Pul­so en­tre Sal­vi­ni y Mat­ta­re­lla por la aco­gi­da de in­mi­gran­tes

El pre­si­den­te ita­liano po­ne lí­mi­tes al lí­der xe­nó­fo­bo de la Li­ga

La Voz de Galicia (Monforte) - - INTERNACIONAL - DA­RÍO ME­NOR

Mat­teo Sal­vi­ni no so­por­ta que na­die le ha­ga som­bra. Aun­que su par­ti­do, la Li­ga, ob­tu­vo ca­si la mi­tad de los vo­tos que su so­cio de Go­bierno, el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas (M5E), ha con­se­gui­do con­ver­tir­se en el hom­bre fuer­te del Eje­cu­ti­vo ita­liano ha­cién­do­le som­bra tan­to al lí­der de la for­ma­ción an­ti­cas­ta, Lui­gi Di Maio, co­mo al pri­mer mi­nis­tro cer­cano a es­te, Giu­sep­pe Con­te.

El úni­co que has­ta aho­ra ha de­mos­tra­do ca­pa­ci­dad pa­ra echar­le un pul­so y ga­nar­le es el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Sergio Mat­ta­re­lla, que ha ex­pri­mi­do al má­xi­mo las pre­rro­ga­ti­vas que le con­ce­de la Cons­ti­tu­ción pa­ra mar­car­le unos lí­mi­tes. Su úl­ti­ma in­ter­ven­ción es­tu­vo mo­ti­va­da por la ab­sur­da es­pe­ra a la que fue­ron so­me­ti­dos pa­ra des­em­bar­car en el puer­to si­ci­liano de Tra­pa­ni los 67 in­mi­gran­tes que fue­ron rescatados en la no­che del lu­nes en el Me­di­te­rrá­neo Cen­tral tras un nau­fra­gio an­te Li­bia.

El lí­der de la Li­ga y mi­nis­tro del In­te­rior se ha­bía ne­ga­do a acep­tar­los, pe­se a que iban a bor­do de una na­ve de la Guar­dia Cos­te­ra ita­lia­na, con la jus­ti­fi­ca­ción de que ha­bía que in­ves­ti­gar a dos de los in­do­cu­men­ta­dos por­que ha­bían or­ga­ni­za­do un co­na­to de mo­tín en el bu­que en el que fue­ron rescatados y que lue­go los trans­fi­rió a la pa­tru­lle­ra.

Lla­ma­da a Con­te

Res­pon­dien­do a las pe­ti­cio­nes de las oe­ne­gés, que exi­gían el des­em­bar­co in­me­dia­to de los ex­tran­je­ros, Mat­ta­re­lla lla­mó a Con­te pa­ra pe­dir­le que se les per­mi­tie­ra ba­jar a tie­rra, lo que fi­nal­men­te tu­vo lu­gar en la no­che del jue­ves. Al saber de la in­ter­ven­ción del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Sal­vi­ni ma­ni­fes­tó su «re­mor­di­mien­to y asom­bro» por lo su­ce­di­do.

No era el pri­mer cho­que en­tre am­bos. Cuan­do la se­ma­na pa­sa­da la Jus­ti­cia or­de­nó la in­cau­ta­ción de las cuen­tas de la Li­ga por va­lor de 49 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra res­pon­der de un frau­de co­me­ti­do por el fun­da­dor de la Li­ga, Um­ber­to Bos­si, el mi­nis­tro del In­te­rior pi­dió una audiencia a Mat­ta­re­lla pa­ra que le res­pal­da­ra en su dispu­ta con los jue­ces. El jefe del Es­ta­do le re­ci­bió, pe­ro de­jó cla­ro que res­pe­ta­ba la se­pa­ra­ción de po­de­res y que no te­nía na­da que de­cir so­bre el es­cán­da­lo de los fon­dos, mo­ti­va­do por el des­vío a bol­si­llos par­ti­cu­la­res de sub­ven­cio­nes elec­to­ra­les.

Es po­si­ble que los dos vuel­van a cho­car por la in­mi­gra­ción. Ayer se su­po que un vie­jo pes­que­ro car­ga­do con al­re­de­dor de 450 in­do­cu­men­ta­dos se di­ri­gía con rum­bo nor­te ha­cia las cos­tas ita­lia­nas des­de aguas mal­te­sas. Sal­vi­ni se apre­su­ró a ad­ver­tir a La Va­le­ta, «a los tra­fi­can­tes y a to­dos los bue­nis­tas del mun­do» que es­ta em­bar­ca­ción no atra­ca­rá en un puer­to ita­liano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.