­ta­la­cio­nes. Hu­bo que cam­biar el acei­te de los com­pre­so­res por otro sin­té­ti­co. To­do pa­re­cía so­lu­cio- na­do, pe­ro de re­pen­te irrum­pe otro con­tra­tiem­po. «Co­men­tóu­se­nos que es­te re­fri­xe­ran­te axu­da­ba ao que­ce­men­to glo­bal», se­ña­la Fer­nán­dez.

En es­te ca­so, la al­ter­na­ti­va no fue un nue­vo re­fri­ge­ran­te. Las au­to­ri­da­des eu­ro­peas pu­sie­ron un im­pues­to en el 2004. «Obri­ga­ron a to­das as em­pre­sas de frío in­dus­trial a dar­se de al­ta no Im­pos­to de Ac­ti­vi­da­des Eco­nó­mi­cas de Fa­cen­da, o que fi­xo que ca­da ca­tro me­ses ti­vé­se­mos que pre­sen­tar un­ha de­cla­ra­ción do im­pos­to de re­fri­xe­ran­tes», pun­tua­li­za el em­pre­sa­rio lu­cen­se.

Las cuan­tías fue­ron im­por­tan­tes. En el 2014, el im­pues­to es­ta­ba en torno a los 24,97 eu­ros, pe­ro es­te año la can­ti­dad es ma­yor, ya que se si­túa en 75,68 eu­ros. «Is­to sig­ni­fi­ca que por 100 qui­los de re­fri­xe­ran­te hai que pa­gar uns 70 eu­ros por ki­lo, ao que se lle su­man 75,68 eu­ros de im­pos­to máis o 21% de IVE. Es­ta­mos fa­lan­do duns 7.500 eu­ros ao ano, un­ha can­ti­da­de que fai que moi­tos ne­go­cios pe­que­nos pe­chen ca­da vez que te­ñen un­ha fu­ga no sis­te­ma de re­fri­xe­ra­ción», di­ce Fer­nán­dez.

Des­de el sec­tor so­li­ci­tan a las au­to­ri­da­des eu­ro­peas so­lu­cio­nes al­ter­na­ti­vas a los re­fri­ge­ran­tes tra­di­cio­na­les, con el fin de que se pue­dan man­te­ner los ne­go­cios. «Fá­la­se do CO, pe­ro es­te só fun­cio­na ben nos paí­ses nór­di­cos», con­clu­ye An­to­nio Fer­nán­dez, que no ve na­da cla­ro el fu­tu­ro del sec­tor.

Con el pa­so de los años fue­ron apa­re­cien­do nue­vos re­fri­ge­ran­tes en el mer­ca­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.