EL IS­LAM DE LAS MU­JE­RES

SHERIN KHANKAN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - JANICE TUR­NER

Ha­bla­mos en Co­pen­ha­gue con la imán de la pri­me­ra mez­qui­ta de Eu­ro­pa com­pues­ta ín­te­gra­men­te por mu­je­res. Di­vor­cia­da, hi­ja de un ac­ti­vis­ta si­rio y de una fin­lan­de­sa, desafía con co­ra­je y ar­gu­men­tos teo­ló­gi­cos a quie­nes pre­ten­den im­po­ner una vi­sión úni­ca del is­lam. Por

El año pa­sa­do, el ma­ri­do de Sherin Khankan le dio un ul­ti­má­tum: o re­nun­cia­ba a se­guir sien­do la pri­me­ra mu­jer imán de Di­na­mar­ca o de­ja­ba de ser su es­po­sa. “Ha­brá san­gre de­rra­ma­da y se rom­pe­rán ma­tri­mo­nios cuan­do las mu­je­res se en­fren­ten a la do­mi­na­ción mas­cu­li­na –au­gu­ra Khankan en su li­bro Wo­men are the fu­tu­re of is­lam [Las mu­je­res son el fu­tu­ro del is­lam, aún sin tra­duc­ción al es­pa­ñol]–. Ese es el pre­cio del cam­bio. Lo sé por­que me ha ocu­rri­do a mí”. No es que su cón­yu­ge, Im­ran Sar­war, se opu­sie­ra a la crea­ción de la mez­qui­ta Ma­riam de Co­pen­ha­gue, don­de ella di­ri­ge la ora­ción de los vier­nes en una con­gre­ga­ción for­ma­da so­lo por mu­je­res (con ve­lo y sin él). Khankan in­sis­te en que lo que le preo­cu­pa­ba a su ma­ri­do era la se­gu­ri­dad de ella y de sus hi­jos. Cuan­do un pe­rio­dis­ta de Le Mon­de le pre­gun­tó con qué iba a com­ba­tir su es­po­sa la in­fluen­cia de los is­la­mis­tas ra­di­ca­les y de los is­la­mó­fo­bos, él les res­pon­dió: “Con valentía”. Pe­ro a él le asus­ta su co­ra­je, se­gún Khankan: “Creo que mu­chas per­so­nas apo­yan es­ta re­vo­lu­ción; so­lo que no quie­ren que es­té li­de­ra­da por una mu­jer”. En la en­tra­da —más bien des­lu­ci­da— de la mez­qui­ta Ma­riam, nin­gún car­tel in­di­ca su exis­ten­cia. Su se­de se en­cuen­tra en una ca­lle co­mer­cial de la ca­pi­tal da­ne­sa. Es una sa­la am­plia, sin mu­ros, acris­ta­la­da y pin­ta­da de blan­co, y no pa­re­ce ser el epi­cen­tro de una re­vo­lu­ción mun­dial. Pe­ro en mar­zo, Khankan, de 43 años, se reunió con el pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, pa­ra ini­ciar un “diá­lo­go de ci­vi­li­za­cio­nes”. Ma­cron con­si­de­ra que el “fe­mi­nis­mo is­lá­mi­co” de Khankan pue­de con­tri­buir a es­ta­ble­cer un tér­mino me­dio pro­gre­sis­ta en­tre la lai­ci­dad fran­ce­sa y los mu­sul­ma­nes con­ser­va­do­res que se sien­ten aje­nos a ella. “Le lle­vé mi li­bro de re­ga­lo, pe­ro me di­jo que ya lo ha­bía leí­do”, re­cuer­da Khankan. En ese li­bro, la imán ex­pli­ca su vi­sión de una fe mo­der­na, ama­ble y fle­xi­ble, ca­paz de ha­cer de puen­te en­tre la so­cie­dad oc­ci­den­tal y las en­se­ñan­zas or­to­do­xas del is­lam. En él no tie­nen ca­bi­da las rí­gi­das nor­mas so­bre lo que se con­si­de­ra ha­lal y ha­ram (per­mi­ti­do y prohi­bi­do), el uso de la pa­la­bra kug­gar (un tér­mino des­pec­ti­vo pa­ra los no cre­yen­tes) ni las in­ter­pre­ta­cio­nes co­rá­ni­cas al pie de la le­tra, em­plea­das pa­ra re­cor­tar los de­re­chos de la mu­jer (es­pe­cial­men­te el di­vor­cio sin res­tric­cio­nes) e im­po­ner for­mas re­ca­ta­das de ves­tir.

¿El re­ca­to se­gún quién?

“No de­be­mos usar las cos­tum­bres del si­glo IX co­mo re­fe­ren­cia pa­ra las cos­tum­bres del si­glo XXI”, es­cri­be. Khankan no se ajus­ta a la ima­gen que te­ne­mos de un imán. Usa ma­qui­lla­je y ro­pa oc­ci­den­tal. So­lo cu­bre su ca­be­za cuan­do di­ri­ge la ora­ción y sus ojos gran­des y ex­pre­si­vos le dan un ai­re eté­reo a su ros­tro. “Pa­ra mí, el hi­yab es una me­tá­fo­ra de la sin­ce­ri­dad –afir­ma–, así que yo ha­blo del hi­yab in­te­rior: el que con­for­man tu sin­ce­ri­dad y tu bon­dad. Soy cons­cien­te de que las mu­je­res tie­nen opi­nio­nes di­fe­ren­tes so­bre lo que sig­ni­fi­ca ser re­ca­ta­da. Es­ta es la mía”. En su en­sa­yo, en par­te memoria per­so­nal y en par­te ma­ni­fies­to, re­la­ta su ex­pe­rien­cia co­mo per­so­na que ha cre­ci­do en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te, en­tre el is­lam y el cris­tia­nis­mo. Su pa­dre era un ac­ti­vis­ta po­lí­ti­co si­rio que se opu­so a Ha­fez al As­sad —pa­dre del ac­tual pre­si­den­te— y hu­yó a Di­na­mar­ca en 1970; su ma­dre, de re­li­gión cris­tia­na, era una en­fer­me­ra fin­lan­de­sa que bus­ca­ba tra­ba­jo en Co­pen­ha­gue. Jun­tos man­te­nían un res­tau­ran­te de co­ci­na si­ria. Khankan, bau­ti­za­da co­mo Ann Ch­ris­ti­ne, fue edu­ca­da en am­bas re­li­gio­nes y dis­fru­tó de una in­fan­cia tran­qui­la. Pe­ro, al vi­si­tar Da­mas­co por pri­me­ra vez cuan­do era ado­les­cen­te, sus an­te­ce­den­tes y fa­mi­lia­res si­rios ad­qui­rie­ron un pa­pel re­le­van­te en su vi­da. Allí tu­vo la opor­tu­ni­dad de co­no­cer el su­fis­mo, apren­dió ára­be, se que­dó pa­ra es­tu­diar y, con 19 años, de­jó su nom­bre cris­tiano.

Sin em­bar­go, siem­pre se ha sen­ti­do in­có­mo­da con la es­truc­tu­ra pa­triar­cal de la mez­qui­ta. Les pre­gun­tó a mu­je­res su­fíes si se ima­gi­na­ban a sí mis­mas di­ri­gien­do la ora­ción: le res­pon­die­ron que no. “Han in­terio­ri­za­do la idea de que los hom­bres de­ben do­mi­nar a las mu­je­res”, afir­ma. Al re­gre­sar a Di­na­mar­ca en 2001, par­ti­ci­pó en la fun­da­ción del Fo­ro de Mu­sul­ma­nes Crí­ti­cos, un círcu­lo in­te­lec­tual que abo­ga­ba por la re­for­ma de su re­li­gión. Ella te­nía el con­ven­ci­mien­to de que la ma­yo­ría de los mu­sul­ma­nes es­ta­ban atra­pa­dos en­tre la de­re­cha xe­nó­fo­ba, que los re­pre­sen­ta­ba co­mo mi­só­gi­nos y pri­mi­ti­vos, y los is­la­mis­tas que re­cha­za­ban la de­mo­cra­cia en fa­vor de una teo­cra­cia. En­ton­ces pen­só que una mez­qui­ta fe­me­ni­na ser­vi­ría pa­ra con­tra­rres­tar am­bos ex­tre­mis­mos y di­fun­dir una in­ter­pre­ta­ción fe­mi­nis­ta del Co­rán. En tér­mi­nos teo­ló­gi­cos, no hay nin­gún mo­ti­vo por el que una mu­jer no pue­da ser imán: una de las es­po­sas de Maho­ma di­ri­gía la ora­ción, y ha ha­bi­do mu­je­res ima­nes en Chi­na des­de el si­glo XIX. La idea ini­cial de Khankan era pre­sen­tar­se co­mo kha­ti­bah o lec­to­ra. Al prin­ci­pio no se lo di­jo ni a su pa­dre. Un pa­rien­te de Si­ria, que ha­bía es­cu­cha­do en in­ter­net un khut­bah o ser­món pro­nun­cia­do por ella, le en­vió a es­te un men­sa­je pa­ra pre­gun­tar­le si Sherin se ha­bía con­ver­ti­do en una imán. El pro­ge­ni­tor es­ta­ba es­pan­ta­do y le ro­gó que die­ra mar­cha atrás. Pe­ro esa des­apro­ba­ción pa­ren­tal ha si­do com­pen­sa­da por la gra­ti­tud que han ex­pre­sa­do las mu­je­res mu­sul­ma­nas a Khankan. “Me di­cen: “Lle­vá­ba­mos mu­cho tiem­po bus­can­do un ho­gar y aho­ra he­mos en­con­tra­do nues­tro si­tio”. Y, lo que es más im­por­tan­te, Khankan pue­de com­ba­tir el is­lam pa­triar­cal que arrui­na la vi­da a las mu­je­res, a las que, in­clu­so des­pués de ob­te­ner un di­vor­cio ba­jo la le­gis­la­ción ci­vil, la ma­yo­ría de los ima­nes les de­ne­ga­ban la ab­so­lu­ción. “La mu­jer musulmana tie­ne de­re­cho a di­vor­ciar­se –afir­ma Khankan–. Es al­go bá­si­co. Pe­ro los lí­de­res mas­cu­li­nos, los ima­nes y muf­tíes de to­do el mun­do les han qui­ta­do ese de­re­cho”. El pri­mer ca­so de di­vor­cio que afron­tó co­mo imán fue el de una mu­jer cu­yo ma­ri­do la gol­pea­ba, a ella y a sus hi­jos, con tan­ta vio­len­cia que fue en­car­ce­la­do du­ran­te sie­te años. Pe­ro do­ce­nas de ima­nes da­ne­ses le ha­bían de­ne­ga­do el di­vor­cio. En la creen­cia de que su nue­va mez­qui­ta no te­nía la au­to­ri­dad su­fi­cien­te, Khankan ape­ló a un con­se­jo de la sha­ría de Lon­dres, que aca­bó apro­ban­do la di­so­lu­ción de ese ma­tri­mo­nio.

Di­vor­cios sin ex­cep­cio­nes

Al re­cor­dar­le que mu­chas fe­mi­nis­tas mu­sul­ma­nas del Reino Uni­do lu­chan pa­ra po­ner fin a los tri­bu­na­les is­lá­mi­cos, que en su opi­nión vul­ne­ran la igual­dad an­te la ley, Khankan di­ce ser cons­cien­te de ello. “Sí, lo sé. Soy muy am­bi­va­len­te, por­que por un la­do creo ex­clu­si­va­men­te en la le­gis­la­ción da­ne­sa y en un es­ta­do se­cu­lar que ga­ran­ti­ce los mis­mos de­re­chos a to­do el mun­do. Creo que esa es la me­jor for­ma de ser­vir a la Hu­ma­ni­dad. Pe­ro no po­de­mos ne­gar la exis­ten­cia de mu­je­res atra­pa­das en ma­tri­mo­nios is­lá­mi­cos re­li­gio­sos”. Aho­ra ella es la que con­ce­de los di­vor­cios, sin ex­cep­cio­nes. Su ob­je­ti­vo es cam­biar el con­tra­to ma­tri­mo­nial que ri­ge en el is­lam, de ma­ne­ra que una unión re­li­gio­sa se di­suel­va au­to­má­ti­ca­men­te en el mo­men­to en que se con­ce­da la di­so- lu­ción ci­vil de la pa­re­ja. Tam­bién ce­le­bra ma­tri­mo­nios in­ter­re­li­gio­sos. Su pri­me­ra pa­re­ja ca­sa­da es­ta­ba for­ma­da por un hom­bre cris­tiano y una mu­jer musulmana de ori­gen pa­quis­ta­ní. Am­bos eran de na­cio­na­li­dad sue­ca y ha­bían si­do re­cha­za­dos por 96 ima­nes de to­da Eu­ro­pa. Esa in­tran­si­gen­cia, es­cri­be Khankan, su­po­ne una ba­rre­ra pa­ra los mu­sul­ma­nes que se sien­ten có­mo­dos en Oc­ci­den­te. “Oyes a los pa­dres de­cir: “Edu­ca­mos bien a nues­tros hi­jos, pa­ra que no se enamo­ren de al­guien no mu­sul­mán”. La imán in­te­rrum­pe la con­ver­sa­ción pa­ra de­cir que tie­ne que re­co­ger a sus ni­ños de la es­cue­la. Con­du­ci­mos has­ta la cam­pi­ña da­ne­sa pa­ra re­co­ger a su hi­ja pe­que­ña, Ha­li­ma, de un club de ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res. En ca­sa, su hi­jo Sa­lahed­din la es­pe­ra con dos ami­gos. Vi­ven en un apar­ta­men­to que for­ma par­te de una an­ti­gua ca­sa de cam­po. Las ven­ta­nas es­tán abier­tas de par en par al jar­dín co­mu­ni­ta­rio, don­de jue­gan jun­tos to­dos los ni­ños. Es un es­ti­lo de vi­da re­la­ja­do. Pien­so en los te­mo­res que ex­pre­sa­ba el ma­ri­do de Khankan, mé­di­co de pro­fe­sión, acer­ca de la con­di­ción de su mu­jer co­mo per­so­na­je pú­bli­co re­le­van­te. “La re­sis­ten­cia ex­ter­na que he te­ni­do que afron­tar pa­ra con­ver­tir­me en imán no es na­da com­pa­ra­do con la opo­si­ción que he te­ni­do en ca­sa –re­fle­xio­na ella–. Aun­que mi ex­ma­ri­do es ma­ra­vi­llo­so y muy pro­gre­sis­ta —¡me eli­gió a mí!—, cuan­do las per­so­nas tie­nen hi­jos re­gre­san a los pa­tro­nes que han vi­vi­do en su in­fan­cia. Creo que las per­so­nas son com­ple­jas, así que pue­des ser con­ser­va­do­ra y pro­gre­sis­ta al mis­mo tiem­po. Es un con­flic­to in­terno”, re­co­no­ce. ¿Tie­ne su ex­ma­ri­do mo­ti­vos pa­ra preo­cu­par­se por la se­gu­ri­dad de ella? En Di­na­mar­ca, es­ta mu­jer es una fi­gu­ra pro­mi­nen­te en asun­tos del is­lam, y co­mo mo­de­ra­da sue­le re­ci­bir co­men­ta­rios des­pec­ti­vos de am­bas par­tes. Le pre­gun­to có­mo la ven los ima­nes mas­cu­li­nos. “So­bre to­do, des­de el si­len­cio”, res­pon­de. No se ima­gi­na, sin

“CREO QUE MU­CHAS PER­SO­NAS APO­YAN ES­TA RE­VO­LU­CIÓN; SO­LO QUE NO QUIE­REN QUE ES­TÉ LI­DE­RA­DA POR UNA MU­JER”.

em­bar­go, ser ob­je­to de una fe­tua [decreto is­lá­mi­co]. La mez­qui­ta Ma­riam va su­man­do apo­yos po­co a po­co. Sherin es cons­cien­te de que, co­mo imán, es­tá ex­pues­ta al jui­cio de los de­más. Ha cam­bia­do su bi­qui­ni por un bur­qui­ni de con­fec­ción ca­se­ra. Tam­po­co ofi­cia bo­das en­tre per­so­nas ho­mo­se­xua­les, aun­que sí ha he­cho de­cla­ra­cio­nes de apo­yo a los mu­sul­ma­nes gays. “Soy cons­cien­te de que, si que­mo to­dos los puen­tes a mi pa­so, no pue­do ha­cer de cons­truc­to­ra de puen­tes. Y aho­ra nos en­con­tra­mos in­mer­sas en una lucha por los de­re­chos de la mu­jer”. Di­na­mar­ca po­dría su­mar­se pró­xi­ma­men­te a la prohi­bi­ción del bur­ka vi­gen­te en Fran­cia y en Bél­gi­ca. Khankan se opo­ne a lo que con­si­de­ra una cri­mi­na­li­za­ción de un gru­po muy re­du­ci­do de su país —qui­zás 200 mu­je­res— que ya es­tán ais­la­das. Es me­jor, afir­ma, afron­tar el con­trol so­cial re­li­gio­so que se ejer­ce so­bre ellas. Sin em­bar­go, sí se opo­ne a que las ni­ñas lle­ven hi­yab en la es­cue­la. “Creo que el hi­yab es una de­ci­sión que co­rres­pon­de a las mu­je­res adul­tas”. Sus hi­jas, in­sis­te, se­gui­rán el ca­mino que ellas eli­jan. Co­mo in­te­gran­te del Par­ti­do So­cia­lli­be­ral da­nés, Khankan lla­mó la aten­ción al opo­ner­se a una mo­ción en el Con­gre­so, re­dac­ta­da tras la la­pi­da­ción de una mu­jer ni­ge­ria­na y en la que se pe­día inequí­vo­ca­men­te la abo­li­ción de la sha­ría. Ella ar­gu­men­tó que la sha­ría es­tá ma­lin­ter­pre­ta­da. A su jui­cio, vie­ne a ser un sis­te­ma de prin­ci­pios ge­ne­ra­les so­bre la ora­ción y la li­mos­na, y esa con­de­na sin pa­lia­ti­vos era co­mo con­de­nar los 10 man­da­mien­tos; por eso vo­tó en con­tra.

Fue­go ami­go

Pe­ro esa de­ci­sión ha si­do usa­da en su con­tra: la imán ha de­man­da­do por di­fa­ma­ción a va­rios par­la­men­ta­rios da­ne­ses que la lla­ma­ron ex­tre­mis­ta is­lá­mi­ca. Uno de ellos, Na­ser Kha­der, un po­lí­ti­co mu­sul­mán con­ser­va­dor que cree en la lla­ma­da “asi­mi­la­ción cul­tu­ral”, fue no­vio de Khankan y la ha ame­na­za­do con pu­bli­car fo­to­gra­fías to­ma­das du­ran­te su re­la­ción. Aun­que nin­gu­na de ellas se ins­cri­be en la ca­te­go­ría de “porno ven­ga­ti­vo”, bas­ta­rían pa­ra mi­nar la ima­gen pú­bli­ca de una imán. “Creo que los in­to­le­ran­tes ven a los mu­sul­ma­nes pro­gre­sis­tas co­mo una ame­na­za ma­yor que los pro­pios is­la­mis­tas, por­que no­so­tros sí po­de­mos cam­biar el re­la­to del is­lam en Eu­ro­pa”. ¿Cree ella que pre­fe­ri­rían a una mu­jer con bur­ka, pa­ra ali­men­tar su dis­cur­so de la “gue­rra de ci­vi­li­za­cio­nes”? “Sí. Es una de mis teo­rías”. El ca­so de las vi­ñe­tas so­bre Maho­ma, pu­bli­ca­das en 2005 en el dia­rio Jy­lland­sPos­ten, su­pu­so pa­ra ella es­ta­ble­cer “un pos­tu­la­do tur­bio”: que los mu­sul­ma­nes da­ne­ses so­lo es­ta­ban in­te­gra­dos en Di­na­mar­ca si acep­ta­ban esa bur­la. En su li­bro, lo ex­pli­ca así: “Ha­bría que usar la li­ber­tad de ex­pre­sión con más de­li­ca­de­za. ¿Dón­de es­tá el diá­lo­go que el ca­ri­ca­tu­ris­ta di­ce pro­po­ner?”. Pa­ra ella, un es­ta­do se­cu­lar no ne­ce­si­ta po­ner a prue­ba a sus ciu­da­da­nos de for­ma alea­to­ria y ab­sur­da por­que so­lo cau­sa más di­vi­sión y ra­di­ca­li­za­ción de uno u otro la­do. En­tre me­dias, re­ci­bien­do gol­pes des­de to­das par­tes e in­ten­tan­do re­con­ci­liar la fe y el fe­mi­nis­mo, se en­cuen­tra es­ta mu­jer de ace­ro que osa lla­mar­se a sí mis­ma imán.

“LOS IN­TO­LE­RAN­TES VEN A LOS MU­SUL­MA­NES PRO­GRE­SIS­TAS CO­MO UNA AME­NA­ZA POR­QUE PO­DE­MOS CAM­BIAR EL RE­LA­TO”.

La imán Sherin Khankan (43), en la mez­qui­ta Ma­riam de Co­pen­ha­gue.

Con el pre­si­den­te fran­cés En­ma­nuel Ma­cron, que ve en ella un puen­te po­si­ble en­tre la Fran­cia lai­ca y la co­mu­ni­dad musulmana más or­to­do­xa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.