Mon­jes ita­lia­nos de una or­den fun­da­da por un chan­ta­dino vi­vie­ron en Chan­ta­da has­ta 1935

Has­ta 1935 vi­vie­ron en Chan­ta­da unos mon­jes ita­lia­nos de una or­den crea­da por Al­fon­so Va­re­la, na­tu­ral de Bri­gos

La Voz de Galicia (Monforte) - Monforte local - - PORTADA - FRAN­CIS­CO AL­BO, ROI FER­NÁN­DEZ CHAN­TA­DA / LA VOZ

Aun­que muy po­ca gen­te lo re­cuer­da en la ac­tua­li­dad, du­ran­te la pri­me­ra mi­tad del si­glo pa­sa­do vi­vie­ron en Chan­ta­da unos mon­jes ita­lia­nos per­te­ne­cien­tes a una or­den men­di­can­te que fue fun­da­da en Sa­la­man­ca por un chan­ta­dino. Se tra­ta de Juan Al­fon­so Va­re­la de Lo­sa­da y Sa­mo­sa, na­ci­do en Bri­gos en 1723 y muer­to en la ciu­dad ita­lia­na de Fe­rra­ra en 1769. La or­den crea­da por él —los Pe­ni­ten­tes de Je­sús Na­za­reno— se ex­tin­guió en 1935, pe­ro el frai­le chan­ta­dino es­tá con­si­de­ra­do por la Igle­sia Ca­tó­li­ca co­mo ve­ne­ra­ble, es de­cir, que pue­de ser can­di­da­to a la bea­ti­fi­ca­ción.

La ca­sa na­tal de fray Juan Al­fon­so Va­re­la exis­te to­da­vía en Bri­gos y os­ten­ta so­bre la puer­ta prin­ci­pal una lá­pi­da que lo re­cuer­da. Tam­bién lle­va su nom­bre una ca­lle de Chan­ta­da, aun­que el letrero le lla­ma Alon­so en vez de Al­fon­so. En la lo­ca­li­dad se con­ser­va ade­más —en la ave­ni­da de Ou­ren­se— una ca­sa en la que vi­vie­ron has­ta 1935 sus dis­cí­pu­los ita­lia­nos. Eran co­no­ci­dos co­mo el her­mano su­pe­rior Pe­dro y el her­mano Ores­tes y an­te­rior­men­te ha­bía vi­vi­do nue­ve años en Ba­sán Gran­de. Des­pués se do­mi­ci­lia­ron en Quin­te­li­ña, en la pa­rro­quia de San Sal­va­dor de As­ma, y a fi­na­les de la dé­ca­da de 1920 se tras­la­da­ron a la ca­pi­tal del mu­ni­ci­pio.

Una vi­da agi­ta­da

La vi­da de fray Juan Al­fon­so Va­re­la —re­co­gi­da en el li­bro Pe­que­ña his­to­ria de cin­co lu­cen­ses ilus­tres, de Je­sús Gue­rra Mos­que­ra, en­tre otros lu­ga­res— fue sin­gu­lar­men­te com­pli­ca­da. A los diez años fue en­via­do a es­tu­diar al Co­le­gio de la Com­pa­ñía de Mon­for­te, en­ton­ces re­gen­ta­do por los je­sui­tas, pe­ro hu­yó a cau­sa de los mal­tra­tos de un tío con el que vi­vía. Se tras­la­dó a Ma­drid, se hi­zo sol­da­do y par­ti­ci­pó en cam­pa­ñas mi­li­ta­res en Ceu­ta e Ita­lia. Más tar­de de­ser­tó, fue en­car­ce­la­do en Ma­llor­ca y al sa­lir de pri­sión sir­vió co­mo ma­yor­do­mo del car­de­nal de To­le­do.

Des­pués de es­cu­char un ser­món en Se­go­via, Juan Al­fon­so Va­re­la de­ci­dió de­di­car­se a la vi­da re­li­gio­sa e in­gre­só en un con­ven­to fran­cis­cano de Sa­la­man­ca. Allí de­ci­dió fun­dar su or­den, obe­de­cien­do una vi­sión que di­jo ha­ber te­ni­do una mon­ja cla­ri­sa lla­ma­da Ro­sa del Cas­ti­llo.

ROI FER­NÁN­DEZ

En es­ta ca­sa de la ave­ni­da de Ou­ren­se vi­vie­ron los mon­jes ita­lia­nos en los años 30.

AR­CHI­VO ROI FER­NÁN­DEZ

Dis­cí­pu­los ita­lia­nos. Los mon­jes Pe­dro y Ores­tes en la igle­sia de Ba­sán en una fo­to de 1915, jun­to con al­gu­nos ve­ci­nos.

AR­CHI­VO R.F.

Re­tra­to del fun­da­dor. Es­ta ima­gen es la más co­no­ci­da y re­pro­du­ci­da de las que se con­ser­van del mon­je chan­ta­dino.

R. FER­NÁN­DEZ

Puer­ta prin­ci­pal de la ca­sa de Bri­gos don­de na­ció Va­re­la.

R. F.

Detalle de la pla­ca de­di­ca­da a Va­re­la en su ca­sa na­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.