Ya es po­si­ble uti­li­zar la ener­gía so­lar pa­ra ge­ne­rar frío

Di­ver­sos es­tu­dios de­mues­tran que con es­ta fór­mu­la se po­dría lle­gar a aho­rrar en torno a un 80% de ener­gía

La Voz de Galicia (Monforte) - Especial1 - - Frío Industrial - LUIS CON­DE

En la ac­tua­li­dad, en­tre el 20 y el 25 % de la ener­gía con­su­mi­da den­tro del ho­gar se des­ti­na ín­te­gra­men­te a la cli­ma­ti­za­ción. Es­te gas­to, que dis­pa­ra la fac­tu­ra men­sual y al mis­mo tiem­po afec­ta de ma­ne­ra ne­ga­ti­va al me­dio am­bien­te, pue­de re­du­cir­se de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble con el sol co­mo con­cep­to ba­se. Aquí irrum­pe lo que los pro­fe­sio­na­les de­fi­nen co­mo frío so­lar.

Se tra­ta de un sis­te­ma que uti­li­za la ener­gía so­lar no pa­ra ca­len­tar el es­pa­cio, sino pa­ra en­friar­lo. Se tra­ta, por lo tan­to, de apro­ve­char el ca­lor pa­ra ge­ne­rar frío. Du­ran­te los me­ses de ve­rano y con el cam­bio cli­má­ti­co, el con­su­mo eléc­tri­co se dis­pa­ra a cau­sa de los apa­ra­tos de ai­re acon­di­cio­na­do. Por lo tan­to, la po­pu­la­ri­za­ción del frío so­lar po­dría su­po­ner un de­sa­rro­llo idó­neo en la im­plan­ta­ción de ener­gías re­no­va­bles pa­ra re­fri­ge­rar los es­pa­cios.

Su fun­cio­na­mien­to

El fun­cio­na­mien­to de las ins­ta­la­cio­nes de re­fri­ge­ra­ción so­lar pa­re­ci­do al de la ge­ne­ra­ción de ca­lor a tra­vés de las ener­gías re­no­va­bles. Pri­me­ro, se cap­ta la ener­gía so­lar me­dian­te el sis­te­ma ele­gi­do, co­mo pa­ne­les so­la­res o cal­de­ras de bio­ma­sa.

Lue­go, se al­ma­ce­na la ener­gía, que sir­ve de fuen­te de ali­men­ta­ción pa­ra el sis­te­ma en­car­ga­do de pro­du­cir frío. El si­guien­te pa­so es la dis­tri­bu­ción de la ener­gía en for­ma de frío. Por re­gla ge­ne­ral, se uti­li­za un cir­cui­to ra­dian­te ins­ta­la­do en el sue­lo o el te­cho. Ya, por úl­ti­mo, la má­qui­na que pro­du­ce el frío rea­li­za lo que se co­no­ce co­mo cir­cui­to de di­si­pa­ción. Es­to es, cap­ta el ca­lor de den­tro del edi­fi­cio pa­ra emi­tir frío.

La ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­nar ener­gía so­lar tér­mi­ca es cla­ve pa­ra po­der pro­por­cio­nar de for­ma con­ti­nua una ener­gía que se al­ma­ce­na de for­ma fluc­tuan­te, co­mo es la so­lar. Aun­que es ne­ce­sa­rio re­cal­car que lo que se al­ma­ce­na no es ener­gía tér­mi­ca exac­ta­men­te, pues no se con­ser­va en for­ma de ca­lor, sino que se trans­for­ma en ener­gía quí­mi­ca. Ac­tual­men­te, ya exis­ten en el mer­ca­do de­ter­mi­na­dos fa­bri­can­tes que ofre­cen equi­pos de­no­mi­na­dos «to­do en uno». Se tra­ta de equi­pos que re­em­pla­zan a la ca­le­fac­ción y al ai­re acon­di­cio­na­do, ya que emi­ten frío y ca­lor, en fun­ción de las ne­ce­si­da­des de los usua­rios. Es­tos equi­pos se ali­men­tan de fuentes de ener­gía no

FO­TO PRADERO

Los pa­ne­les cap­tan la ener­gía del sol

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.