Gue­rra de in­ves­ti­ga­cio­nes has­ta ma­yo

La crea­ción de va­rias co­mi­sio­nes es­pe­cia­les me­te al Par­la­men­to den­tro de la lu­cha por las al­cal­días

La Voz de Galicia (Monforte) - - GALICIA -

Ha­ce más de una dé­ca­da que el Par­la­men­to ga­lle­go apro­bó el úl­ti­mo dic­ta­men de una co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción. Ocu­rrió en ju­nio del 2008. In­ten­ta­ba es­cla­re­cer có­mo una des­em­plea­da, con­tra­ta­da con fon­dos pú­bli­cos en una or­ga­ni­za­ción agra­ria de Ou­ren­se, se con­vir­tió en una agen­te elec­to­ral del PSOE en Ar­gen­ti­na que via­ja­ba con car­go a la Xun­ta. Aque­lla co­mi­sión per­mi­tió en­trar con lin­ter­nas en el os­cu­ro des­ván del vo­to de los emi­gran­tes, que cuan­do no era ro­ga­do lo ejer­cía in­clu­so al­gún que otro muer­to.

Y des­de en­ton­ces, na­da más. Es cier­to que hu­bo una in­ves­ti­ga­ción pa­ra es­cla­re­cer la ex­tin­ción de las ca­jas de aho­rro, que em­pleó mu­chas ho­ras es­cu­chan­do a 40 com­pa­re­cien­tes, pe­ro to­do el tra­ba­jo que­dó guar­da­do de­ba­jo de la al­fom­bra sin apro­bar nun­ca unas con­clu­sio­nes fi­na­les.

Lo lla­ma­ti­vo aho­ra es que las co­mi­sio­nes de in­ves­ti­ga­ción aca­ban de re­gre­sar a la pri­me­ra lí­nea política al me­nos has­ta ma­yo, cuan­do to­ca acu­dir a las ur­nas pa­ra re­no­var las al­cal­días. Es co­mo si las fuer­zas po­lí­ti­cas se pu­sie­ran de acuer­do en re­vi­ta­li­zar un Par­la­men­to ador­me­ci­do por la fal­ta de ini­cia­ti­va y una ma­yo­ría inex­pug­na­ble pa­ra ca­len­tar el am­bien­te pa­ra las mu­ni­ci­pa­les

En Ma­rea y BNG fue­ron los en­car­ga­dos de co­lo­car la me­cha al de­man­dar una co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción so­bre el ac­ci­den­te del fes­ti­val O Ma­ris­qui­ño, que el PSOE no que­ría ni por aso­mo por entender que era una in­je­ren­cia elec­to­ra­lis­tas con­ce­bi­da so­lo pa­ra des­gas­tar a Abel Ca­ba­lle­ro. Pe­ro si­guie­ron ade­lan­te, así que el PP tu­vo que ha­cer muy po­co —le bas­tó abs­te­ner­se— pa­ra usar a En Ma­rea y BNG de za­pa­do­res con­tra los so­cia­lis­tas, aun­que al am­pli­fi­car un asun­to lo­cal y lle­var­lo al Par­la­men­to ad­mi­ten la enor­me de­bi­li­dad que tie­nen pa­ra en­fren­tar a Ca­ba­lle­ro en su mar­co na­tu­ral, que es Vi­go.

El PSOE vi­gués reac­cio­nó co­me­tien­do un error pa­re­ci­do al an­te­rior, sa­can­do las co­sas de su ám­bi­to de de­ba­te y, con el afán de des­gas­tar a Fei­joo, plan­tean in­ves­ti­gar des­de el Concello de Vi­go los con­tra­tos de la Xun­ta con el nar­co Mar­cial Dorado.

El so­cia­lis­ta Fer­nán­dez Lei­cea­ga hi­zo un in­ten­to pos­te­rior de co­rre­gir un po­co tal dis­pa­ra­te, cons­cien­te de que la co­mi­sión de O Ma­ris­qui­ño pue­de aca­bar en­fren­tan­do al PS­deG con sus so­cios de la iz­quier­da. Así que pro­pu­so apo­yar la co­mi­sión que pe­dían En Ma­rea y el BNG pa­ra es­cla­re­cer los re­cor­tes que apli­có el PP en la sa­ni­dad. En Vi­go lo vie­ron bien; y en la se­de de O Pino, tam­bién, pues la de­fen­sa de la sa­ni­dad pú­bli­ca es una pan­car­ta que sue­le man­te­ner uni­da a to­da la iz­quier­da en un fren­te co­mún con­tra el PP.

Pe­ro cui­da­do con las co­mi­sio­nes de in­ves­ti­ga­ción. El PP tie­ne la ma­yo­ría pa­ra ma­ne­jar­la a su an­to­jo y, cuan­do no la tu­vo, se las apa­ñó pa­ra en­fren­tar a sus ri­va­les. Ocu­rrió con la co­mi­sión de la agen­te elec­to­ral, con el BNG acu­san­do al PSOE de ma­ni­pu­lar el vo­to emi­gran­te; o con la de la Ci­da­de da Cul­tu­ra, que pro­vo­có el plan­tón de Tou­ri­ño en un pleno pa­ra afear que sus alia­dos del Blo­que exi­gie­ran re­mi­tir las con­clu­sio­nes a la Fis­ca­lía. Y el PP en­fren­te, dis­fru­tan­do con la es­ce­na.

ED CAROSÍA

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.