¿Pue­do lle­var­me a ca­sa es­tas se­tas?

Los hon­gos son del due­ño del te­rreno don­de na­cen, pe­ro las co­mu­ni­da­des de mon­tes tie­nen cri­te­rios dis­tin­tos

La Voz de Galicia (Monforte) - Monforte local - - PROVINCIA - XO­SÉ MA­RÍA PALACIOS

Los co­mu­ne­ros de Lou­sa­da avi­san a la Guar­dia Ci­vil si al­guien de fue­ra en­tra en su te­rreno

Una ex­cur­sión oto­ñal por el bos­que pue­de te­ner co­mo re­sul­ta­do unas se­tas que se co­ci­na­rán en ca­sa. La con­duc­ta, ha­bi­tual en es­ta épo­ca del año en bas­tan­tes zo­nas de Ga­li­cia, ne­ce­si­ta va­rios ma­ti­ces im­por­tan­tes, y el pri­me­ro es que los pro­duc­tos del monte son del ti­tu­lar del monte. La Lei de Mon­tes de Ga­li­cia (ar­tícu­lo 84.1) re­co­ge que la ma­de­ra, la bio­ma­sa, los pas­tos, los apro­ve­cha­mien­tos ci­ne­gé­ti­cos, las se­tas, los fru­tos, los cor­chos, las re­si­nas, las plan­tas aro­má­ti­cas y me­di­ci­na­les o los pro­duc­tos apí­co­las son pro­pie­dad del due­ño del monte, que ade­más tie­ne de­re­cho a su apro­ve­cha­mien­to.

Si en al­gu­na zo­na de monte nos en­con­tra­mos con al­gún car­tel que aco­te la pro­pie­dad o avi­se a vi­si­tan­tes so­bre cier­tas prohi­bi­cio­nes, tam­po­co se po­drá ar­gu­men­tar va­cío le­gal pa­ra cri­ti­car­lo. La ci­ta­da ley es­ta­ble­ce (ar­tícu­lo 85) que los pro­pie­ta­rios de mon­tes tie­nen de­re­cho al aco­ta­mien­to de sus pro­pie­da­des y a la bús­que­da del me­jor apro­ve­cha­mien­to de los pro­duc­tos que pue­dan su­po­ner una fuen­te de ren­tas.

A ve­ces, sin em­bar­go, el apro­ve­cha­mien­to que se bus­ca es el dis­fru­te co­mún: por ejem­plo, las co­mu­ni­da­des de mon­tes son due­ñas de te­rre­nos don­de a me­nu­do abun­dan se­tas, pe­ro no to­das se com­por­tan igual a la ho­ra de res­trin­gir el ac­ce­so a sus fin­cas. No so­lo los co­mu­ne­ros sue­len re­co­ger hon­gos, sino que per­so­nas aje­nas a la so­cie­dad lo ha­cen tam- bién en al­gu­nas zo­nas sin que se les pon­ga im­pe­di­men­to.

Ha­ce ya años que la co­mu­ni­dad de mon­tes de La­bra­da (Aba­dín) co­lo­có car­te­les pa­ra ad­ver­tir de la prohi­bi­ción de re­co­ger se­tas en los te­rre­nos de su pro­pie­dad. La pre­si­den­ta, He­nar Román, afir­mó ayer que el cum­pli­mien­to de esa nor­ma era ca­da vez ma­yor, pe­ro tam­bién sub­ra­yó que el pro­ble­ma no con­sis­te so­la­men­te en que la gen­te se lle­ve a su ca­sa fru­tos que son de otros. Tam­bién sue­le ha­ber, di­jo, gen­te que las arran­ca mal, con lo que se aca­ba da­ñan­do la ri­que­za de años pos­te­rio­res.

En la co­mu­ni­dad de mon­tes de Lou­sa­da (Xer­ma­de), tam­bién se co­lo­ca­ron car­te­les con el mis­mo con­te­ni­do que en La­bra­da. Pe­se a ello se han da­do ca­sos de per­so­nas que no res­pe­ta­ban esas in­di­ca­cio­nes, aun­que en es­ta ca­so la di­rec­ti­va ha reac­cio­na­do con más con­tun­den­cia. El pre­si­den­te, Ro­ber­to Gar­cía, ma­ni­fes­tó ayer que ha­bía acon­se­ja­do a los co­mu­ne­ros avi­sar a la Guar­dia Ci­vil si veían que al­guien en­tra­ba en su te­rreno pa­ra co­ger se­tas. Ba­sán­do­se en lo que di­ce la Lei de Mon­tes so­bre la pro­pie­dad de las se­tas y de otros fru­tos, Gar­cía, que ade­más es al­cal­de de Xer­ma­de, se ex­pre­só de mo­do ro­tun­do so­bre la pos­tu­ra de la co­mu­ni­dad: «Eu non lle vou co­ller as pa­ta­cas a ni nin­guén», di­jo.

En otras zo­nas, en cam­bio, la abun­dan­cia de se­tas era ca­si un atrac­ti­vo pa­ra vi­si­tan­tes. Así ocu­rría, y ocu­rre aun­que en me­nor me­di­da, en Gui­ti­riz, en don­de la co­mu­ni­dad de mon­tes de La­gos­te­lle dis­po­ne de una am­plia su­per­fi­cie en la que no fal­ta la ri­que­za mi­co­ló­gi­ca. El pre­si­den­te, Fran­cis­co Ro­ca, man­tie­ne en es­te as­pec­to —ac­ce­dió ha­ce me­ses al car­go— la lí­nea de no po­ner tra­bas a los que lle­gan de fue­ra y re­co­gen se­tas. Ro­ca re­cor­dó ayer que gen­te de A Co­ru­ña so­lía acu­dir a Gui­ti­riz y dis­fru­tar de un pa­seo por el monte co­mo uno de los ali­cien­tes. Lo que sí es­tá dis­pues­ta a es­tu­diar la ac­tual di­rec­ti­va, di­jo Ro­ca, es la ma­ne­ra de ob­te­ner al­gún be­ne­fi­cio de esa ri­que­za.

Que va­ya gen­te a un lu­gar atraí­da por la abun­dan­cia mi­co­ló­gi­ca es al­go que tam­bién se da, por ejem­plo, en el ayun­ta­mien­to pas­to­ri­cen­se. El pre­si­den­te de la co­mu­ni­dad de mon­tes de A Pas­to­ri­za, Ra­món Goás, re­co­no­ció ayer que los más in­tere­sa­dos en las se­tas eran per­so­nas de fue­ra y que en el mu­ni­ci­pio se les pres­ta­ba po­ca aten­ción. La co­mu­ni­dad no tie­ne prohi­bi­ción al­gu­na en es­te asun­to.

En al­gu­nas par­tes don­de hay monte co­mu­nal no pa­re­cen ver­se fo­ras­te­ros: la pa­rro­quia gui­ti­ri­cen­se de As Ne­gra­das es una de ellas, co­mo ma­ni­fes­tó el pre­si­den­te de los co­mu­ne­ros, Ma­nuel Váz­quez. Lo que sue­le ocu­rrir, di­jo, es que los miem­bros de la co­mu­ni­dad va­yan a re­co­ger se­tas y se las lle­ven a su ca­sa.

En San Si­món da Cos­ta (Vi­lal­ba), tam­po­co hay re­gu­la­ción, co­mo ase­gu­ró la pre­si­den­ta de la co­mu­ni­dad de mon­tes, Ma­ría Jo­sé Oro­sa. En otra pa­rro­quia del mu­ni­ci­pio, Co­de­si­do, se des­car­ta esa me­di­da por­que se du­da de su efi­ca­cia: «Prohi­bir? Pa­ra que, se van ir igual?», se pre­gun­tó el pre­si­den­te de la co­mu­ni­dad, Ma­nuel Ro­drí­guez. Lo que sí se da en es­ta zo­na, co­mo en otras, es la cos­tum­bre de que los co­mu­ne­ros va­yan al bos­que y se lle­ven a sus ca­sas se­tas que han re­co­gi­do.

SU­SO PE­NA

Se­tas en monte co­mu­nal de La­gos­te­lle (Gui­ti­riz).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.