LO­RE­TO SÁENZ DE BU­RUA­GA DRA. ES­CLA­VAS (A CO­RU­ÑA) «La ta­ble­ta per­so­na­li­za el aprendizaje»

De­fien­de su uso por­que mo­ti­va al alumno, des­pier­ta su crea­ti­vi­dad y lo pre­pa­ra pa­ra la vi­da

La Voz de Galicia (Monforte) - - A FONDO -

El co­le­gio Es­cla­vas, de A Co­ru­ña, usa ta­ble­tas (en con­cre­to iPad) en to­da la se­cun­da­ria. Su di­rec­to­ra, Lo­re­to Sáenz de Bu­rua­ga, for­ma par­te de la co­mi­sión TAC de Es­co­las Ca­tó­li­cas pa­ra ayu­dar a otros cen­tros a in­tro­du­cir la tec­no­lo­gía en el au­la.

—¿Cuál es el pri­mer pa­so que de­be dar­se pa­ra usar ta­ble­tas en el au­la?

—Tie­ne que ha­ber con­cien­cia de cam­bio en to­da la co­mu­ni­dad, es­pe­cial­men­te en el claus­tro, un cli­ma po­si­ti­vo, por­que to­dos los pro­fe­so­res se ve­rán im­pli­ca­dos. En se­gun­do lu­gar, una in­fraes­truc­tu­ra (ca­blea­do, pun­tos de ac­ce­so, es­tu­dio del con­trol del dis­po­si­ti­vo, man­te­ni­mien­to...) que no­so­tros con­se­gui­mos por­que lo in­tro­du­ji­mos pro­gre­si­va­men­te.

—De­ci­sión, in­fraes­truc­tu­ra...

—For­ma­ción e in­for­ma­ción. Lo pri­me­ro a los pro­fe­so­res y lo se­gun­do, a las fa­mi­lias.

—¿Có­mo reac­cio­na­ron las fa­mi­lias en su co­le­gio?

—Pen­sá­ba­mos que el es­co­llo iba a ser el pre­cio de la ta­ble­ta. Es­co­gi­mos el iPad, aun­que yo me re­sis­tí; pe­ro las ventajas téc­ni­cas que nos apor­ta­ba (au­sen­cia de vi­rus, sin fa­llos, ba­te­ría su­fi­cien­te, me­mo­ria am­plia, ra­pi­dez...) me con­ven­cie­ron. Pe­ro a las fa­mi­lias les preo­cu­pa­ban más los as­pec­tos me­to­do­ló­gi­cos.

—Ta­ble­ta sí, pe­ro no por­que sí...

—Real­men­te, fue el cam­bio me­to­do­ló­gi­co lo que nos obli­gó a de­jar los tex­tos en pa­pel y es­co­ger la ta­ble­ta. Es­ta es un re­cur­so im­por­tan­te co­mo fuen­te de in­for­ma­ción y co­mo ge­ne­ra­dor de con­te­ni­dos au­dio­vi­sua­les.

—¿Es­tán con­ten­tos con el cam­bio?

—Sí, mu­cho. A los ni­ños les mo­ti­va mu­chí­si­mo, es in­creí­ble lo que ha­cen, su crea­ti­vi­dad. Y fa­vo­re­ce la in­clu­sión de to­dos los alum­nos, la ta­ble­ta per­so­na­li­za el aprendizaje.

—¿Qué error no co­me­te­rían hoy?

—Nos fal­tó acom­pa­ña­mien­to a las fa­mi­lias. Al­gu­nas es­ta­ban ago­bia­das por­que no sa­bían si sus hi­jos lle­va­ban las co­sas al día, si apren­dían co­mo si usa­sen li­bros de tex­to. El año pa­sa­do am­plia­mos los con­tac­tos y las ex­pli­ca­cio­nes, y fue una gran idea.

M. MÍGUEZ

Sáenz de Bu­rua­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.