Re­duc­tos del bien co­mún

Las cua­tro coope­ra­ti­vas con sec­ción de cré­di­to que exis­ten en Ga­li­cia —Mei­rás, Vi­la­boa, La­go y O Val— se han con­ver­ti­do en un va­lio­so pun­to de apo­yo pa­ra sus aso­cia­dos y en un mo­tor que di­na­mi­za el pro­gre­so de las zo­nas en las que es­tán pre­sen­tes

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - PORTADA - M. CA­SAL

Na­cie­ron cuan­do ac­ce­der a los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros no era cues­tión fá­cil. Y ahí si­guen, tra­ba­jan­do por el bien co­mún, su au­tén­ti­ca razón de ser. Las cua­tro coope­ra­ti­vas con sec­ción de cré­di­to que exis­ten en Ga­li­cia se con­cen­tran en la co­mar­ca de Fe­rrol­te­rra.

Mei­rás, Vi­la­boa, La­go y O Val agru­pan hoy a más de 14.000 so­cios, a los que ofre­cen to­da cla­se de ser­vi­cios: su­per­mer­ca­do, al­ma­cén, car­bu­ran­tes... Lo que dis­tin­gue no obs­tan­te a es­tas en­ti­da­des es su sec­ción de cré­di­to, allí don­de sus miem­bros pue­den realizar depósitos y ac­ce­der a cuen­tas co­rrien­tes, tar­je­tas de adeu­do, prés­ta­mos...

Des­pués de dé­ca­das de tra­ba­jo, es­tas cua­tro coope­ra­ti­vas pue­den sos­te­ner sin ru­bor que su la­bor ha con­tri­bui­do de for­ma de­ci­si­va al pro­gre­so y desa­rro­llo de las zo­nas a las que pres­tan ser­vi­cio. La im­pli­ca­ción de sus so­cios con el bien co­mún y la ca­pa­ci­dad de me­jo­rar el ni­vel de vi­da en es­tas áreas gra­cias a la im­por­tan­cia y am­pli­tud de los ser­vi­cios que pres­tan las coope­ra­ti­vas han re­sul­ta­do ser pun­tos de apo­yo pa­ra ali­men­tar el be­ne­fi­cio co­lec­ti­vo.

Es por ello que es­tas en­ti­da­des si­guen cre­cien­do y me­jo­ran­do su ofer­ta, con re­tos im­por­tan­tes por de­lan­te, co­mo cap­tar la con­fian­za de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

Cua­tro en­ti­da­des de Fe­rrol­te­rra —Mei­rás, Vi­la­boa, La­go y O Val— son los ejem­plos ga­lle­gos con es­te ser­vi­cio fi­nan­cie­ro que, si bien es lon­ge­vo, tam­bién ca­si des­co­no­ci­do pa­ra el gran pú­bli­co

Al igual que exis­ten ban­cos de tiem­po, bien po­dría de­cir­se que exis­ten ban­cos de con­fian­za. Se­ría una bue­na for­ma de de­fi­nir las de­no­mi­na­das sec­cio­nes de cré­di­to de las coope­ra­ti­vas Mei­rás, O Val, La­go y Vi­la­boa, un ser­vi­cio ce­ñi­do en Ga­li­cia a la co­mar­ca de Fe­rrol­te­rra —Val­do­vi­ño y Na­rón, más con­cre­ta­men­te— y en gran me­di­da to­da­vía des­co­no­ci­do, a pe­sar de su lon­ge­vi­dad y a pe­sar de ha­ber si­do en cier­ta ma­ne­ra ger­men de las ca­jas ru­ra­les. Es­tas sec­cio­nes de cré­di­to, na­ci­das ori­gi­na­ria­men­te de for­ma se­cun­da­ria o co­mo com­ple­men­to de la ac­ti­vi­dad prin­ci­pal de unas coope­ra­ti­vas que em­pe­za­ron sien­do agrí­co­las y ga­na­de­ras, se han con­ver­ti­do hoy pa­ra es­tas cua­tro en­ti­da­des en po­ten­tes ins­tru­men­tos —fun­cio­nan pa­ra los so­cios coope­ra­ti­vis­tas mis­ma­men­te co­mo un ban­co— y, en el ca­so de la de Vi­la­boa, pa­rro­quia in­te­rior de Val­do­vi­ño, has­ta en la sec­ción ca­be­ce­ra, co­mo di­ce su ge­ren­te, Jo­sé Ame­nei­ros. Mo­to­res. Él mis­mo re­fe­ren­cia la par­ti­cu­la­ri­dad de Fe­rrol­te­rra en es­te ám­bi­to, y la pues­ta en mar­cha en su día de es­tas sec­cio­nes por par­te de los «cu­ras da pa­rro­quia» en el ca­so de las coope­ra­ti­vas más longevas, Vi­la­boa y Mei­rás. De nue­vo, el ma­tiz de la con­fian­za, fac­tor al que alu­de Hi­gi­nio Mou­gán, director-ge­ren­te de la Aso­cia­ción Ga­le­ga de Coope­ra­ti­vas Agroa­li­men­ta­rias, Aga­ca: «A ori­xe [das sec­cións de cré­di­to] es­tá en pro­mo­to­res que sou­be­ron xe­rar con­fian­za na so­cie­da­de, uni­da a un­ha boa xes­tión pos­te­rior dos depósitos aca­da­dos. Cons­ti­túen­se, pois, co­mo ins­ti­tu­cións de pres­ti­xio e de sol­ven­cia económica e so­cial da súa con­tor­na».

Por el bien co­mún

Se tra­ta­ba y tra­ta de ofre­cer las óp­ti­mas con­di­cio­nes fi­nan­cie­ras a los so­cios, ami­no­ran­do sus di­fi­cul­ta­des y me­jo­ran­do el ser­vi­cio de en­ti­da­des ban­ca­rias al uso. Ope­ra­cio­nes sin cos­te, sin exi­gen­cias de vin­cu­la­ción... He ahí otro de los con­cep­tos cla­ve li­ga­dos al coope­ra­ti­vis­mo y a es­tas sec­cio­nes de cré­di­to: el tra­ba­jo en fa­vor del bien co­mún, de las ne­ce­si­da­des com­par­ti­das, «vo­ca­ción de ser­vi­zo á co­mu­ni­da­de». Uns por ou­tros e Deus por to­dos era el le­ma fun­da­cio­nal de la hoy lla­ma­da Coo­pe­ra­ti­va de Vi­la­boa de Con­su­mi­do­res e Usua­rios. Año 1945.

La pri­me­ra cartilla de la Coo­pe­ra­ti­va de La­go-Val­do­vi­ño de Con­su­mi­do­res e Usua­rios, na­ci­da co­mo Coo­pe­ra­ti­va Pro­duc­to­res del Cam­po de San­tia­go de La­go, data de 1963, año mis­mo de fun­da­ción de la en­ti­dad. Se abrió con 1.000 pe­se­tas. El ger­men de la coo­pe­ra­ti­va no fue otro que unir­se pa­ra con­se­guir ma­te­rias pri­mas pa­ra el cam­po: lle­ga­ría des­pués el pri­mer trac­tor ad­qui­ri­do con las 5.000 pe­se­tas de ca­da so­cio, el lo­cal so­cial y su re­no­va­ción, la so­lu­ción con­jun­ta a un pro­ble­ma de re­co­gi­da de la le­che, la am­plia­ción del ca­tá­lo­go de mer­can­cías, los su­per­mer­ca­dos...

Con el de­caer del agro

Sin em­bar­go, la his­to­ria de La­go es análo­ga a otros ca­sos: la la­bor agra­ria fue a me­nos y hoy no que­da nin­guno de los 55 pro­duc­to­res de le­che que ha­bía por ejem­plo en el 90, que fue cuan­do lle­gó a la coo­pe­ra­ti­va Ma­ría Do­lo­res Se­ran­tes, ac­tual ge­ren­te. Los cam­bios so­cio­eco­nó­mi­cos en es­ta pa­rro­quia cos­te­ra de Val­do­vi­ño tu­vie­ron mu­cho que ver: «Mu­da­ron as ne­ce­si­da­des to­tal­men­te».

Tam­po­co que­da ya la sec­ción de ma­qui­na­ria y hoy la ac­ti­vi­dad de la en­ti­dad es co­mer­cial. Así, aque­lla sec­ción de cré­di­to que em­pe­zó sien­do se­cun­da­ria fue cre­cien­do: «Te­mos depósitos, é di­cir, os so­cios po­den ter aquí os seus car­tos, e ta­mén po­den so­li­ci­tar prés­ta­mos. É un ser­vi­zo ban­ca­rio, aín­da que en cer­to xei­to li­mi­ta­do». Ello, sin per­jui­cio de que los ex­ce­den­tes pue­dan es­tar de­po­si­ta­dos en ban­cos al uso. «A sec­ción de cré­di­to me­drou por­que a xen­te ti­ña e ten fe. As coope­ra­ti­vas axu­da­ron moi­to a to­da a xen­te do cam­po nos seus ini­cios. A xen­te ve as coope­ra­ti­vas co­mo al­go de seu», so­pe­sa ella. So­bre 500 so­cios, to­dos usua­rios de la sec­ción de cré­di­to, tie­ne es­ta de La­go, que aho­ra se fi­ja co­mo reto «in­ten­tar ca­lar na xen­te nova» a tra­vés de la «for­za co­mún» que su­po­ne es­ta mo­da­li­dad de aso­cia­cio­nis­mo, siem­pre ape­ga­da al te­rri­to­rio. Es otra de las cla­ves.

Se­ran­tes re­fe­ren­cia el ca­so de la coo­pe­ra­ti­va de Mei­rás (Val­do­vi­ño), fun­da­da en 1917 y por tan­to de re­cien­te cen­te­na­rio. Fue el cu­ra Mi­sael Prie­to quien im­pul­só el arran­que de lo que es hoy la en­ti­dad, y sus pa­sos fue­ron se­gui­dos en los otros tres ca­sos men­cio­na­dos. Hoy, Mei­rás es una coo­pe­ra­ti­va de con­su­mi­do­res y usua­rios, re­sul­ta­do de la trans­for­ma­ción de una coo­pe­ra­ti­va que em­pe­zó sien­do agra­ria. Más allá de la agro­tien­da, el su­per­mer­ca­do y la ga­so­li­ne­ra, des­ta­ca so­bre­ma­ne­ra la sec­ción de cré­di­to. De he­cho, tie­ne dos se­des: una, la cen­tral, en la pa­rro­quia de Mei­rás (Val­do­vi­ño) y otra en Na­rahío (San Sa­dur­ni­ño). Cuen­tas de aho­rro, do­mi­ci­lia­cio­nes, trans­fe­ren­cias, in­gre­sos de che­ques, tar­je­tas de adeu­do o prés­ta­mos es el am­plio aba­ni­co que ofre­cen, ade­más de ban­ca elec­tró­ni­ca, en tan­to que es­tas sec­cio­nes se han ido per­fec­cio­nan­do e in­for­ma­ti­zan­do. Mei­rás ce­rró el 2017 con 88.985.468 euros en im­por­te de depósitos y 31.011.108 en prés­ta­mos a so­cios. En la úl­ti­ma asam­blea, el pa­sa­do junio, se ci­fró en 8.518 los so­cios y en 34 los em­plea­dos.

Le­van­te, An­da­lu­cía y Ca­ta­lu­ña

«Ou­tras co­mar­cas non ti­ve­ron a sor­te de con­tar con pro­mo­to­res que xe­ra­ran os ni­veis de con­fian­za re­que­ri­dos pa­ra po­ñer en mar­cha a sec­ción de cré­di­to. No in­tre en que na­ce­ron non era fá-

cil pa­ra un agri­cul­tor ou gan­dei­ro ac­ce­der a fi­nan­cia­men­to pa­ra os seus in­ves­ti­men­tos e pro­xec­tos. Por tan­to, na­ce­ron en mo­men­tos de au­tén­ti­ca ne­ce­si­da­de de ser­vi­zos fi­nan­cei­ros. Ho­xe hai máis di­ver­si­da­de de or­ga­ni­za­cións pa­ra o ac­ce­so ao cré­di­to ou de ser­vi­zos fi­nan­cei­ros. A pe­sar de to­do, as sec­cións de cré­di­to que es­tán cons­ti­tuí­das amó­san­se co­ma un ac­tor ou un­ha fe­rra­men­ta fi­nan­cei­ra com­pe­ti­ti­va, pois non dei­xan de me­drar e pres­tar máis ser­vi­zos aos seus so­cios», va­lo­ra Hi­gi­nio Mou­gán des­de Aga­ca. Si bien en Ga­li­cia es al­go con­cen­tra­do en Fe­rrol­te­rra, sí exis­te una enor­me im­plan­ta­ción de las sec­cio­nes de cré­di­to en zo­nas co­mo el Le­van­te de Es­pa­ña (Va­len­cia), An­da­lu­cía y, tam­bién, Ca­ta­lu­ña.

Mei­rás, con el con­se­jo rec­tor pre­si­di­do por An­drés García, es una mo­le, sin du­da, pe­ro tam­bién pue­de des­ta­car­se el ca­so de la Coo­pe­ra­ti­va San­ta Ma­ría do O Val (Na­rón), pre­si­di­da ac­tual­men­te por Jo­sé Díaz Dopico. Fun­da­da en 1973, tan so­lo dos años más tar­de lle­ga­ría el em­brión de lo que hoy es la ac­tual sec­ción de cré­di­to. Arran­có con car­ti­llas con depósitos, pa­gan­do in­tere­ses co­mo si de un ban­co se tra­ta­se. El ca­pi­tal so­cial ini­cial fue de 600.000 pe­se­tas y hoy al­can­za los 20 millones de euros, re­co­ge su web, con ser­vi­cio asi­mis­mo de ban­ca on­li­ne. Cré­di­to, se­gu­ros, in­mo­bi­lia­ria, su­per­mer­ca­do, agro­tien­da y vi­ve­ros son los gran­des de­par­ta­men­tos de la ac­tua­li­dad y le­jos que­dan aque­llos años en los que la le­che era el pro­duc­to que ha- cía cre­cer el nú­me­ro de aso­cia­dos, cuan­do se lle­ga­ron a co­mer­cia­li­zar 10.000 li­tros dia­rios. Las cuo­tas lác­teas y el aban­dono pro­gre­si­vo del sec­tor, con el gi­ro al ám­bi­to co­mer­cial en los no­ven­ta, fue­ron la­bran­do la si­tua­ción ac­tual.

«Fun­cións ex­tra­or­di­na­rias»

«Pro­ba­ble­men­te a ni­vel de so­cie­da­de, as sec­cións de cré­di­to son moi pou­co co­ñe­ci­das, sal­vo no con­torno de Fe­rrol­te­rra e cer­tas co­mu­ni­da­des de Es­pa­ña. Pe­ro a ni­vel do coope­ra­ti­vis­mo agroa­li­men­ta­rio son moi co­ñe­ci­das e re­co­ñe­ci­das, pois for­man par­te fun­da­men­tal do mes­mo. Pe­rio­di­ca­men­te reúnen­se os seus re­pre­sen­tan­tes en Ma­drid, no seo de Coope­ra­ti­vas Agroa­li­men­ta­rias, ava­lían a evo­lu­ción dos mer­ca­dos fi­nan­cei­ros, o ac­ce­so a pres­ta­ción de máis ser­vi­zos, a mo­der­ni­za­ción na xes­tión e mes­mo o per­fec­cio­na­men­to dos sis­te­mas de aná­li­se, vi­xi­lan­cia e control. Hai en­ti­da­des que rea­li­zan fun­cións ex­tra­or­di­na­rias», va­lo­ra el di­rec­tor­ge­ren­te de Aga­ca, quien re­se­ña que las coope­ra­ti­vas ga­lle­gas es­tán cre­cien­do a buen rit­mo, es­pe­cial­men­te en fac­tu­ra­ción y nú­me­ro de tra­ba­ja­do­res, «cun­ha apos­ta de­ci­di­da por un fu­tu­ro me­llor». Ci­ta mu­chas ven­ta­jas del mo­de­lo coo­pe­ra­ti­vo, pe­ro po­drían re­su­mir­se, in­di­ca, en que no exis­te otro tan im­pli­ca­do con el me­dio ru­ral, ni tan so­cial­men­te res­pon­sa­ble. El pi­lar son los so­cios y, en un sí­mil acer­ta­do, asegura que se­rá has­ta acon­se­ja­do el coope­ra­ti­vis­mo por los mé­di­cos, «pa­ra tra­tar de des­in­to­xi­car ás per­soas que só pen­san no in­di­vi­dual, no ego, e non no be­ne­fi­cio co­lec­ti­vo». Fuer­za co­mún, pues, y con­fian­za, sos­te­nes de las sec­cio­nes de cré­di­to.

CÉ­SAR TOIMIL

La coo­pe­ra­ti­va de Vi­la­boa cuen­ta con sec­ción de cré­di­to, pe­ro tam­bién con ser­vi­cio de agro­tien­da y al­ma­cén, e in­clu­so su­per­mer­ca­do.

CÉ­SAR TOIMIL

A la iz­quier­da, sec­ción de cré­di­to en la coo­pe­ra­ti­va de Vi­la­boa (Val­do­vi­ño), don­de tam­bién ofre­cen ser­vi­cio de agro­tien­da y al­ma­cén, su­per­mer­ca­do y ga­só­leo, en­tre otros.

C. TOIMIL

Ma­ría Do­lo­res Se­ran­tes, ge­ren­te de la coo­pe­ra­ti­va de La­go-Val­do­vi­ño de Con­su­mi­do­res e Usua­rios.

JO­SÉ PAR­DO

Zo­na de agro­tien­da de la coo­pe­ra­ti­va de Mei­rás, en Na­rón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.