El en­can­to de Osei­ra

El mo­nas­te­rio ou­ren­sano ofre­ce 14 ha­bi­ta­cio­nes y un al­ber­gue con li­te­ras

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - PORTADA - CRIS­TÓ­BAL RA­MÍ­REZ

El her­mano Cé­sar es jo­ven, muy jo­ven. Y afa­ble, muy afa­ble. Gas­ta bar­ba bien cui­da­da y ha­bla con un pau­sa­do tono cor­dial que dan ga­nas de pre­gun­tar­le có­mo lo ha­ce pa­ra que to­do el mun­do ha­ble igual, con ese res­pe­to que ha­ría el mun­do al­go me­jor.

Qui­zás le ven­ga ya de su for­ma­ción hu­ma­na en la in­fan­cia y ado­les­cen­cia, qui­zás sea así la at­mós­fe­ra dia­ria del mo­nas­te­rio don­de aho­ra pa­sa sus días, el im­pre­sio­nan­te ou­ren­sano de Osei­ra, cu­yas pie­dras es­tán re­ci­bien­do mi­mos pa­ra lim­piar­las y con­so­li­dar­las. Un di­ne­ro pú­bli­co muy bien em­plea­do, por cier­to: el mo­nas­te­rio ga­nó en su día —le­jano año de 1990— el pre­mio Eu­ro­pa Nos­tra por la gran la­bor res­tau­ra­do­ra del edi­fi­cio lle­va­da a ca­bo gra­cias al te­són de la co­mu­ni­dad re­li­gio­sa que lo ha­bi­ta, ga­lar­dón que acu­dió a en­tre­gar la mis­mí­si­ma rei­na So­fía.

El her­mano Cé­sar, de im­po­lu­to há­bi­to, es el res­pon­sa­ble de la hospedería del mo­nas­te­rio y ha­ce de guía por aque­llos gra­ní­ti­cos, y des­de lue­go so­ber­bios, pa­si­llos y claus­tros.

Ve­rano apar­te, ha­ce frío, y en oca­sio­nes mu­cho frío, en­tre esas pa­re­des y aque­llo es un po­co (o un mu­cho) la­be­rín­ti­co por­que pa­ra ir a la hospedería no que­da otro re­me­dio que su­bir y an­dar. La es­ca­le­ra, im­pe­rial si va­le el ca­li­fi­ca­ti­vo, pue­de evi­tar­se, por­que den­tro de Osei­ra apa­re­cen an­te los ojos ele­men­tos del si­glo XXI, co­mo el muy mo­derno as­cen­sor de ma­ne­jo di­gi­tal. Y es que por allí van tam­bién per­so­nas a las que cues­ta as­cen­der esos es­ca­lo­nes (por cier­to, ¿exis­ten otros más be­llos en Ga­li­cia?).

La hospedería la com­po­nen ca­tor­ce ha­bi­ta­cio­nes que en jus­ti­cia de­ben ser de­fi­ni­das co­mo muy mo­der­nas den­tro de su sen­ci­llez y muy am­plias, con su cuar­to de ba­ño y una sa­la ane­xa con su te­le­vi­sor, me­sa y si­lla. El que mi­ren a la ca­rre­te­ra de ac­ce­so con den­sa ve­ge­ta­ción al otro lado del as­fal­to re­sul­ta a to­das lu­ces irre­le­van­te, por­que el trá­fi­co por allí es muy es­ca­so, en­tre otras co­sas —pa­re­ce que no, pe­ro eso tira y en sen­ti­do ne­ga­ti­vo a la ho­ra de ani­mar­se a ir—, en Osei­ra no abre sus puer­tas ni un so­lo si­tio pa­ra co­mer, al­go que sin du­da se­ría un buen ne­go­cio por­que en es­tos me­ses las vi­si­tas abun­dan.

«Hay que sa­ber adón­de se vie­ne —re­cal­ca con sua­ve én­fa­sis el her­mano Cé­sar—. Es­to es un mo­nas­te­rio, aquí se vie­ne a des­can­sar, a re­fle­xio­nar…». Es de­cir, es­to no es un ho­tel con dis­co­te­ca al lado. Ade­más, pi­den que sí o sí se pa­se en­tre aque­llas pa­re­des un mí­ni­mo de dos no­ches y un má­xi­mo de sie­te, y ade­más no va­le pa­gar las dos no­ches y mar­char­se tras ha­ber per­noc­ta­do una, acla­ra­ción que mue­ve a la sor­pre­sa. «No se crea —di­ce una de las per­so­nas que atien­den la bien do­ta­da y muy en­tra­ña­ble tien­da don­de se ven­den pro­duc­tos de la co­mu­ni­dad re­li­gio­sa y de otros en­cla­ves de la or­den—. Sí hay mu­cha gen­te que quie­re pa­sar una no­che aquí por­que es­te lu­gar es co­mo es, úni­co, in­ten­ta pa­gar las dos y ya es­tá, pe­ro no fun­cio­na­mos así». Ir a la hospedería im­pli­ca dis­fru­tar por un pre­cio ca­si ri­dícu­lo de pen­sión com­ple­ta. Pa­ra los clien­tes (¿es co­rrec­ta esa de­fi­ni­ción?) ofre­cen un pe­que­ño co­me­dor jun­to a las ha­bi­ta­cio­nes. Tam­bién allí al lado es­pe­ra una ca­pi­lla de la que sa­le una ce­les­tial, nunca me­jor di­cho, mú­si­ca de ór­gano que in­ci­ta a la re­la­ja­ción.

La hospedería tie­ne ho­ra­rio. Abre a las 10 (ex­cep­to que sean pe­re­gri­nos que marchan, que en­ton­ces el her­mano Cé­sar se en­car­ga de que pue­dan sa­lir an­tes) y cie­rra a la una y cuar­to, vuel­ve a abrir a las tres y me­dia y cie­rra a las sie­te y cuar­to. «Ade­más —agre­ga el re­li­gio­so—, pe­di­mos que acu­dan a al­gu­nos de nues­tros re­zos más im­por­tan­tes». ¿Una ex­pe­rien­cia? Sin du­da.

Pe­ro hay una segunda for­ma de alo­jar­se en Osei­ra. Y re­sul­ta que el mo­nas­te­rio dis­po­ne de un al­ber­gue, que vie­ne es­tan­do, más o me­nos, de­ba­jo de la hospedería pe­ro se en­tra por dis­tin­ta puer­ta. Y es que al al­ber­gue se ac­ce­de des­de el ex­te­rior. Una puer­ta sen­ci­lla con una A (de al­ber­gue) en­ci­ma de ella no per­mi­te sos­pe­char lo que se va a en­con­trar el re­cién lle­ga­do: una na­ve im­po­nen­te con 40 li­te­ras, mi­cro­on­das y cuar­to de ba­ño.

Revuelta po­pu­lar

Fue­ra, re­sul­ta di­fí­cil pen­sar que ahí, an­te el mo­nas­te­rio y la igle­sia, en 1909 mu­rie­ron a ti­ros de la Guar­dia Ci­vil sie­te per­so­nas, en­tre ellas una mu­jer em­ba­ra­za­da y una ni­ña. Una revuelta po­pu­lar que aca­bó en ba­ño de san­gre. Y to­do por des­mon­tar un bal­da­quino ba­rro­co que se ve­nía aba­jo y en el cual —de­cían los cam­pe­si­nos, quie­nes se opo­nían a ello— es­ta­ba es­con­di­da una pa­lo­ma de oro. Un epi­so­dio de la Ga­li­cia más atra­sa­da y más ne­gra.

El her­mano Cé­sar, tan cor­dial co­mo al prin­ci­pio, tien­de la mano en se­ñal de des­pe­di­da. Cues­ta mu­cho tra­ba­jo pen­sar que a es­te hom­bre le in­tere­sen las pa­lo­mas de oro.

MI­GUEL VI­LLAR

El mo­nas­te­rio de Osei­ra es uno de los con­jun­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos con ma­yor va­lor his­tó­ri­co de Ga­li­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.