Des­cu­bren una nue­va mi­na ro­ma­na cer­ca de Fi­guei­ri­do, en el mu­ni­ci­pio de Ri­bas de Sil

Des­cu­bren un an­ti­guo con­jun­to de ex­plo­ta­cio­nes que es­ta­ba sin ca­ta­lo­gar en las cer­ca­nías de la al­dea de Fi­guei­re­do

La Voz de Galicia (Monforte) - Monforte local - - PORTADA - FRAN­CIS­CO AL­BO

A la es­pe­ra de que la Unes­co de­ci­da acer­ca del re­co­no­ci­mien­to del pro­yec­ta­do geo­par­que Mon­ta­ñas do Cou­rel, el pa­tri­mo­nio mi­ne­ro de la co­mar­ca de Qui­ro­ga si­gue cre­cien­do con la apa­ri­ción nue­vos ele­men­tos que has­ta aho­ra es­tu­vie­ron ol­vi­da­dos. Una ex­plo­ta­ción au­rí­fe­ra a cie­lo abier­to de la épo­ca ro­ma­na que es­ta­ba sin ca­ta­lo­gar fue lo­ca­li­za­da re­cien­te­men­te por Car­los Rue­da, co­la­bo­ra­dor de La Voz, en un pa­ra­je del mu­ni­ci­pio de Ri­bas de Sil si­tua­do cer­ca de la al­dea de Fi­guei­re­do, en la pa­rro­quia de San Cris­to­vo de Pi­ñei­ra. Con­sis­te en tres gran­des so­ca­vo­nes abier­tos en una la­de­ra. El ma­yor de ellos es co­no­ci­do tra­di­cio­nal­men­te por los ve­ci­nos co­mo Bu­ra­to do Lo­bo.

Se­gún ex­pli­ca Rue­da, el des­cu­bri­mien­to se hi­zo al exa­mi­nar una se­rie de fo­to­gra­fías aé­reas y ma­pas del sis­te­ma de in­for­ma­ción geo­grá­fi­co de la Xun­ta. En es­tas imá­ge­nes pu­do dis­tin­guir tres hue­cos de gran ta­ma­ño en una la­de­ra si­tua­da en la mar­gen iz­quier­da del arroyo de Ce­ren­go, afluen­te del Sil. El ar­queó­lo­go Iván Ál­va­rez Me­ra­yo, con­sul­ta­do por Rue­da, se­ña­ló que esos hue­cos po­dían ser an­ti­guas ex­plo­ta­cio­nes mi­ne­ras.

Más tar­de, Rue­da vi­si­tó el lu­gar acom­pa­ña­do por Ma­nuel Cao, un pro­fe­sor ju­bi­la­do re­si­den­te en Ri­bas de Sil que en tiem­pos re­cien­tes lo­ca­li­zó cer­ca de la al­dea de Pei­tes otra mi­na ro­ma­na cu­yas gran­des di­men­sio­nes ha­bían pa­sa­do des­aper­ci­bi­das, aun­que su exis­ten­cia ya era co­no­ci­da. Pa­ra ac­ce­der al lu­gar si­guie­ron un an­ti­guo ca­mino co­no­ci­do co­mo Co­rral dos Bois —aho­ra con­ver­ti­do en cor­ta­fue­gos—, que has­ta ha­ce al­gu­nas dé­ca­das era uti­li­za­do por los ve­ci­nos de Fi­guei­re­do pa­ra lle­var ca­bras y ove­jas a pas­tar al mon­te.

Des­de es­te ca­mino, que pa­sa por en­ci­ma de la ex­plo­ta­ción mi­ne­ra, Rue­da y Cao con­si­guie­ron lle­gar a la par­te al­ta del so­ca­vón co­no­ci­do co­mo Bu­ra­to do Lo­bo. «O ac­ce­so é com­pli­ca­do por­que é un­ha zo­na moi em­pi­na­da e abrup­ta e o te­rreo es­tá cu­ber­to de pe­dras sol­tas», ex­pli­ca Rue- da. En es­te lu­gar pu­die­ron ob­ser­var que las pa­re­des ro­co­sas fue­ron cor­ta­das ar­ti­fi­cial­men­te, a gol­pe de pi­co, y que los mi­ne­ra­les pre­do­mi­nan­tes en ese punto son la cuar­ci­ta y la pi­za­rra, co­mo en otras ex­plo­ta­cio­nes mi­ne­ras ro­ma­nas si­tua­das en el en­torno del Sil.

Cer­ca de dos­cien­tos me­tros

Aun­que no pu­die­ron re­co­rrer el so­ca­vón prin­ci­pal —que es­tá cu­bier­to en gran par­te de ár­bo­les y ar­bus­tos—, Rue­da y Cao cal­cu­lan que pue­de te­ner unos dos­cien­tos me­tros de lon­gi­tud y unos cien me­tros de en­ver­ga­du­ra en su par­te más an­cha. En la zo­na su­pe­rior de la ex­ca­va­ción, las pa­re­des de ro­ca tie­nen unos trein­ta me­tros de al­tu­ra, que se pue­den re­du­cir a unos diez o do­ce en las áreas más ba­jas. Las otras dos ex­plo­ta­cio­nes si­tua­das en las cer­ca­nías del Bu­ra­to do Lo­bo — de un ta­ma­ño al­go me­nor— to­da­vía no han po­di­do ser exa­mi­na­das de cer­ca.

FO­TOS: CAR­LOS RUE­DA

Las pa­re­des ro­co­sas del so­ca­vón mi­ne­ro emer­gen en­tre la ve­ge­ta­ción de la la­de­ra.

Tres so­ca­vo­nes. En es­ta or­to­fo­to­gra­fía se in­di­ca la si­tua­ción de la mi­na del Bu­ra­to do Lo­bo —se­ña­la­da con el nú­me­ro 3— y de otras dos an­ti­guas ex­plo­ta­cio­nes ubi­ca­das en su en­torno in­me­dia­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.