«No im­por­ta tan­to el dis­po­si­ti­vo co­mo la pre­sen­cia de un pro­fe­sor que en­se­ñe a re­fle­xio­nar»

La Voz de Galicia (Monforte) - - A FONDO -

Juan San­mar­tín, pro­fe­sor de cien­cias del CPR Vi­la do Aren­tei­ro, en O Car­ba­lli­ño, uti­li­za el mó­vil con asi­dui­dad en sus au­las (a par­tir de se­gun­do de ESO) des­de ha­ce cin­co años. Lo usa pa­ra rea­li­zar exá­me­nes —«es una he­rra­mien­ta mo­ti­va­do­ra»— y has­ta pa­ra co­mu­ni­car­se con sus alum­nos por Te­le­gram (por­que no ne­ce­si­ta un nú­me­ro de mó­vil). Es­te año pien­sa in­cluir Ins­ta­gram pa­ra que los alum­nos lo usen en tra­ba­jos de plás­ti­ca: «Voy a ani­mar­les a que cuel­guen sus tra­ba­jos, pa­pers y grá­fi­cas en las re­des so­cia­les», y así re­ci­ban las opi­nio­nes de otros. Pa­ra que se­pan que In­ter­net tie­ne mu­chos usos.

Es­te do­cen­te la­li­nen­se se­ría, en pa­la­bras de Almudena Alon­so, in­ves­ti­ga­do­ra del gru­po Ste­llae (USC) y pro­fe­so­ra del de­par­ta­men­to de Di­dác­ti­ca de la UVi­go, «la fi­gu­ra del adul­to que en­se­ña», y su pa­pel «es in­cues­tio­na­ble» por el plus de pro­fun­di­dad y re­fle­xión crí­ti­ca que apor­ta. Es ca­paz de ofre­cer al­ter­na­ti­vas di­fe­ren­tes al uso ha­bi­tual de los jó­ve­nes, que sue­le ser ocio so­cial y jue­gos.

San­mar­tín re­co­no­ce que el mó­vil en el au­la so­lo se ma­ne­ja de vez en cuan­do, con per­mi­so de los pa­dres y du­ran­te un tiem­po li­mi­ta­do, y que el com­por­ta­mien­to es ejem­plar: «Cuan­do lle­go al co­le­gio me es­tán bus­can­do pa­ra en­tre­gár­me­lo». Y re­cal­ca que en el au­la siem­pre ha­blan de los pe­li­gros de lo que se cuel­ga y se di-

ce en In­ter­net. Pe­ro al mar­gen de eso, Juan San­mar­tín pro­po­ne que ha­ya más con­fian­za en los jó­ve­nes: «A esa edad, to­dos he­mos he­cho al­go, leía­mos un có­mic cuan­do pa­re­cía que mi­rá­ba­mos el li­bro de Len­gua, se ojea­ban cier­tas re­vis­tas o pa­sá­ba­mos ho­ras an­te la te­le».

¿Al­gún con­se­jo pa­ra quien em­pie­za? «Que ha­ble con otros con ex­pe­rien­cia», di­ce el maestro; «que no de­je de leer», di­ce la in­ves­ti­ga­do­ra. Por­que, tal y co­mo re­cal­ca Alon­so, y apo­ya el do­cen­te de se­cun­da­ria, «el dis­po­si­ti­vo im­por­ta, pe­ro so­bre to­do de­pen­de de la pro­pues­ta di­dác­ti­ca que hay de­trás».

La cla­ve es có­mo, dón­de, cuán­do se usa y so­bre to­do pa­ra qué. Si se ha­ce bien, fo­men­ta la crea­ti­vi­dad, la res­pon­sa­bi­li­dad y la equidad, y en ese sen­ti­do Alon­so aplau­de el uso del mó­vil que, fren­te a la ta­ble­ta, es un dis­po­si­ti­vo que tie­nen prác­ti­ca­men­te to­dos los ado­les­cen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.