El ba­rrio Fei­joo lu­cha con can­da­dos y ta­pias con­tra los oku­pas

El PP acu­sa a la al­cal­de­sa de aban­do­nar la zo­na en la que el ve­cin­da­rio pi­de fir­mas

La Voz de Galicia (Monforte) - Monforte local - - PROVINCIA - XOSÉ CARREIRA TEX­TO ALBERTO LÓPEZ FOTOS

Can­da­dos, ca­de­nas, plan­chas de acero, blo­ques y ce­men­to... Esas son las «ar­mas» que uti­li­zan los pro­pie­ta­rios de ca­sas sin uso en el ba­rrio Fei­joo con­tra los oku­pas que «avan­zan» des­de la zo­na de A Mi­la­gro­sa. Un gru­po de ve­ci­nos, di­jo ayer el por­ta­voz del gru­po mu­ni­ci­pal del PP, Antonio Amei­ji­de, se mo­vi­li­zó pa­ra re­co­ger fir­mas y pre­sen­tar­las al Con­ce­llo pa­ra que el go­bierno lo­cal to­meo­me me­di­das. «Pe­ro al­cal­de­sa de­ci­diu aban­do­nar o ba­rrio e ollar pa­ra ou­tro la­do», in­di­có el con­ce­jal po­pu­lar.

Los ve­ci­nos, di­ce el PP, in­ten­tan que La­ra Méndez «to­me car­tas no asun­to». «A re­xe­do­ra es­ca­pa do pro­ble­ma, ao igual que fi­xo na Mi­la­gro­sa, xa que a úni­ca vez que se mo­les­tou en co­ñe­cer o pro­ble­ma fí­xoo es­col­ta­da por axen­tes da Po­li­cía Lo­cal», di­jo Amei­ji­de.

Edi­les del PP ce­le­bra­ron en días pa­sa­dos una reunión con unos trein­ta ve­ci­nos, «des­pois de que a al­cal­de­sa fi­xe­se oí­dos xor­dos ás súas pe­ti­cións». Aho­ra, con la re­co­gi­da de fir­mas tra­tan de ex­pli­car la gran mag­ni­tud de lo que con­si­de­ran un pro­ble­ma que ne­ce­si­ta de ac­tua­cio­nes ur­gen­tes.

«A al­cal­de­sa di que re­sol­ver o pro­ble­ma dos oku­pas non é un­ha com­pe­ten­cia mu­ni­ci­pal, pe­ro es­tá moi equi­vo­ca­da xa que ten que ver co con­trol ur­ba­nís­ti­co e da si­tua­ción dos edi­fi­cios da ci­da­de. O exem­plo es­ti­vo ini­cial­men­te na Mi­la­gro­sa. An­te a gra­vi­da­de da si­tua­ción, a re­xe­do­ra non pui­do mi­rar máis pa­ra ou­tro la­do e foi á zo­na afec­ta­da es­col­ta­da por axen­tes a fa­cer a foto, pe­ro so­lu­ción non hou­bo nin­gun­ha e iso que o pro­ble­ma es­tá a me­tros da súa vi­ven­da», apun­tó el por­ta­voz po­pu­lar.

Ex­ten­sión a otras zo­nas

Se­gún el PP, los oku­pas en­cuen­tran el «cal­do de cul­ti­vo» ade­cua­do pa­ra ex­ten­der­se por otras zo­nas de Lu­go. Los ve­ci­nos del ba­rrio Fei­joo, por ejem­plo, ex­pli­ca­ron a los edi­les del PP, Antonio Amei­ji­de y Enrique Ro­zas, «co­mo os oku­pas en­tra­ban e saían das ca­sas que non eran de­les con to­tal nor­ma­li­da­de». Pa­re­ce, in­clu­so, que al­gu­nos «in­qui­li­nos» se en­ca­ra­ron con los edi­les en al­gún mo­men­to.

El ba­rrio es ac­tual­men­te de los más de­gra­da­dos ur­ba­nís­ti­ca­men­te de la ciu­dad. Los po­pu­la­res en­tien­den que es ne­ce­sa­ria una ac­ción in­me­dia­ta.

Má­xi­ma aten­ción. Los pro­pie­ta­rios de vi­vien­das po­nen to­do su em­pe­ño en evi­tar la en­tra­da de per­so­nas aje­nas a los in­mue­bles. En las imá­ge­nes, ca­de­nas con can­da­dos in­ten­tan di­sua­dir a los oku­pas y tam­bién plan­chas de zinc en las puer­tas y ven­ta­nas de...

Avi­sos de los oku­pas. Al igual que los ve­ci­nos to­man me­di­das ta­pian­do puer­tas con blo­ques de hor­mi­gón y ce­men­to, los oku­pas, tam­bién se or­ga­ni­za­ron en su mo­men­to ha­cien­do pin­ta­das pa­ra in­for­mar de los in­mue­bles que tie­nen in­te­rés pa­ra ser ha­bi­ta­dos.

Las ce­rra­du­ras ya no sir­ven. Los ve­ci­nos di­cen que las ce­rra­du­ras de las puer­tas ya no sir­ven de mu­cho. Por eso re­cu­rren a los can­da­dos que, en al­gu­nos ca­sos, tam­bién fue­ron for­za­dos por quie­nes bus­can ca­sa gra­tis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.