Castro a tra­vés de los ojos de su pre­go­ne­ra, Ta­nia Lom­bao

El pa­be­llón de ba­lon­ces­to, el co­le­gio y la car­ba­llei­ra son los lu­ga­res a los que Ta­nia siem­pre vuel­ve

La Voz de Galicia (Monforte) - Especial1 - - Castro Ribeiras De Lea - PAULA GRA­ÑA / M.C.

Los pri­me­ros re­cuer­dos de Ta­nia Lom­bao es­tán en Castro Ri­bei­ras de Lea. Sus pri­me­ros pa­sos, pa­la­bras y sue­ños se for­ja­ron jun­to a la car­ba­llei­ra cen­te­na­ria, el lu­gar más que­ri­do por sus ve­ci­nos.

Allí Ta­nia dis­fru­ta­ba de las tar­des. Al­gu­nas ca­lu­ro­sas co­mo las de hoy, y otras un po­co más frías cuan­do lle­ga­ba el in­vierno a la Te­rra Chá. No im­por- ta­ba el mo­men­to, «re­cor­do es­tar sem­pre alí xogando con to­da a ra­pa­za­da de Castro», cuen­ta.

El de­por­te siem­pre ha es­ta­do muy pre­sen­te en la vi­da de Ta­nia. Su pa­sión por el ba­lon­ces­to co­men­zó en el pa­be­llón de Castro y su vo­ca­ción cre­ció con el Club Ba­lon­ces­to de Lea. «Re­cor­do fa­cer moi­tas ho­ras de vi­da no pa­vi­llón e en to­das as ins­ta­la­cións de­por­ti­vas da vila», re­la­ta la pe­rio­dis­ta.

En Castro, Ta­nia hi­zo esas amis­ta­des que per­du­ran pa­ra siem­pre, tan­to en el co­le­gio co­mo en el ins­ti­tu­to. Aún si­gue dis­fru­tan­do de la vi­da con aque­llos con los que com­par­tió jue­gos en los re­creos de su es­cue­la.

La po­pu­lar car­ba­llei­ra ha si­do tes­ti­go de nu­me­ro­sas ge­ne­ra­cio­nes y si­gue sien­do el lu­gar de reunión de las fies­tas. «A car­ba­llei­ra é un lu­gar de paz, on­de pa­re­ce que se pa­ra o tem­po», re- fle­xio­na Ta­nia.

Pa­ra aque­llos que to­da­vía no co­noz­can es­te sin­gu­lar pa­ra­je, Ta­nia no tie­ne du­da: «Ca­tro es un lu­gar ma­ra­vi­llo­so pa­ra ver sus atar­de­ce­res vio­le­tas».

Otro de los lu­ga­res cu­yo vi­si­tan­te no se pue­de per­der es la La­goa de Ca­que que crea un en­torno pre­cio­so. El Castro de Vi­la­don­ga es uno de los gran­des re­cla­mos. «É un­ha sor­te ter tan cer­ca un­ha mos­tra da his­to­ria de Ga­li­cia e po­der ir alí e des­cu­brir o que era de nós hai 2.000 anos».

En los úl­ti­mos años, se han cons­trui­do nue­vas ca­sas y han lle­ga­do nue­vos ve­ci­nos, pe­ro no ha per­di­do su esen­cia, esa que re­cuer­da Ta­nia de su in­fan­cia.

Su vi­da es­tá vin­cu­la­da a Castro y aho­ra, tras los mi­cró­fo­nos da Ra­dio Ga­le­ga, siem­pre re­cuer­da su vi­lla na­tal. «Aín­da que es­tou tra­ba­llan­do en San­tia­go, vol­vo a Castro to­das as se­ma­nas».

Ma­ña­na vuel­ve co­mo pre­go­ne­ra de sus fies­tas, por­que a ve­ces sí es po­si­ble ser pro­fe­ta en tu pro­pia tie­rra.

El equi­po de ba­lon­ces­to de Ta­nia Lom­bao (se­gun­da por la de­re­cha en la pri­me­ra fi­la).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.