Jo­sé Luis Vi­la­ri­ño re­cuer­da su ju­ven­tud en A Pobra

La Voz de Galicia (Monforte) - Especial1 - - A Pobra De San Xiao -

El pre­go­ne­ro de las fies­tas es Jo­sé Luis Vi­la­ri­ño, un ve­cino muy co­no­ci­do y que­ri­do en A Pobra de San Xiao. Des­de su lle­ga­da al pue­blo a prin­ci­pios de la dé­ca­da de los 90, Vi­la­ri­ño se con­vir­tió en un gran pro­mo­tor de las ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas de la zo­na. Así pu­so en mar­cha las es­cue­las de­por­ti­vas de Lán­ca­ra y lo que re­cuer­da con más ca­ri­ño son las cla­ses de gim­na­sia y na­ta­ción di­ri­gi­das a las per­so­nas ma­yo­res que se desa­rro­lla­ban en el río Nei­ra. «Ver a per­so­nas de 70 y 80 años apren­dien­do a na­dar en el agua he­la­da del río es al­go que no se te ol­vi­da nun­ca», re­cuer­da Vi­la­ri­ño. La esen­cia de es­te pue­blo es­tá en sus per­so­nas más ma­yo­res que co­bi­jan en su me­mo­ria la esen­cia de su pue­blo.

Jo­sé Luis Vi­la­ri­ño, que es­tá al fren­te de la fu­ne­ra­ria Ven­to­si­nos, hi­zo un re­co­rri­do en su pre­gón a tra­vés de las vi­ven­cias y re­cuer­dos en el pue­blo. Ha­ce trein­ta años, su pa­sión por el fút­bol le tra­jo des­de Lu­go a A Pobra de San Xiao don­de con­vir­tió es­te lu­gar en su ho­gar jun­to a su fa­mi­lia e hi­jos que tam­bién han he­re­da­do su vo­ca­ción fut­bo­lís­ti­ca.

Vuel­ven las fies­tas

A Pobra de San Xiao es un «pue­blo de fies­tas», afir­ma Vi­la­ri­ño, que en ve­rano de lle­na de to­dos aque­llos ve­ci­nos que vuel­ven a ca­sa por va­ca­cio­nes.

Vi­la­ri­ño es cons­cien­te de que el éxo­do ru­ral es una reali­dad que afec­ta al mo­vi­mien­to de to­dos los pue­blos. Sin em­bar­go, sa­be que A Pobra de San Xiao es un pue­blo di­fe­ren­te don­de la gen­te jo­ven lu­cha por sus orí­ge­nes.

Las fies­tas mar­can la iden­ti­dad de un pue­blo por­que «pa­re­ce que un pue­blo sin fies­tas es­tá des­arrai­ga­do de su ni­do», El pre­go­ne­ro Jo­sé Luis Vi­la­ri­ño.

ase­gu­ra Vi­la­ri­ño, que se mues­tra en­can­ta­do con que sea la gen­te jo­ven quien or­ga­ni­za las fies­tas.

Las tra­di­cio­nes, pa­ra per­du­rar en el tiem­po, de­ben trans­mi­tir­se de ge­ne­ra­ción a ge­ne­ra­ción.

FO­TO CAR­LOS CAS­TRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.