SO­CIE­DA­DES NO PRO­FE­SIO­NA­LES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS -

La cues­tión plan­tea­da se con­cre­ta en si la de­no­mi­na­ción de una so­cie­dad no pro­fe­sio­nal puede in­cluir el tér­mino ar­qui­tec­tos —o, en su ca­so, ar­qui­tec­tu­ra—, aún cuan­do el ob­je­to social con­sis­ta en la in­ter­me­dia­ción en ser­vi­cios téc­ni­cos de ar­qui­tec­tu­ra.

Di­cha cues­tión ha si­do abor­da­da en reite­ra­das oca­sio­nes por la Di­rec­ción Ge­ne­ral de los Re­gis­tros y del No­ta­ria­do, la cual ha ve­ni­do man­te­nien­do que, a la hora de cons­ti­tuir so­cie­da­des no pro­fe­sio­na­les, no ca­be in­cluir en su de­no­mi­na­ción social el nom­bre de una pro­fe­sión o del pro­fe­sio­nal que la ejer­ce (ar­qui­tec­tu­ra o ar­qui­tec­to), pues si no tie­ne por ob­je­to social, pre­ci­sa­men­te, el desa­rro­llo de la res­pec­ti­va pro­fe­sión —nor­mal­men­te, se des­cri­bi­rá su ob­je­to social co­mo de in­ter­me­dia­ción Soy un pro­fe­sio­nal de la ar­qui­tec­tu­ra y es­toy pen­sa­do en cons­ti­tuir una so­cie­dad mer­can­til. No obs­tan­te, mi idea ini­cial es op­tar por una so­cie­dad li­mi­ta­da no pro­fe­sio­nal. Se me plan­tea la du­da de si es­ta so­cie­dad no pro­fe­sio­nal po­dría in­cluir en su de­no­mi­na­ción el tér­mino ar­qui­tec­to. ¿Pue­do in­cluir tal tér­mino en la de­no­mi­na­ción de la so­cie­dad, o existe al­gún ti­po de li­mi­ta­ción o prohi­bi­ción al res­pec­to?

en la pres­ta­ción de ta­les ser­vi­cios—, tal in­clu­sión in­du­ci­ría a con­fu­sión a los ter­ce­ros en el mer­ca­do.

Con ca­rác­ter ge­ne­ral, en ma­te­ria de de­no­mi­na­cio­nes so­cia­les ri­ge un principio ge­ne­ral de li­bre elec­ción, con una se­rie de li­mi­ta­cio­nes: no es po­si­ble que una per­so­na ju­rí­di­ca ten­ga más de una de­no­mi­na­ción, no puede ser idén­ti­ca a la de­no­mi­na­ción de otra so­cie­dad cons­ti­tui­da an­te­rior­men­te y no puede in­du­cir a error o con­fu­sión

acer­ca de la iden­ti­dad y na­tu­ra­le­za de la so­cie­dad.

La de­no­mi­na­ción de la so­cie­dad de­be aten­der, en­tre otros, al principio de ve­ra­ci­dad, y, en par­ti­cu­lar, el re­gla­men­to del Re­gis­tro Mer­can­til prohí­be aque­llas de­no­mi­na­cio­nes ob­je­ti­vas que ha­gan re­fe­ren­cia a una ac­ti­vi­dad no in­clui­da en el ob­je­to social, to­do ello, en be­ne­fi­cio de una ma­yor trans­pa­ren­cia y se­gu­ri­dad en el trá­fi­co mer­can­til.

En con­clu­sión, si pre­ten­de­mos cons­ti­tuir una so­cie­dad no pro­fe­sio­nal, cu­yo ob­je­to con­sis­ta en la in­ter­me­dia­ción, y no en la pres­ta­ción en re­la­ción con ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les, no de­be­mos in­cluir en su de­no­mi­na­ción nin­gu­na men­ción re­fe­ri­da a la pro­fe­sión o a los pro­fe­sio­na­les res­pec­ti­vos.

En ca­so con­tra­rio, la es­cri­tu­ra de cons­ti­tu­ción de nues­tra so­cie­dad no se ins­cri­bi­rá en el Re­gis­tro Mer­can­til, e in­cum­pli­rá uno de los re­qui­si­tos bá­si­cos pa­ra su vá­li­da cons­ti­tu­ción, no ad­qui­rien­do per­so­na­li­dad ju­rí­di­ca, de tal for­ma que la so­cie­dad no po­drá ac­tuar co­mo tal en el trá­fi­co ju­rí­di­co.

CARUNCHO, TO­MÉ & JUDEL. Abo­ga­dos y ase­so­res fis­ca­les. Miem­bro de HISPAJURIS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.