Los pra­dos de sie­ga del Lor na­cie­ron gra­cias a las mi­nas de oro ro­ma­nas

Una nue­va hi­pó­te­sis ha­ce re­plan­tear­se el ori­gen de un pai­sa­je tra­di­cio­nal de O Cou­rel

La Voz de Galicia (Monforte) - Monforte local - - TERRAS DE LEMOS - FRAN­CIS­CO ALBO

Los an­ti­guos pra­dos de sie­ga que se en­cuen­tran en di­ver­sos pun­tos de las már­ge­nes del Lor ocu­pan te­rre­nos que se for­ma­ron ar­ti­fi­cial­men­te gra­cias a las ex­plo­ta­cio­nes de mi­ne­ría au­rí­fe­ra de la épo­ca ro­ma­na. Es­ta hi­pó­te­sis fue pre­sen­ta­da por José Ma­nuel Blanco Ló­pez —in­ge­nie­ro de mon­tes del Es­ta­do y ve­cino de Fol­go­so do Cou­rel— en el sim­po­sio in­ter­na­cio­nal de la ar­queo­lo­gía del oro que se ce­le­bró es­ta se­ma­na en Lu­go. Los ar­queó­lo­gos que asis­tie­ron a es­te en­cuen­tro, se­gún ex­pli­ca Blanco, «con­si­de­ran to­tal­men­te ve­ro­sí­mil es­ta po­si­bi­li­da­de e pen­san que me­re­ce ser in­ves­ti­ga­da so­bre o te­rreo».

Se­gún apun­ta el in­ge­nie­ro, el des­cu­bri­mien­to se hi­zo a par­tir de un es­tu­dio so­bre los pra­dos tra­di­cio­na­les de sie­ga del cur­so al­to del Lor. «Eses pra­dos es­tán en te­rreos mean­dri­for­mes for­ma­dos por de­pó­si­tos alu­viais de gra­va e area que te­ñen un­ha pro­fun­di­da­de maior da que lles co­rres­pon­de­ría po­la súa si­tua­ción se se for­ma­sen de ma­nei­ra na­tu­ral», ex­pli­ca. «A mi­ña hi­pó­te­se é que esas acu­mu­la­cións de es­té­ri­les pro­ce­den das ex­plo­ta­cións au­rí­fe­ras e cons­ti­túen o subs­tra­to so­bre o que se for­ma­ron máis tar­de os pra­dos», aña­de.

De acuer­do con la teo­ría de Blanco, los ha­bi­tan­tes de la sie­rra de O Cou­rel em­pe­za­ron a uti­li­zar es­tas acu­mu­la­cio­nes ar­ti­fi­cia­les de se­di­men­to pa­ra crear pra­dos en al­gún mo­men­to his­tó­ri­co difícil de pre­ci­sar, cuan­do ya ha­bía ce­sa­do la ac­ti­vi­dad de las ex­plo­ta­cio­nes mi­ne­ras. «Os pra­dos non se for­ma­ron por si mes­mos, se­nón que os ve­ci­ños os pre­pa­ra­ron de for­ma de­li­be­ra­da aca­rre­tan­do e de­po­si­tan­do te­rras so­bre as acu­mu­la­cións de gra­va e area», se­ña­la. Los an­ti­guos ca­na­les mi­ne­ros, por otro la­do, se apro­ve­cha­ron pa­ra re­gar esos pra­dos. De es­ta for­ma —aña­de— se crea­ron unos eco­sis­te­mas se­mi­na­tu­ra­les que a la vez que fa­vo­re­cían la ac­ti­vi­dad ga­na­de­ra, re­for­za­ron la es­ta­bi­li­dad de las már­ge­nes del río fren­te a la ero­sión de la co­rrien­te.

Es­tu­dio de tres lu­ga­res

El es­tu­dio de Blanco se cen­tró so­bre tres pun­tos con­cre­tos, si­tua­dos en los lu­ga­res de Fe­rre­ría Ve­lla, Co­vas y Pon­ta­lor. El in­ge­nie­ro se­ña­la que en to­dos ellos os pra­dos de sie­ga se en­cuen­tran cer­ca de lu­ga­res en los que —se­gún to­dos los in­di­cios— se rea­li­za­ron cor­tes en las ro­cas pa­ra ex­plo­tar fi­lo­nes de oro y se abrie­ron ca­na­les mi­ne­ros. «Son só tres exem­plos, pe­ro no cur­so do Lor hai ou­tros lu­ga­res on­de pui­do su­ce­der o mes­mo», agre­ga. Una vez abier­ta es­ta nue­va lí­nea de in­ves­ti­ga­ción, a su jui­cio, aho­ra le co­rres­pon­de a los ar­queó­lo­gos, los his­to­ria­do­res y los geó­gra­fos pro­fun­di­zar en su es­tu­dio.

La zo­na de A Fe­rre­ría Ve­lla es uno de los lu­ga­res en los que, se­gún José Ma­nuel Blanco, las mi­nas ro­ma­nas for­ma­ron de­pó­si­tos de es­com­bros so­bre los que más tar­de se crea­ron de­li­be­ra­da­men­te pra­dos de sie­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.