Un re­co­rri­do por Os Casares, tie­rra de oli­vos y bo­de­gas cen­te­na­rias

Una al­dea de Ri­bas de Sil con­ser­va no­ta­bles ves­ti­gios de su an­ti­guas ac­ti­vi­dad oli­va­re­ra y vi­ní­co­la

La Voz de Galicia (Monforte) - Monforte local - - PORTADA - CARLOS RUE­DA, FRAN­CIS­CO ALBO

A ori­llas del río Bi­bei, en el lí­mi­te del mu­ni­ci­pio de Ri­bas de Sil con la co­mar­ca de Tri­ves, se ha­lla la al­dea de Os Casares, que tie­ne una lar­ga tra­di­ción de cul­ti­vo de oli­va­res y ela­bo­ra­ción de acei­te. Es­ta ac­ti­vi­dad aún se man­tie­ne, aun­que sin la im­por­tan­cia de otros tiem­pos. La vi­ti­cul­tu­ra es otro de sus re­cur­sos tra­di­cio­na­les. Un mo­lino de acei­te aban­do­na­do y unas an­ti­guas bo­de­gas sub­te­rrá­neas son al­gu­nos de los tes­ti­mo­nios que que­dan hoy.

Enrique Díaz, ve­cino de Os Casares, po­see una de es­tas bo­de­gas, cons­trui­da ha­ce más de un si­glo por su abue­lo Ama­deo Gon­zá­lez. «O vi­ño bai­xá­ba­se pa­ra a ade­ga a fi­nais de abril e alí es­ta­ba o res­to do ano», ex­pli­ca. Tie­ne una lon­gi­tud de do­ce me­tros y un res­pi­ra­de­ro en el te­cho que que sa­le al ex­te­rior on­ce me­tros más arri­ba, de­bi­do a la fuer­te in­cli­na­ción del te­rreno. «Es­te ti­po de ven­ti­la­ción man­tén a ade­ga fres­ca e sen hu­mi­da­de», aña­de. En las pa­re­des la­te­ra­les hay unos hue­cos en los que se co­lo­ca­ban unas cu­bas pe­que­ñas lla­ma­das cu­be­ti­ños.

Otra bo­de­ga que se con­ser­va en la al­dea es la del tío Be­nigno. Jun­to a ella se reunían los mo­zos ca­da domingo pa­ra me­ren­dar y pro­bar el vino. Ha­ce unos trein­ta años se ce­le­bró la úl­ti­ma me­rien­da. «Es­ta­ban ta­mén as ade­gas do tío Pe­rei­ras e ou­tra máis, com­par­ti­da po­lo se­ñor Miguel e o se­ñor Ro­fón», se­ña­la Díaz. Hoy so­lo una de ellas se si­gue uti­li­zan­do pa­ra al­ma­ce­nar vino.

Tiem­po de mo­lien­da

Pa­ra ela­bo­rar acei­te, la lo­ca­li­dad so­lo con­ta­ba con un mo­lino, pro­pie­dad de la fa­mi­lia Bau­tis­ta. Ade­más de sus due­ños, se ser­vían de él los de­más ve­ci­nos de Os Casares y tam­bién los de la cer­ca­na al­dea de Pei­tes, que no te­nía mo­lino pro­pio. «Can­do os de Pei­tes vi­ñan fa­cer o acei­te — re­cuer­da Da­niel Rodríguez, otro ve­cino de Os Casares— sem­pre traían chou­ri­zos, ca­chu­cha, tou­ci­ño ou xa­món, e con­vi­da­ban ao en­car­ga­do do muí­ño». Si los que mo­lían eran ve­ci­nos de la pro­pia al­dea, in­vi­ta­ban al en­car­ga­do a co­mer en su ca­sa. Pa­ra co- brar por el uso del mo­lino se se­guía el sis­te­ma tra­di­cio­nal de la ma­quía. Pa­ra me­dir el acei­te se usa­ba una ca­na­da, un re­ci­pien­te con ca­pa­ci­dad pa­ra nue­ve cuar­ti­llos. Por ca­da ca­na­da, el mo­lino se que­da­ba con un cuar­ti­llo, que equi­va­lía a ca­si un li­tro.

Has­ta ha­ce unos cua­ren­ta años, Da­niel Rodríguez fue uno de los en­car­ga­dos de aten­der el mo­lino. En la épo­ca de re­co­gi­da de las acei­tu­nas y de ela­bo­ra­ción del acei­te tra­ba­ja­ba unas die­ci­ocho ho­ras al día. La jor­na­da em­pe­za­ba a las cua­tro de la ma­ña­na y aca­ba­ba a las diez de la noche. «Ha­bía días que aca­ba­ba de dei­tar­me pa­ra dur­mir e xa me vi­ñan cha­mar ou­tra vez pa­ra ir ao muí­ño», di­ce. «Fa­cía­se moi­to acei­te, ha­bía un ve­ci­ño que co­llía máis de trin­ta ces­tos de oli­vas e ca­da ces­to vi­ña le­van­do uns co­ren­ta qui­los de oli­vas», agre­ga. El fru­to se re­co­gía en los oli­va­res re­par­ti­dos por el con­torno, en lu­ga­res co­no­ci­dos co­mo Vi­to­rei­ra, A Pou­la, A So­brei­ra y O Oli­var.

«Cam­bio» o true­que

La ma­yo­ría de los ve­ci­nos uti­li­za­ban el acei­te pa­ra el au­to­con­su­mo, pe­ro los que pro­du­cían mu­cho lo em­plea­ban pa­ra lo que se lla­ma­ba «o cam­bio», es de­cir, pa­ra in­ter­cam­biar­lo con los los ve­ci­nos de las tie­rras al­tas de Cal­de­las por pro­duc­tos que en Os Casares es­ca­sea­ban: pa­ta­tas, car­ne de cer­do, pan, cen­teno... «Ta­mén ha­bía moi­tas figueiras e os fi­gos le­vá­ban­se ás fei­ras de Cas­tro Cal­de­las a ven­der ou a fa­cer ‘o cam­bio’», cuen­ta Rodríguez. «O mes­mo pa­sa­ba cos fu­sos pa­ra fiar a la, meu avó fa­cíaos a man con ma­dei­ra de ér­be­do e ha­bía un ve­ci­ño cha­ma­do Fe­de­ri­co que os fa­bri­ca­ba cun torno», aña­de. La cas­ta­ña tam­bién te­nía mu­cha im­por­tan­cia y ca­da ca­sa po­seía su pro­pio se­quei­ro.

En la al­dea aún se con­ser­va en buen es­ta­do un horno co­mu­nal. Se uti­li­za­ba por tur­nos, que se sor­tea­ban ca­da mes sa­can­do de una bol­sa tro­zos de pa­pel mar­ca­dos con nú­me­ros. Na­die que­ría ser el pri­me­ro, ya que el horno es­ta­ba frío y ca­len­tar­lo de nue­vo re­que­ría más can­ti­dad de le­ña.

En Os Casares, por otro la­do, ha­bía una cu­rio­sa tra­di­ción co­no­ci­da co­mo los cua­tro man­da­mien­tos. «Eran os man­da­men­tos da ai­xa­da, a fou­ce, a cor­da e o sa­co», ex­pli­ca Rodríguez. Las tie­rras de cul­ti­vo es­ta­ban en te­rreno de mu­cha pen­dien­te. «Ha­bía que ir cun­ha ai­xa­da pa­ra po­der pa­sar po­los ca­mi­ños, un­ha fou­ce pa­ra ro­zar o mon­te e as silvas, un­ha cor­da pa­ra atar e traer a bro­za e un sa­co pa­ra le­va­la aou ca­rre­lo», con­clu­ye el ve­cino.

FO­TOS: CARLOS RUE­DA

La al­dea de Os Casares es­tá cer­ca del lí­mi­te de Ri­bas de Sil con la co­mar­ca de Tri­ves.

Enrique Díaz en el in­te­rior de la bo­de­ga sub­te­rrá­nea cons­trui­da por su abue­lo ha­ce más de un si­glo

Da­niel Rodríguez, an­ti­guo en­car­ga­do del mo­lino de acei­te, con una ces­ta pa­ra trans­por­tar acei­tu­nas

En­tra­da de una de las bo­de­gas tí­pi­cas de la al­dea

En torno al pue­blo cre­cen nu­me­ro­sos oli­vos

La lo­ca­li­dad cuen­ta con una cu­rio­sa ca­pi­lla

Res­tos del úni­co mo­lino de acei­te de la lo­ca­li­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.