En un asesor to­do son ven­ta­jas

La con­tra­ta­ción de es­te pro­fe­sio­nal su­po­ne se­gu­ri­dad en la ges­tión fis­cal pa­ra el clien­te

La Voz de Galicia (Monforte) - Especial1 - - Asesorías - LUIS CON­DE

La ma­yo­ría de las per­so­nas fí­si­cas y em­pre­sas de­po­si­tan la con­fian­za en las ase­so­rías pa­ra lle­var a ca­bo una co­rrec­ta ges­tión fis­cal. Sus pro­fe­sio­na­les sol­ven­tan cual­quier ti­po de pro­ble­ma que sur­ja en es­te ti­po de cues­tio­nes y ade­más son per­fec­tos co­no­ce­do­res de los me­ca­nis­mos que pue­den ayu­dar tan­to a em­pre­sas co­mo a las per­so­nas fí­si­cas al aho­rro fis­cal y a la co­rrec­ta tra­mi­ta­ción de to­da la do­cu­men­ta­ción.

¿Qué ven­ta­jas tie­ne el he­cho de con­tra­tar un asesor fis­cal? Las ven­ta­jas son nu­me­ro­sas y com­ple­tas. Des­ta­can las si­guien­tes: ase­so­ra­mien­to pa­ra el aho­rro en im­pues­tos; con­se­jo pa­ra afron­tar las de­cla­ra­cio­nes del im­pues­to de la ren­ta de las per­so­nas fí­si­cas, ayu­das en las li­qui­da­cio­nes tri­mes­tra­les del IVA, Ven­ta­jas de con­tra­tar un asesor

Re­cu­rrir a un pro­fe­sio­nal pro­por­cio­na tiem­po y se­gu­ri­dad en Las per­so­nas fí­si­cas re­cu­rren a los ase­so­res pa­ra su ges­tión fis­cal

la ges­tión fis­cal, ase­so­ra­mien­to a las em­pre­sas en te­mas fis­ca­les, de­cla­ra­cio­nes del im­pues­to de so­cie­da­des y ela­bo­ra­ción de las cuen­tas con­for­me a la le­gis­la­ción

vi­gen­te. La de­cla­ra­ción del IRPF preo­cu­pa a mu­chos con­tri­bu­yen­tes. Un pen­sa­mien­to muy ex­ten­di­do es que acep­tar el bo­rra­dor que reciben pue­de ser su­fi­cien­te, pe­ro en cier­tas oca­sio­nes ocu­rre que los da­tos son erró­neos. La inexac­ti­tud de es­tos da­tos pue­de pro­vo­car que el con­tri­bu­yen­te no so­lo pier­da di­ne­ro por el he­cho de ol­vi­dar­se de al­gu­na de­duc­ción, sino que ten­ga un pro­ble­ma con Ha­cien­da. Si se da es­te ca­so, el re­sul­ta­do pue­de desem­bo­car en una mul­ta y en el abono de in­tere­ses. El pro­ble­ma es ma­yor pa­ra las per­so­nas que no tie­nen el bo­rra­dor. Con la con­tra­ta­ción de un asesor fis­cal se aca­ba el pro­ble­ma.

Se­gu­ri­dad ga­ran­ti­za­da

La con­tra­ta­ción de un asesor fis­cal es la so­lu­ción pa­ra rea­li­zar las de­cla­ra­cio­nes del Im­pues­to de So­cie­da­des de una ma­ne­ra rá­pi­da y con la con­fian­za de que se apli­can los in­cen­ti­vos aso­cia­dos a la em­pre­sa se­gún sus ca­rac­te­rís­ti­cas.

Con es­te pro­fe­sio­nal, el clien­te, sea per­so­na fí­si­ca o em­pre­sa, ga­na tiem­po y se­gu­ri­dad en la tra­mi­ta­ción de te­mas re­la­cio­na­dos con la fis­ca­li­dad, apar­te de me­jo­rar su pro­duc­ti­vi­dad y aho­rrar di­ne­ro en sus im­pues­tos.

FO­TO CAR­ME­LA QUEI­JEI­RO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.