El AVE a Galicia, una cues­tión de Es­ta­do

La Voz de Galicia (Monforte) - - GALICIA - JUAN CAPEÁNS

El pró­xi­mo año Ren­fe va a ce­le­brar las bo­das de pla­ta de una fan­tás­ti­ca ini­cia­ti­va: el com­pro­mi­so vo­lun­ta­rio de pun­tua­li­dad. Ha­brá mu­chos usua­rios que to­da­vía lo des­co­noz­can, pe­ro a los dos años de la pues­ta en mar­cha del co­rre­dor de al­tas pres­ta­cio­nes en­tre Ma­drid y Se­vi­lla el ope­ra­dor fe­rro­via­rio se atre­vió a lan­zar una agre­si­va política de com­pen­sa­cio­nes por re­tra­sos, que em­pe­zó por las co­ne­xio­nes de al­ta ve­lo­ci­dad y que fue am­plian­do al res­to de los tre­nes, con una au­to­exi­gen­cia que su­pera con cre­ces otras vías de re­cla­ma­ción or­di­na­rias. Si el AVE lle­ga 15 mi­nu­tos tar­de, te de­vuel­ven la mi­tad del bi­lle­te. Si la de­mo­ra al­can­za la me­dia ho­ra, el via­je es gra­tui­to. Así de fá­cil y jus­to.

Coin­ci­dien­do con es­te fe­liz aniver­sa­rio, na­da me­nos que cin­co lus­tros des­pués, el AVE lle­ga­rá a Galicia. En prue­bas o a to­da má­qui­na, ya da igual pe­lear por unas se­ma­nas arri­ba o aba­jo. Lo no­ta­ble y preo­cu­pan­te es que al Mi­nis­te­rio de Fo­men­to y al ADIF se les po­dría impu­tar un re­tra­so de al me­nos nue­ve años, se­gún las pri­me­ras es­ti­ma­cio­nes que hi­cie­ron Az­nar y Álvarez-Cas­cos en el 2003. Des­pués de esa vi­nie­ron otras to­ma­du­ras de pe­lo, pri­me­ro de los mi­nis­tros so­cia­lis­tas y des­pués por par­te de Ana Pas­tor, con la que lle­ga­ron a blo­quear­se 17 con­tra­tos clave pa­ra fi­na­li­zar la obra con la dé­bil dis­cul­pa de que el Go­bierno es­ta­ba im­pe­di­do por el «no es no» de Pe­dro Sán­chez (2016).

A la pre­si­den­ta del Con­gre­so, en cam­bio, hay que atri­buir­le tam­bién la de­ci­sión más im­pac­tan­te que ha to­ma­do con res­pec­to a la al­ta ve­lo­ci­dad, que no fue otra que car­gar­se sin con­tem­pla­cio­nes a Javier Ga­lle­go, di­rec­tor ge­ne­ral del ADIF en­tre el 2014 y el 2016, que es­ta­ba en­fren­ta­do in­com­pren­si­ble­men­te con to­das las cons­truc­to­ras y, sin du­da, era el prin­ci­pal res­pon­sa­ble en la som­bra de que en es­tos mo­men­tos no es­te­mos via­jan­do ya en un tren rá­pi­do a Ma­drid.

Cam­bio de agu­jas

Pas­tor sus­ti­tu­yó a Ga­lle­go por una ga­lle­ga, la in­ge­nie­ra lu­cen­se Isa­bel Par­do de Ve­ra, que la ha­bía de­ja­do en­tu­sias­ma­da con sus só­li­das in­ter­ven­cio­nes téc­ni­cas en las reunio­nes en las que el an­te­rior res­pon­sa­ble del ad­mi­nis­tra­dor de in­fraes­truc­tu­ras se en­re­da­ba con pro­ble­mas que aca­ba­ba siem­pre impu­tan­do a las em­pre­sas. En se­ma­nas —era cues­tión de vo­lun­tad, no de fal­ta de di­ne­ro— Par­do de Ve­ra con­si­guió di­na­mi­zar to­dos los con­tra­tos res­tan­tes, la presidencia del ADIF cam­bió, Pas­tor se fue al Con­gre­so y con el vien­to de co­la irrum­pió Íñigo de la Ser­na, que se com­pro­me­tió al pla­zo de fi­na­les del 2019 y a una re­vi­sión tri­mes­tral de la mar­cha de las obras, ju­gán­do­se su pe­lle­jo po­lí­ti­co al buen ha­cer de sus co­le­gas téc­ni­cos (es in­ge­nie­ro, aho­ra en pa­ro).

Pe­ro en­tre un se­mes­tre y otro lle­gó la mo­ción de cen­su­ra y los raí­les se tor­cie­ron por mo­men­tos. En ese tran­ce, rá­pi­do e ines­pe­ra­do, so­lo la inex­pe­rien­cia o la de­fen­sa pre­ven­ti­va pue­den ex­pli­car que di­fe­ren­tes car­gos so­cia­lis­tas ha­yan pues­to en du­da un asun­to de Es­ta­do en el que los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos de Es­pa­ña ya es­tán ver­gon­zo­sa­men­te re­tra­ta­dos pa­ra la historia.

Sin em­bar­go, al­gún ase­sor se de­bió de dar cuen­ta de que en es­ta bre­ve le­gis­la­tu­ra Pe­dro Sán­chez te­nía po­cas opor­tu­ni­da­des más de po­ner­se las Ray-Ban Ca­ra­van y con ma­nos decididas su­bir­se a un tren con el que llegar a Galicia en al­go más de tres ho­ras, a tiem­po pa­ra pe­dir el vo­to en el 2020.

Jo­sé Luis Ába­los, el nue­vo mi­nis­tro de Fo­men­to, tam­bién fue de los que zo­zo­bró al sen­tar­se en el des­pa­cho, pe­ro reac­cio­nó as­cen­dien­do a Par­do de Ve­ra a pre­si­den­ta del ADIF, de don­de es­ta se­ma­na tu­vo que sa­lir un in­for­me con­fir­man­do que el pla­zo de fi­na­les del año 2019 si­gue vi­gen­te, al me­nos pa­ra los pro­fe­sio­na­les. Ába­los re­co­gió ca­ble es­te jue­ves en el Con­gre­so y es­tro­peó un pre­cio­so ti­tu­lar que Sán­chez le ha­bría da­do en ex­clu­si­va a Nú­ñez Fei­joo en su reunión del pró­xi­mo mar­tes. Aho­ra, el pre­si­den­te ga­lle­go ya sa­be que pue­de ir más allá y po­ner en­ci­ma de la me­sa las co­ne­xio­nes de Vi­go y Lu­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.