Ideal pa­ra la de­co­ra­ción

El mi­cro­ce­men­to es un re­ves­ti­mien­to per­fec­to pa­ra obras nue­vas y pa­ra re­for­mas

La Voz de Galicia (Monforte) - Especial2 - - Reformas - LUIS CON­DE

El mi­cro­ce­men­to es un re­ves­ti­mien­to com­pues­to por una ba­se de ce­men­to de al­tas pres­ta­cio­nes, que se mez­cla con fi­bras, po­lí­me­tros y ári­dos, y ade­más se pue­de com­bi­nar con pig­men­tos de co­lo­res. Es de ba­jo es­pe­sor, en torno a los dos mi­lí­me­tros, y se pue­de apli­car so­bre su­per­fi­cies exis­ten­tes. Es la fór­mu­la ideal pa­ra re­for­mas y obras nue­vas don­de se desea una aca­ba­do ce­men­ti­cio sin los tí­pi­cos pro­ble­mas del ce­men­to.

El mi­cro­ce­men­to irrum­pió en la pro­vin­cia de Lu­go en el año 2016, y su co­mer­cia­li­za­ción es un éxi­to, so­bre to­do por las ven­ta­jas que ofre­ce. Des­ta­ca por su re­sis­ten­cia y du­re­za, que es bas­tan­te su­pe­rior al res­to de ele­men­tos con­ven­cio­na­les que se uti­li­zan pa­ra la de­co­ra­ción.

Más ven­ta­jas

No se rom­pe con los gol­pes, al­go que, por ejem­plo, sí su­ce­de con las bal­do­sas, y tam­po­co se le­van­ta por el agua, ni se se­pa­ra por las jun­tas co­mo el par­qué o la ta­ri­ma. Tam­po­co se man­cha, tal y co­mo pa­sa con la mo­que­ta. Los pro­fe­sio­na­les lo con­si­de­ran ideal pa­ra apli­car en sue­los ra­dian­tes, un sis­te­ma que ca­da vez de­man­dan con más in­sis- ten­cia los lu­cen­ses.

El mi­cro­ce­men­to es de fá­cil apli­ca­ción. Pri­me­ro se rea­li­zan va­rias mez­clas y se ama­sa. Des­pués, el pro­fe­sio­nal lo dis­tri­bu­ye por la su­per­fi­cie en el que lo va a apli­car. El ob­je­ti­vo no es otro que ob­te­ner un re­cre­ci­do que pue­de ir des­de los dos has­ta los tres mi­lí­me­tros.

Los pro­fe­sio­na­les que usan es­ta fór­mu­la es­tán en­can­ta­dos. El mi­cro­ce­men­to triun­fa en el mer­ca­do por­que se ajus­ta a las ne­ce­si­da­des de ca­da pro­yec­to, tan­to por lo que se re­fie­re a obras de reha­bi­li­ta­ción co­mo a nue­vas cons­truc­cio­nes. Es­té­ti­ca­men­te da un as­pec­to mo­derno, van­guar­dis­ta, ori­gi­nal y de ca­li­dad.

¿Dón­de se ins­ta­la el mi­cro­ce­men­to? Pre­fe­ren­te­men­te se ins­ta­la en las co­ci­nas y en los cuar­tos de ba­ño, pe­ro tam­bién en pis­ci­nas y fa­cha­das pa­ra las que ya exis­ten ver­sio­nes con­cre­tas. Se pue­de co­lo­car so­bre azu­le­jos, ce­rá­mi­cos, dur­lock, ma­de­ra, ye­so, már­mol, hor­mi­gón, ba­ses de ce­men­to, en­tre otros. Con el mi­cro­ce­men­to tam­bién se pue­den re­ves­tir me­sas, ban­cos, ar­ma­rios y otros mue­bles. Eso sí, cual­quier su­per­fi­cie que se va­ya a res­tau­rar, pri­me­ro hay que lim­piar­la. Des­pués se apli­ca el mi­cro­ce­men­to. Su tiem­po de se­ca­do, to­man­do co­mo re­fe­ren­cia una obra de unos 20 me­tros cua­dra­dos, es de tres días, aun­que los pro­fe­sio­na­les sos­tie­nen que es mu­cho más con­ve­nien­te, si se pue­de, de­jar sie­te días pa­ra un se­ca­do per­fec­to.

Su man­te­ni­mien­to

Es de su­ma im­por­tan­cia su man­te­ni­mien­to, que va­ría se­gún su uso. En una vi­vien­da con mi­cro­ce­men­to en sue­los, se acon­se­ja uti­li­zar ce­ra una vez ca­da mes o de acuer­do al trán­si­to. El mi­cro­ce­men­to se de­be cui­dar de for­ma muy si­mi­lar a la de un sue­lo de ma­de­ra na­tu­ral. No se de­ben arras­trar ob­je­tos pe­sa­dos, ni uti­li­zar pro­duc­tos abra­si­vos, ni ob­je­tos pun­zan­tes y se lim­pia con tra­po hú­me­do.

Si es­tá bien man­te­ni­do y apli­ca­do y con su la­ca pro­tec­to­ra, el mi­cro­ce­men­to no se man­cha. Hay que man­te­ner­lo si­guien­do to­dos los con­se­jos del fa­bri­can­te o ins­ta­la­dor y es ne­ce­sa­rio re­pe­tir el en­ce­ra­do ca­da tan­to pa­ra que es­té bien pro­te­gi­do

El mi­cro­ce­men­to se ins­ta­la pre­fe­ren­te­men­te en los cuar­tos de ba­ño y en las co­ci­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.