RELEYEBLE MI­DE LA REAC­CIÓN DE LA AU­DIEN­CIA CON SU TEC­NO­LO­GÍA

Releyeble con­vier­te cual­quier cá­ma­ra en un sen­sor in­te­li­gen­te con tec­no­lo­gía de aná­li­sis fa­cial: mi­de las ca­rac­te­rís­ti­cas del clien­te, sus reac­cio­nes y emo­cio­nes

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Vi­ñas

La ca­ra —ya lo ga­ran­ti­za el re­fra­ne­ro— es el es­pe­jo del al­ma, tam­bién de la del clien­te. Y qué ma­yor an­he­lo pa­ra el em­pre­sa­rio que co­no­cer exac­ta­men­te qué le gus­ta y qué no a su con­su­mi­dor más co­ti­za­do, al que di­rec­ta­men­te di­ri­ge su ser­vi­cio o bien. Sa­be­do­res de lo po­de­ro­sa que re­sul­ta­ría es­ta in­for­ma­ción, Eli­sar­do Gon­zá­lez Agu­lla, Ma­nuel Ubei­ra Re­go y Jo­sé Luis Al­ba Cas­tro —los tres ga­lle­gos, los tres in­ge­nie­ros de Co­mu­ni­ca­cio­nes por la Uni­ver­si­dad de Vi­go— desa­rro­lla­ron una tec­no­lo­gía ca­paz de me­dir el im­pac­to de los anun­cios pro­yec­ta­dos en pan­ta­llas ana­li­zan­do la ima­gen de las per­so­nas que, al pa­sar por de­lan­te, de­te­nían la mi­ra­da en ellos.

Era el ve­rano del 2013. Una star­tup de Nue­va York que ha­bía crea­do un sis­te­ma si­mi­lar dio por ca­sua­li­dad con sus de­mos­tra­cio­nes e, im­pre­sio­na­da por la ve­lo­ci­dad y la pre­ci­sión de su he­rra­mien­ta, les pu­so so­bre la me­sa una ofer­ta. «Eso nos hi­zo pen­sar que qui­zás era el mo­men­to de mon­tar una spin-off uni­ver­si­ta­ria y co­man­dar no­so­tros mis­mos el via­je del la­bo­ra­to­rio al mer­ca­do con el ob­je­ti­vo de con­ver­tir cual­quier cá­ma­ra en un sen­sor in­te­li­gen­te», re­la­ta Gon­zá­lez Agu­lla.

La idea con­ven­ció en­se­gui­da a los se­lec­cio­na­do­res de VíaGa­li­cia, y na­da más ter­mi­nar su pe­río­do de for­ma­ción en la ace­le­ra­do­ra de la Zo­na Fran­ca de Vi­go y la Xun­ta, los chi­cos de Releyeble en­gan­cha­ron di­rec­ta­men­te con la de Te­le­fó­ni­ca, Open Fu­tu­re, don­de de­pu­ra­ron su mo­de­lo de ne­go­cio y lan­za­ron la ca­ña a fu­tu­ros clien­tes. Tras años des­pués de aque­lla pu­ja que les hi­zo es­pa­bi­lar, na­cía ofi­cial­men­te en el 2016 es­ta star­tup ca­paz de sa­ber quién son­ríe an­te un es­ca­pa­ra­te y quién pa­sa de lar­go, cuál es el per­fil del que se de­tie­ne y cuán­tos mi­nu­tos pa­sa fren­te a un anun­cio.

Con sus so­lu­cio­nes, ex­pli­can des­de Pon­te­ve­dra, se pue­den ha­cer bá­si­ca­men­te dos co­sas: mos­trar el men­sa­je ade­cua­do a ca­da au­dien­cia y co­no­cer me­jor al clien­tes. «Nues­tra tec­no­lo­gía de me­di­ción re­ca­ba in­for­ma­ción anó­ni­ma y seg­men­ta­da (el se­xo y la edad), que se pue­de uti­li­zar de for­ma agre­ga­da pa­ra ex­traer con­clu­sio­nes so­bre el im­pac­to de una de­ter­mi­na­da cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria o de anun­cio es­pe­cí­fi­co, o sa­car es­ta­dís­ti­cas de vi­si­tas en fe­rias o tien­das fí­si­cas». En el ca­so de la car­te­le­ría di­gi­tal —pan­ta­llas con ví­deos o imá­ge­nes—, per­mi­te dar en el cla­vo: mos­trar la pu­bli­ci­dad más atrac­ti­va pa­ra la per­so­na que en ese mo­men­to es­tá jus­to de­lan­te del monitor. Po­nen ejem­plos: «No pa­re­ce ren­ta­ble pro­yec­tar en una pan­ta­lla un anun­cio de de­ter­gen­te cuan­do quién es­tá fren­te a ella es un gru­po de ado­les­cen­tes, en es­te ca­so se­ría me­jor un anun­cio del úl­ti­mo smartp­ho­ne; es­te no ten­dría mu­cho sen­ti­do si quién es­tu­vie­se de­lan­te fue­se una pa­re­ja de más de 70 años, pa­ra la que se­ría de ma­yor in­te­rés que le ofre­cie­ran un cru­ce­ro re­la­ja­do». «De la mis­ma ma­ne­ra —con­ti­núan— los ce­re­bros de los men­sa­jes pu­bli­ci­ta­rios es­tán in­tere­sa­dos en com­pro­bar, por ejem­plo, si una cam­pa­ña des­ti­na­da a un pú­bli­co jo­ven con al­gún gui­ño có­mi­co des­pier­ta las son­ri­sas de ese gru­po de po­bla­ción o si, por el con­tra­rio, no pro­du­ce nin­gún efec­to co­mo el es­pe­ra­do».

Lo que no se mi­de, no se pue­de ana­li­zar y lo que no se ana­li­za, no se pue­de me­jo­rar. Es es­ta la fi­lo­so­fía que si­gue es­te equi­po pon­te­ve­drés, re­du­ci­do, pe­ro bien afi­na­do: «Los da­tos que re­ca­ba­mos pro­por­cio­nan in­for­ma­ción muy va­lio­sa en el sec­tor re­tail y en el de pu­bli­ci­dad, pe­ro tam­bién en el de se­gu­ri­dad y vi­deo­vi­gi­lan­cia». Re­ve­lan que sus clien­tes po­nen en prác­ti­ca su tec­no­lo­gía en lu­ga­res y de ma­ne­ras muy di­ver­sas, des­de tien­das de ae­ro­puer­tos has­ta agen­cias de via­jes, des­de me­dir la emo­ción que cau­sa un prees­treno en te­le­vi­sión o en el ci­ne has­ta el im­pac­to de un es­ca­pa­ra­te, des­de com­pro­bar la iden­ti­dad de una per­so­na has­ta re­gis­trar su ex­pre­sión cuan­do in­ter­ac­cio­na con un ro­bot. El re­sul­ta­do es oro pa­ra el que es­tá del otro la­do, el que ven­de: con esa in­for­ma­ción, bien in­ter­pre­ta­da, no so­lo ten­drá un con­trol ex­haus­ti­vo sino que ade­más ajus­ta­rá el ti­ro. En la agen­da de Releyeble hay aho­ra otra ta­rea pen­dien­te: iden­ti­fi­car ac­cio­nes de los con­su­mi­do­res den­tro de un es­ta­ble­ci­mien­to pa­ra sa­ber cuá­les son los pro­duc­tos más atrac­ti­vos. En mar­cha.

Su tec­no­lo­gía es­tá pre­sen­te en anun­cios de los ae­ro­puer­tos y en es­ca­pa­ra­tes de agen­cias de via­jes

Jo­sé Luis Al­ba, Ma­nuel Ubei­ra y Eli­sar­do Gon­zá­lez crea­ron la fir­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.