92 ca­sas uni­das por un sue­ño

Los ve­ci­nos lu­cha­ron jun­tos en 1927 pa­ra pro­te­ger el cam­po da fei­ra

La Voz de Galicia (Monforte) - Especial1 - - Fiestas De Parga - PAU­LA GRAÑA/S.V.

El cam­po da fei­ra fue un mo­ti­vo de unión y lu­cha en­tre los ve­ci­nos de Par­ga. En el 1927, el an­ti­guo Con­ce­llo de Tras­par­ga in­ten­tó apro­piar­se del te­rreno, pe­ro los 92 ve­ci­nos del pue­blo no es­ta­ban dis­pues­tos a per­der su lu­gar más pre­cia­do. Así re­cau­da­ron di­ne­ro pa­ra po­der pa­gar un abo­ga­do y ga­nar el jui­cio con­tra el Con­ce­llo. Des­de en­ton­ces, un do­cu­men­to an­ti­guo acre­di­ta que el cam­po da fei­ra per­te­ne­ce a sus 92 ve­ci­nos, más con­cre­ta­men­te a sus 92 ca­sas, por­que si uno de los ve­ci­nos ven­de su ca­sa, el nue­vo com­pra­dor pa­sa­ría a po­seer tam­bién una par­te del cam­po da fei­ra.

Los ve­ci­nos se en­car­gan de la ges­tión de la fe­ria y del cui­da­do y man­te­ni­mien­to de la mis­ma. «Re­cen­te­men­te arran­xa­mos os ca­na­lóns dos co­ber­ti­zos, que son uns pen­de­llos an­ti­gos de pe­dra, e fi­xe­mos un­ha po­da com­ple­ta pa­ra sa­near ás ár­bo­res», ex­pli­ca Xe­sús Ba­rrei­ro, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de pro­pie­ta­rios do Cam­po da Fei­ra, quien va­lo­ra y cui­da la pre­cio­sa car­ba­llei­ra que ha si­do tes­ti­go del pa­so del tiem­po pe­ro no del ol­vi­do de su tra­di­ción. «Ago­ra es­ta­mos nun­ha fa­se de re­cu­pe­ra­ción dos te­rreos, pre­pa­rán- doos pa­ra o in­verno», cuen­ta. To­das es­tas me­di­das se rea­li­zan de acuer­do con Pa­tri­mo­nio, el Ca­mino de San­tia­go y la Con­fe­de­ra­ción Hi­dro­grá­fi­ca.

Los ve­ci­nos lle­van tiem­po tra­ba­jan­do en un pro­yec­to es­tre­lla, pe­ro to­da­vía no han con­se­gui­do los fon­dos ne­ce­sa­rios pa­ra cum­plir su sue­ño. La fe­ria cuen­ta con unas me­sas «on­de as se­ño­ras da fei­ra co­lo­can os quei­xos, as ver­du­ras e os chou­ri­zos», in­di­ca Xe­sús, pe­ro es­tas me­sas es­tán moi de­te­rio­ra­das por los años y muy des­gas­ta­das por­que es el lu­gar en el que los can­te­ros tra­ba­jan du­ran­te la fe­ria. «Es­ta­mos in­ten­ta­do con­se­guir fon­dos pa­ra arran­xa­las, pe­ro pa­ra nós, cos in­gre­sos da fei­ra, é im­po­si­ble», ex­pli­ca Ba­rrei­ro.

El cam­po da fei­ra re­pre­sen­ta la cul­tu­ra de su pue­blo y, ca­da día, los ve­ci­nos se es­fuer­zan por cui­dar­lo y con­ser­var­lo, ya que es co­mo un ho­gar com­par­ti­do en­tre to­dos ellos y el mo­ti­vo por el que lu­cha­ron sus an­te­pa­sa­dos.

Las pie­zas pre­mia­das de la Fei­ra de Can­te­ría de Par­ga siem­pre que­dan en el pue­blo, pe­ro los ve­ci­nos han des­cu­bier­to una nue­va fi­na­li­dad. «Gus­ta­ría­nos co­lo­car as pe­zas nas es­ca­le­ras de ac­ce­so ao cam­po pa­ra de­co­ra­las e mos­trar es­tas obras de ar­te a to­dos os vi­si­tan­tes», ase­gu­ra Xe­sús.

De­trás de Par­ga, hay mu­cho tra­ba­jo y es­fuer­zo de sus ve­ci­nos. «Nós loi­ta­mos por man­ter a fei­ra por­que es­tes po­bos de in­te­rior es­tán to­dos es­mo­re­cen­do», la­men­ta Xe­sús, pa­ra quien «a fei­ra é a vi­da do po­bo».

El cam­po da fei­ra se con­vier­te en el lu­gar más im­por­tan­te del pue­blo que en­glo­ba des­de el río Par­ga has­ta la vía del tren. La área re­crea­ti­va de Par­ga, e in­clu­so el cen­tro mé­di­co, es­tán en te­rre­nos que son pro­pie­dad de la fei­ra. To­da la zo­na ver­de de Par­ga se con­vier­te en un pa­ra­je úni­co que los que vi­ven allí va­lo­ran y quie­ren por su sig­ni­fi­ca­do y por su his­to­ria.

FO­TO­GRA­FÍA AN­TI­GUA CEDIDA POR EU­GE­NIO VÁZ­QUEZ

Vis­tas del Cam­po da Fei­ra de Par­ga.

EU­GE­NIO VÁZ­QUEZ

Fei­ra que se ce­le­bra dos ve­ces al mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.