Una huel­ga ge­ne­ral ele­va la pre­sión pa­ra exi­gir la di­mi­sión de Ortega

El lí­der san­di­nis­ta con­tra­pro­gra­mó la pro­tes­ta con una mar­cha de lea­les al ré­gi­men

La Voz de Galicia (Monforte) - - INTERNACIONAL - HÉC­TOR ESTEPA

Ca­lles se­mi­va­cías. Cien­tos de ne­go­cios ce­rra­dos. Ga­so­li­ne­ras sin tra­ba­ja­do­res. Va­rias zo­nas de Managua eran ayer una ciu­dad fan­tas­ma de­bi­do a la jor­na­da de huel­ga ge­ne­ral na­cio­nal con­vo­ca­da por la opo­si­ción ni­ca­ra­güen­se en pro­tes­ta con­tra el Go­bierno del pre­si­den­te y ex­gue­rri­lle­ro Daniel Ortega.

«El pa­ro na­cio­nal es una for­ma de pre­sión más fuer­te. Si no ac­tua­mos de in­me­dia­to nos van a se­guir ma­tan­do, tan­to a ci­vi­les co­mo a es­tu­dian­tes», se­ña­ló un es­tu­dian­te en­mas­ca­ra­do tras una ba­rri­ca­da, mor­te­ro en mano.

La huel­ga fue se­gui­da de ma­ne­ra de­sigual. El fun­cio­na­ria­do sí acu­dió a su pues­to de tra­ba­jo. Lla­ma­ba la aten­ción la lar­ga fi­la que ha­bía fue­ra de las ofi­ci­nas de Mi­gra­ción. Mu­chos ni­ca­ra­güen­ses es­tán po­nien­do al día sus do­cu­men­tos pa­ra mar­char­se del país. Cien­tos de em­pre­sas han ce­rra­do de­bi­do a las pro­tes­tas y mi­les han que­da­do des­em­plea­dos.

En uno de los mer­ca­dos de la ca­pi­tal, el Ro­ber­to Huem­bes, al­re­de­dor del 60 % de los co­mer­cios es­ta­ban abier­tos al pú­bli­co. «Los opo­si­to­res tie­nen que res­pe­tar a los tra­ba­ja­do­res. Ellos tie­nen reales y su co­mi­da en su ca­sa. No­so­tros no», di­jo el em­pre­sa­rio Má­xi­mo Her­nán­dez.

La ciu­dad se ac­ti­vó ho­ras des­pués, pa­sa­do el me­dio­día. Ortega ha­bía con­vo­ca­do a sus se­gui­do­res en la cen­tral pla­za de las Vic­to­rias. El ob­je­ti­vo era con­me­mo- rar el re­plie­gue tác­ti­co a Ma­sa­ya que reali­zó el Fren­te San­di­nis­ta de Li­be­ra­ción Na­cio­nal (FSLN) en 1979 y que re­sul­tó bá­si­co pa­ra el triun­fo fi­nal de los re­vo­lu­cio­na­rios con­tra el ré­gi­men de Anas­ta­sio So­mo­za.

Ries­go de cho­que

La mar­cha se rea­li­za to­dos los años. Sue­le ce­le­brar­se el 27 de ju­nio o en los pri­me­ros días de ju­lio. Es­te año se re­tra­só. El ba­rrio de Mo­nim­bó, epi­cen­tro de la ce­le­bra­ción, es aho­ra un bas­tión opo­si­tor, re­ple­to de ba­rri­ca­das. Al cie­rre de es­ta edi­ción se te­mían en­fren­ta­mien­tos si la mar­cha lle­ga­se a Ma­sa­ya.

Mien­tras tan­to, con­ti­núa la vio­len­cia en Ni­ca­ra­gua. Cua­tro po­li­cías y dos ci­vi­les fue­ron ase­si­na­dos en la lo­ca­li­dad de Mo­rri­to, al sur del país, el pa­sa­do jue­ves. Las ver­sio­nes so­bre lo su­ce­di­do son con­tra­dic­to­rias. La policía di­jo que fue un ata­que di­rec­to con­tra una pa­tru­lla, mien­tras que los ma­ni­fes­tan­tes ar­ma­dos di­cen que fue un ac­to en de­fen­sa pro­pia tras ser ata­ca­dos por un gru­po de pa­ra­mi­li­ta­res ofi­cia­lis­tas.

La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal vol­vió a re­fe­rir­se ayer a la preo­cu­pan­te si­tua­ción que se vi­ve en Ni­ca­ra­gua, don­de la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos contabiliza ya 264 fa­lle­ci­dos confirmados en ca­si tres me­ses de pro­tes­tas. Otros or­ga­nis­mos cuen­tan más de 350 muer­tos.

«Los ase­si­na­tos ocu­rren a diario en Ni­ca­ra­gua y la si­tua­ción está de­ge­ne­ran­do en una pe­li­gro­sa es­pi­ral de vio­len­cia ge­ne­ra­li­za­da, de vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos y de im­pu­ni­dad ram­pan­te», di­jo en Gi­ne­bra Ru­pert Col­vi­lle, por­ta­voz de la Ofi­ci­na de De­re­chos Hu­ma­nos de las Na­cio­nes Uni­das.

El pre­si­den­te Ortega cree que quie­nes se ma­ni­fies­tan en las ca­lles son te­rro­ris­tas pa­ga­dos por paí­ses ex­tran­je­ros. Los opo­si­to­res de­nun­cian una bru­tal represión y con­si­de­ran al ex gue­rri­lle­ro co­mo un dic­ta­dor. No pa­re­ce que la cri­sis va­ya a so­lu­cio­nar­se pron­to.

JOR­GE TORRES

Pin­ta­da a fa­vor de Ortega en uno de los nu­me­ro­sos lo­ca­les que se­cun­dó la huel­ga ge­ne­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.