No­zar y Re­yal, otros gi­gan­tes del la­dri­llo que si­guen en­fan­ga­dos en los juz­ga­dos

La Voz de Galicia (Monforte) - - A FONDO -

Mar­tin­sa-Fa­de­sa no es la úni­ca de las gran­des pro­mo­to­ras de la épo­ca de la bur­bu­ja que si­gue pe­nan­do en los juz­ga­dos diez años des­pués del crac in­mo­bi­lia­rio. Otros gi­gan­tes del sec­tor tam­po­co han con­se­gui­do le­van­tar ca­be­za pe­se a la in­ci­pien­te re­cu­pe­ra­ción del mer­ca­do de la vi­vien­da.

Es el ca­so, por ejem­plo, de No­zar, in­mer­sa en lo que al­gu­nos ya han de­no­mi­na­do el con­cur­so in­ter­mi­na­ble. El gru­po con­tro­la­do por la familia No­za­le­da lle­va ca­si un de­ce­nio, des­de el 2009, ba­ta­llan­do en los juz­ga­dos pa­ra evi­tar su li­qui­da­ción, en un pro­ce­so que ha da­do ya tan­tos gi­ros que es di­fí­cil ubi­car­se. Va­rios cam­bios de ad­mi­nis­tra­do­res con­cur­sa­les, con­ve­nios que no pros­pe­ra­ron y has­ta re­cur­sos al Su­pre­mo si­tua­ron el pro­ce­so en una suerte de lim­bo pro­ce­sal del que no aca­ba de sa­lir, lo que ha lle­va­do a al­gún acree­dor, co­mo la Sa­reb, a per­so­nar­se en la cau­sa pa­ra re­cla­mar que se dé un im­pul­so al pro­ce­so. Y es que en es­tos diez años a Mar­tin­sa le dio tiem­po a pac­tar un con­ve­nio con sus acree­do­res, sa­lir del con­cur­so, in­cum­plir el plan de pa­gos y en­trar en un pro­ce­so de li­qui­da­ción que ya está bas­tan­te avan­za­do.

En li­qui­da­ción se en­cuen­tra tam­bién Re­yal Ur­bis, que en sep­tiem­bre ini­ció el des­gua­ce de la com­pa­ñía, pro­ta­go­nis­ta de la se­gun­da ma­yor quie­bra de Es­pa­ña, con una deu­da que su­pe­ra­ba los 4.600 mi­llo­nes.

In­sol­ven­cias que han cau­sa­do un que­bran­to al Es­ta­do, por las deu­das que tan­to Mar­tin­sa co­mo Re­yal man­te­nían con la Sa­reb (he­re­da­das de los ban­cos na­cio­na­li­za­dos) y con la Agen­cia Tri­bu­ta­ria. En ese sen­ti­do, el úl­ti­mo lis­ta­do de gran­des mo­ro­sos con el fis­co vol­vía a es­tar li­de­ra­do por los an­ti­guos gi­gan­tes del la­dri­llo. A la ca­be­za, Re­yal, con una deu­da de 361,5 mi­llo­nes, por los 197,6 de No­zar y los 50 de Mar­tin­sa.

Los nue­vos re­yes

Mien­tras la es­tre­lla de las gran­des pro­mo­to­ras se apa­ga en los juz­ga­dos, el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio es­pa­ñol ya ha en­tro­ni­za­do a los nue­vos re­yes del sec­tor, que aho­ra ma­ne­jan las so­ci­mis (so­cie­da­des co­ti­za­das de in­ver­sión en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio, cen­tra­das en el mer­ca­do del al­qui­ler) y los fon­dos bui­tre, que gra­cias a los ac­ti­vos ad­qui­ri­dos du­ran­te la cri­sis ya son la se­gun­da ma­yor in­mo­bi­lia­ria del país, tras la Sa­reb.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.