Oroz­co des­me­nu­za en tuits el con­cep­to «in­di­cio» y di­ce que en su ca­so no los hay

En­tien­de que los que se usan pa­ra man­te­ner­lo co­mo in­ves­ti­ga­do no reúnen los re­qui­si­tos que los de­fi­nen

La Voz de Galicia (Monforte) - Monforte local - - PROVINCIA - EN­RI­QUE G. SOU­TO LU­GO / LA VOZ

Pro­fe­sio­nal­men­te, lo de Jo­sé Ló­pez Oroz­co fue la en­se­ñan­za, en el cam­po de la Fi­lo­so­fía; po­lí­ti­ca­men­te, el ejer­ci­cio de la go­ber­nan­za en el cam­po mu­ni­ci­pal, en ca­li­dad de al­cal­de. Has­ta que se vio na­ve­gan­do en va­rias tor­men­tas ju­di­cia­les, de mu­chas de las cua­les sa­lió in­dem­ne. Me­ti­do en­tre tan­to asun­to ju­di­cial, y muy se­ña­la­da­men­te en el ca­so Po­ké­mon, Oroz­co, el exal­cal­de lec­tor de los ban­dos de En­ri­que Tierno Gal­ván, se ha pues­to a es­tu­diar ma­te­rias re­la­cio­na­das con el De­re­cho. Una de esas cues­tio­nes —más ade­lan­te se ex­pli­ca­rá por qué— es el con­cep­to «in­di­cio». En dos tuits ha de­ja­do cla­ro que en­tien­de que en su ca­so ni in­di­cios hay que jus­ti­fi­quen que si­ga in­ves­ti­ga­do.

En el pri­mer tuit Oroz­co se­ña­la (aquí se com­ple­tan las pa­la­bras a las que en di­cha red so­cial, co­mo prác­ti­ca ha­bi­tual, se les mu­ti­lan al­gu­nas le­tras): «En de­re­cho el re­ce­lo res­pec­to de la prue­ba in­di­cia­ria no es de aho­ra. Por in­di­cio he­mos de en­ten­der to­do ras­tro, ves­ti­gio, hue­lla, cir­cuns­tan­cia, to­do he­cho co­no­ci­do, o me­jor di­cho de­bi­da­men­te com­pro­ba­do, sus­cep­ti­ble de lle­var­nos, por vía de in­fe­ren­cia, al co­no­ci­mien­to de otro no co­no­ci­do». Y se aco­ge a lo es­ta­ble­ci­do en al­gu­nas sen­ten­cias del Su­pre­mo (587/2014, 18 de ju­lio; 947/2007, 12 de no­viem­bre y 456/2008, de 8 de ju­lio, en­tre otras).

Ayer, el exal­cal­de lan­zó es­te tuit: «La ju­ris­pru­den­cia cons­ti­tu­cio­nal, des­de la STC 174/1985, (17/12) y STC111/2008 (22/09) in­sis­te en que a fal­ta de prue­ba di­rec­ta de car­go —mi ca­so — tam­bién la prue­ba in­di­cia­ria pue­de sus­ten­tar un pro­nun­cia­mien­to con­de­na­to­rio, siem­pre y cuan­do se cum­plan los si­guien­tes re­qui­si­tos: el he­cho o los he­chos de ba­se (o in­di­cios) han de es­tar ple­na­men­te pro­ba­dos; los he­chos cons­ti­tu­ti­vos del de­li­to de­ben de­du­cir­se pre­ci­sa­men­te de es­tos he­chos ba­ses com­ple­ta­men­te pro­ba­dos; pa­ra que se pue­da con­tro­lar la ra­zo­na­bi­li­dad de la in­fe­ren­cia es pre­ci­so, en pri­mer lu­gar, que el ór­gano ju­di­cial ex­te­rio­ri­ce los he­chos que es­tán acre­di­ta­dos, o in­di­cios, y so­bre to­do que ex­pli­que el ra­zo­na­mien­to ló­gi­co en­tre los he­chos ba­se y los he­chos con­se­cuen­cia; y, fi­nal­men­te, que es­te ra­zo­na­mien­to es­té asen­ta­do en las re­glas del cri­te­rio hu­mano o en las re­glas de la ex­pe­rien­cia co­mún o, en pa­la­bras de las SSTC 169/1989, de 16 de oc­tu­bre (F.2), «en una com­pren­sión ra­zo­na­ble de la reali­dad nor­mal­men­te vi­vi­da y apre­cia­da con­for­me a los cri­te­rios co­lec­ti­vos vi­gen­tes» (SSTC 220/1998, de 16 de no­viem­bre, F.4; 124/2001, de 4 de ju­nio, F.12; 300/2005, de 21 de no­viem­bre, F.3)».

«No hay nin­gún in­di­cio en lo mío que cum­pla los re­qui­si­tos pa­ra que se con­si­de­re in­di­cio» Jo­sé Ló­pez Oroz­co Exal­cal­de, in­ves­ti­ga­do en la Po­ké­mon

Acla­rar una du­da

Pro­ba­ble­men­te ha­brá más en­tre­gas tui­te­ras del exal­cal­de. Y es que pa­re­ce que a Oroz­co le que­dó sin acla­rar el con­cep­to «in­di­cio» cuan­do en 2013 o 2014, al sa­lir del Círcu­lo, se en­con­tró a un juez hoy de­di­ca­do a la po­lí­ti­ca y le pre­gun­tó: ¿Qué son real­men­te los in­di­cios? No que­dó sa­tis­fe­cho y, co­mo la ne­ce­si­dad ha­ce al ór­gano y al ex­per­to, se pu­so ma­nos a la obra a bu­cear en el es­tu­dio de es­te con­cep­to ju­di­cial. Y, de lo que sa­có en lim­pio, ca­be de­cir que que­dó con­ven­ci­do de que en su ca­so no hay prue­bas, «por­que no las pue­de ha­ber», se­gún di­jo en va­rias oca­sio­nes, ni tam­po­co in­di­cios, por­que, en su opi­nión, no res­pon­den a los ele­men­tos que los de­fi­nen. Y, vis­tas así por él las co­sas, no en­tien­de por qué si­gue «en el lim­bo de los in­ves­ti­ga­dos».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.