Mar­tin­sa afron­ta la úl­ti­ma fa­se de la li­qui­da­ción diez años des­pués del crac

Arran­ca la subas­ta de ac­ti­vos pa­ra sal­dar la deu­da or­di­na­ria, que su­pera los 5.000 mi­llo­nes

La Voz de Galicia (Monforte) - - A FONDO - GABRIEL LE­MOS

Fue nues­tro par­ti­cu­lar Leh­man Brot­hers. A otra es­ca­la, cla­ro. Pe­ro la caí­da de Mar­tin­sa-Fa­de­sa el 14 de ju­lio del 2008, el día en que el gi­gan­te es­pa­ñol del la­dri­llo de­cla­ró la ma­yor sus­pen­sión de pa­gos de la historia —con una deu­da que en­ton­ces se cal­cu­la­ba en 5.100 mi­llo­nes de eu­ros pe­ro que lue­go re­sul­tó mu­cho ma­yor, de ca­si 7.800—, es­ce­ni­fi­có el pin­cha­zo de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria en Es­pa­ña y el ini­cio de una cri­sis que aca­ba­ría lle­ván­do­se por de­lan­te tres mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo.

Diez años des­pués de aquel mo­men­to, la si­tua­ción se ha en­de­re­za­do: la eco­no­mía ha vuel­to a la sen­da del cre­ci­mien­to (por en­ci­ma del 3 % anual), el em­pleo se re­cu­pe­ra (aun­que to­da­vía no se ha al­can­za­do al ni­vel de ocu­pa­ción pre­vio a la cri­sis) y has­ta en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio ya no se ha­bla de bro­tes ver­des, sino de una nor­ma­li­za­ción del mer­ca­do, con un in­cre­men­to sos­te­ni­do de las com­pra­ven­tas de vi­vien­da y un re­pun­te de los pre­cios. Ha da­do tiem­po, in­clu­so, a ge­ne­rar una in­ci­pien­te bur­bu­ja, es­ta vez en el mer­ca­do del al­qui­ler. Pe­ro lo que no ha me­jo­ra­do es la si­tua­ción de las gran­des pro­mo­to­ras de la épo­ca del bum in­mo­bi­lia­rio, que si­guen en­fan­ga­das en los juz­ga­dos, in­ca­pa­ces de ha­cer fren­te a la lo­sa de deu­da acu­mu­la­da en los años de ex­pan­sión des­con­tro­la­da.

Es el ca­so de Mar­tin­sa-Fa­de­sa, que con­si­guió sa­lir del con­cur­so, pe­ro el mo­men­to en el que lo hi­zo, en el 2011, en ple­na cri­sis, con el mer­ca­do de la vi­vien­da to­tal­men­te pa­ra­li­za­do, le hi­zo im­po­si­ble cum­plir los acuer­dos a los que ha­bía lle­ga­do con sus acree­do­res pa­ra ir sal­dan­do sus deu­das. An­te la ne­ga­ti­va de la ban­ca a re­ne­go­ciar el plan de pa­gos, la em­pre­sa pre­si­di­da por Fer­nan­do Mar­tín aca­bó so­li­ci­tan­do la li­qui­da­ción en mar­zo del 2015.

Más de tres años des­pués, el pro­ce­so si­gue en mar­cha, su­peran­do el ho­ri­zon­te tem­po­ral que se ha­bían fi­ja­do los ad­mi­nis­tra­do­res de­sig­na­dos por el juz­ga­do (los mis­mos que ha­bían lle­va­do el con­cur­so: la abo­ga­da An­to­nia Mag­da­leno, el economista An­to­nio Mo­reno y el so­cio res­pon­sa­ble de re­es­truc­tu­ra­cio­nes de KPMG, Ángel Mar­tín), que ini­cial­men­te se plan­tea­ban te­ner to­do lis­to a fi­na­les del año pa­sa­do.

Pe­ro el vo­lu­men de ac­ti­vos que hay que ven­der pa­ra sal­dar la deu­da (al­re­de­dor de diez mil, 450 de ellos en Galicia) y la necesidad de ha­cer­lo a un pre­cio ra­zo­na­ble, pa­ra pa­gar la ma­yor can­ti­dad po­si­ble, acon­se­ja­ba am­pliar los pla­zos pa­ra no inun­dar el mer­ca­do y pro­vo­car una abrup­ta caí­da de pre­cios.

Tras las dos pri­me­ras fa­ses del pro­ce­so, en las que se subas­ta­ron bie­nes pa­ra aten­der los cré­di­tos con privilegio (que es­tán prác­ti­ca­men­te sal­da­dos), la li­qui­da­ción de Mar­tin­sa ha abier­to su ter­cer ca­pí­tu­lo, en el que se bus­ca sa­tis­fa­cer los más de 5.000 mi­llo­nes en cré­di­tos or­di­na­rios que adeu­da la com­pa­ñía. Lo ha­ce a tra­vés de un sis­te­ma no­ve­do­so en Es­pa­ña, que fun­cio­na co­mo una suerte de da­ción en pa­go. For­mal­men­te, es una subas­ta, que se or­ga­ni­za en la pro­pia web de la li­qui­da­ción de la com­pa­ñía (mar­tin­sa­fa­de­sa­li­qui­da­cion.es). Pe­ro a ella, ade­más de ter­ce­ros que pre­sen­tan ofer­tas en me­tá­li­co, acu­den tam­bién acree­do­res que pue­den pu­jar con la deu­da re­co­no­ci­da en el pro­ce­so. De es­ta for­ma, de­fien­den quie­nes di­se­ña­ron el sis­te­ma, no hay una ven­ta ma­si­va que inun­de el mer­ca­do, lo que per­mi­te ma­xi­mi­zar el re­torno —a lo que tam­bién con­tri­bu­ye la ce­le­bra­ción de una ron­da de me­jo­ra, tras el cie­rre de la pu­ja ini­cial, que aca­ba­rá el pró­xi­mo día 26 y que ha des­per­ta­do mu­cho in­te­rés, con más de 44.000 vi­si­tas a las fi­chas de los ac­ti­vos— y se da a los acree­do­res (en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, pe­ro tam­bién otros ac­to­res del sec­tor que en los úl­ti­mos años han ido com­pran­do a la ban­ca sus po­si­cio­nes en Mar­tin­sa) más tiem­po pa­ra que pue­dan rea­li­zar esos ac­ti­vos que se ad­ju­di­can. Así po­drán sa­car­les más ren­di­mien­to en el fu­tu­ro, cuan­do el mer­ca­do es­té más ma­du­ro o los pue­dan in­te­grar en otros desa­rro­llos.

Si­guien­tes pa­sos

Los ac­ti­vos que aho­ra no se sa­can a subas­ta (se re­ser­van más de dos­cien­tos y ca­da uno de ellos pue­de cons­tar de va­rios in­mue­bles) y los que no se ad­ju­di­quen se re­ser­va­rán pa­ra la úl­ti­ma fa­se del pro­ce­so, que po­dría co­men­zar en enero y en la que se aten­de­rán los úl­ti­mos fle­cos, ce­dién­do­los en lo­tes a los acree­do­res a los que aún no se ha­ya re­sar­ci­do. Otra par­te los ven­de­rán di­rec­ta­men­te los ad­mi­nis­tra­do­res ju­di­cia­les, pa­ra pa­gar otras deu­das pen­dien­tes que, por ra­zo­nes de im­por­te o de ac­ti­vi­dad del acree­dor (por ejem­plo, los im­por­tes adeu­da­dos a pro­fe­sio­na­les de la cons­truc­ción, co­mo fon­ta­ne­ros o elec­tri­cis­tas) no se pue­den sal­dar con la en­tre­ga de un in­mue­ble o un so­lar.

En cuan­to a los tiem­pos, en la ad­mi­nis­tra­ción con­cur­sal es­ti­man que a fi­na­les del año que vie­ne po­dría es­tar re­suel­to to­do el pro­ce­so de re­so­lu­ción de los ac­ti­vos en Es­pa­ña (la li­qui­da­ción in­clu­ye tam­bién la ges­tión de las fi­lia­les en el ex­tran­je­ro), pe­ro ha­bría que con­tar con un tiem­po ex­tra pa­ra ma­ne­jar to­do el pro­ce­so bu­ro­crá­ti­co de re­gis­trar los bie­nes a nom­bre del nue­vo pro­pie­ta­rio, lo que po­dría de­mo­rar los trá­mi­tes has­ta el 2020. Un pla­zo que los in­vo­lu­cra­dos con­si­de­ran me­ri­to­rio te­nien­do en cuen­ta la mag­ni­tud del pro­ce­so.

VÍTOR MEJUTO

Cer­ca de un 4 % de los ac­ti­vos de la li­qui­da­ción de Mar­tin­sa-Fa­de­sa se ubi­can en Galicia, prin­ci­pal­men­te en Cos­ta Mi­ño y O Pino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.