RES­PON­SA­BI­LI­DAD PER­SO­NAL DEL EM­PRE­SA­RIO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS -

Co­mo ad­mi­nis­tra­dor de una so­cie­dad li­mi­ta­da, pue­do ser res­pon­sa­ble, a tí­tu­lo per­so­nal, de las deu­das con­traí­das por la em­pre­sa an­te una re­cla­ma­ción la­bo­ral? En mi ca­so, con­cu­rre cau­sa de di­so­lu­ción de la so­cie­dad des­de ha­ce va­rios me­ses, sin que ha­ya­mos adop­ta­do me­di­das con­cre­tas, ¿qué ti­po de res­pon­sa­bi­li­dad po­dría lle­gar a ad­qui­rir?

Has­ta aho­ra, los juz­ga­dos de lo Social no han ve­ni­do en­tran­do en la de­cla­ra­ción de res­pon­sa­bi­li­dad de un ad­mi­nis­tra­dor so­cie­ta­rio, con fun­da­men­to en la Ley de So­cie­da­des. No obs­tan­te, un re­cien­te au­to del Juz­ga­do de lo Social nº 30 de Bar­ce­lo­na, en de­man­da in­ci­den­tal de ex­ten­sión de res­pon­sa­bi­li­dad de so­cie­da­des de ca­pi­tal, ha con­si­de­ra­do es­ti­mar la mis­ma y de­cla­rar al ad­mi­nis­tra­dor res­pon­sa­ble so­li­da­rio en las deu­das de­ri­va­das de las eje­cu­to­rias de las que di­ma­na­ba el pro­ce­di­mien­to de ori­gen.

¿Es­to qué sig­ni­fi­ca? Que un juz­ga­do de lo Social pue­de ser com­pe­ten­te pa­ra re­sol­ver la de­cla­ra­ción de res­pon­sa­bi­li­dad pa­tri­mo­nial per­so­nal del em­pre­sa­rio de­man­da­do, cuan­do, his­tó­ri­ca­men­te, en si­tua­cio­nes co­mo la ex­pues­ta, se ha acu­di­do a la ju­ris­dic­ción ci­vil pa­ra for­mu­lar di­cha ex­ten­sión.

¿En qué si­tua­cio­nes se pue­de de­cla­rar la res­pon­sa­bi­li­dad so­li­da­ria de los ad­mi­nis­tra­do­res? Con­for­me al ar­tícu­lo 367 de la Ley de So­cie­da­des de Ca­pi­tal (LSC), los pre­su­pues­tos le­ga­les pa­ra de­cre­tar tal res­pon­sa­bi­li­dad son: exis­ten­cia de al­gu­na de las cau­sas de di­so­lu­ción de la so­cie­dad —pre­vis­tas en el ar­tícu­lo 363 LSC—; omi­sión de los ad­mi­nis­tra­do­res (no con­vo­car la jun­ta ge­ne­ral pa­ra acor­dar la di­so­lu­ción o la re­mo­ción de sus cau­sas); trans­cur­so de dos me­ses sin adop­tar me­di­das; impu­tabi­li­dad al ad­mi­nis­tra­dor de una con­duc­ta pa­si­va; y exis­ten­cia de un cré­di­to con­tra la so­cie­dad. El Tri­bu­nal Su­pre­mo ha es­ta­ble­ci­do dos exi­gen­cias adi­cio­na­les: inexis­ten­cia de cau­sa que jus­ti­fi­que la omi­sión y bue­na fe en el ejer­ci­cio de la ac­ción.

¿Qué pue­de su­po­ner es­te gi­ro in­ter­pre­ta­ti­vo? A nues­tro en­ten­der, po­dría­mos es­tar asis­tien­do a una ex­tra­li­mi­ta­ción de la ju­ris­dic­ción social, al in­ter­pre­tar y de­cla­rar res­pon­sa­bi­li­da­des con­for­me a la nor­ma­ti­va so­cie­ta­ria. A ma­yor abun­da­mien­to, te­nien­do en cuen­ta la ma­yor sim­pli­ci­dad y an­ti­for­ma­lis­mo de los pro­ce­di­mien­tos an­te la ju­ris­dic­ción social y, no lo ol­vi­de­mos, su prin­ci­pio ge­ne­ral in­for­ma­dor in du­bio pro ope­ra­rio (en ca­so de du­da, de­be re­sol­ver­se a fa­vor del tra­ba­ja­dor), los ad­mi­nis­tra­do­res so­cie­ta­rios po­drían ver­se con­de­na­dos por la vía rá­pi­da, en vir­tud de una re­so­lu­ción dic­ta­da por un juez no ex­per­to en ma­te­ria so­cie­ta­ria y sin las mí­ni­mas ga­ran­tías pro­ce­sa­les.

La re­so­lu­ción no es fir­me, por lo que de­be­mos es­tar aten­tos al re­co­rri­do que pue­da te­ner. En ca­so de con­fir­mar­se, su­pon­dría un cam­bio ra­di­cal en las re­glas de jue­go.

CARUNCHO, TO­MÉ & JUDEL. Abo­ga­dos y ase­so­res fis­ca­les. Miem­bro de HISPAJURIS.

www.caruncho-to­me-judel.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.