Cin­cuen­ta años con las hue­llas del lo­bo

Una lo­ba se lle­vó a Manuel Pe­rei­ra en sus fau­ces cuan­do te­nía año y me­dio en Toén

La Voz de Galicia (Monforte) - - GALICIA - CÁNDIDA AN­DA­LUZ

Ocu­rrió ha­ce 50 años, pe­ro Car­los Pe­rei­ra si­gue es­tre­me­cién­do­se y emo­cio­nán­do­se ca­da vez que lo cuen­ta. Bien lo re­cuer­da. Su­ce­dió du­ran­te una tar­de de ve­rano de 1968 en el lu­gar de Xes­to­sa, en mu­ni­ci­pio ou­ren­sano de Toén. El pro­ta­go­nis­ta de es­ta his­to­ria, Manuel Pe­rei­ra, sin em­bar­go, re­cuer­da muy po­co. Te­nía un año y me­dio cuan­do una lo­ba lo lle­vó va­rios me­tros en sus fau­ces. Se­gu­ra­men­te, di­ce, pa­ra ali­men­tar a sus lo­bez­nos. Hoy lo pue­de con­tar.

«Eu es­ti­ve­ra á tar­de nun te­rreo que te­mos. Re­cor­do que sen­tía al­go ra­ro, que ti­ñas os pe­los de pun­ta, co­ma se pre­sen­ti­se al­go», re­la­ta el pa­dre hoy, a sus 89 años. Si­guió tra­ba­jan­do la vi­ña, re­la­ta, pe­ro ca­da po­co tiem­po se te­nía que le­van­tar. «Non sei por que, pe­ro es­ta­ba moi ner­vio­so», re­cuer­da. Era el tiem­po de uvas ma­du­ras y la fa­mi­lia Pe­rei­ra las col­ga­ba en las ce­pas que te­nía en el lu­gar de A Gre­la. Car­los le dio dos ra­ci­mos a sus hi­jos: José, de 8 años, y Manuel, de año y me­dio. Y en la puer­ta de la fin­ca, mien­tras su pa­dre tra­ba­ja­ba, los her­ma­nos mi­ra­ban y co­mían tran­qui­la­men­te. De re­pen­te, la plá­ci­da tar­de les dio el ma­yor sus­to de sus vi­das «O ra­paz maior be­rrou ‘pa­pá, o lo­bo!’. Pri­mei­ro foi por el, ti­rán­do­lle dos ti­ran­tes. Saíu co­rren­do asus­ta­do. E a lo­ba co­lleu ao pe­queno», di­ce Car­los. «Eu era moi miu­di­ño e le­vou­me», afir­ma Manuel, que no tie­ne re­cuer­do de ese mo­men­to, pe­ro sí las hue­llas: la fir­ma de un col­mi­llo bajo la bo­ca y otra en la es­pal­da. Mar­cas que le han acom­pa­ña­do a lo lar­go de su vi­da.

«Es­ta­ban en­tre as ce­pas e non po­día ver ben. Pe­ro a lo­ba le­vouno co­mo cin­co ou seis me­tros. O ani­mal qui­xo sal­tar co ra­paz na bo­ca un pe­queno mu­ro que ha­bía no ca­mi­ño e foi o mo­men­to no que caeu das súas fau­ces», di­ce. Car­los, el pa­dre, sa­lió de­trás ti­ran­do pie­dras, mien­tras la ma­dre caía des­ma­ya­da an­te tal ima­gen. «Ti­rei a ai­xa­da e dei­lle ao lo­bo. Fu­xiu e fun co­ller ao neno. Ra­pi­da­men­te o mestre do lu­gar fí­xo­lle as cu­ras e bus­ca­mos á úni­ca per­soa que ti­ña un co­che na al­dea, pa­ra ir xun­to ao mé­di­co, Eus­ta­quio Pu­ga», ex­pli­ca el pa­dre.

El doc­tor vio pri­me­ro có­mo es­ta­ba el ni­ño, si te­nía he­ri­das de gra­ve­dad, y lla­mó a otros dos mé­di­cos, pa­ra com­par­tir el ca­so del ni­ño atra­pa­do por el lo­bo. «Tras fa­cer­me as cu­ras, vi­ñe­mos de no­vo pa­ra a ca­sa e re­cei­tá­ron­me ca­se 100 in­xec­cións con­tra a ra­bia», re­la­ta Manuel, el hi­jo. De eso, afir­ma, es de lo que se acuer­da. La par­te del re- la­to que tie­ne vi­va en su men­te, a pe­sar de que so­lo te­nía 17 me­ses de vi­da. «Re­cor­do que ha­bía ban­cos e sen­tá­ron­me nun, ti­ñan que aga­rrar­me en­tre dúas per­soas. Era moi do­lo­ro­so. Iso té­ñoo gra­va­do», se­ña­la co­mo si fue­ra ayer mis­mo.

Esa no­che, explican am­bos, to­da la fa­mi­lia, los pa­dres y los tres hi­jos, dur­mie­ron jun­tos, en la mis­ma ca­ma, to­da­vía so­bre­sal­ta­dos y agra­de­cien­do que lo que po­dría ha­ber si­do una tra­ge­dia se hu­bie­se quedado en un sus­to.

«Du­ran­te moi­to tem­po es­ti­ven mal. Ti­ña un can na ca­sa e can­do la­dra­ba, eu es­tre­me­cía. Bo­tei máis de quin­ce días moi mal», re­la­ta el pa­dre. Du­ran­te años, el hi­jo, Manuel Pe­rei­ra, tu­vo mie­do a los pe­rros. Hoy ya no: «Su­po­ño que co­ma to­dos os ne­nos, non polo que pa­sa­ra co lo­bo». Y cuen­ta la his­to­ria sin que se le no­ten más se­cue­las que las fí­si­cas, que fue­ron cre­cien­do, di­ce, con él. Sin em­bar­go, Car­los aún se emo­cio­na, co­mo si de la his­to­ria no hu­bie­ran pa­sa­do ya cin­cuen­ta años. Al fi­nal, Manuel so­la­men­te tu­vo que po­ner­se diez in­yec­cio­nes, por­que otro mé­di­co le di­jo, se­gún re­la­tan: «Se o neno sal­vou das fau­ces lo­bo non creo que ne­ce­si­te na­da máis». Y así fue.

«Din que a lo­ba non mata no mo­men­to. O que fai é le­var a co­mi­da ás crías. Era un­ha lo­ba e ao tem­po di­xé­ron­nos que ma­ta­ra un­ha ove­lla dun­ha ve­ci­ña, da Sa­la­di­na. Es­ta­ba pa­ri­da e ti­ña crías. Ti­ña as ore­llas con bu­ra­tos, co­ma se lle ti­ra­ran ti­ros. Un día di­xé­ron­nos que a ma­ta­ra», re­la­ta el pa­dre. «Vaia, iso di­xe­ron, pe­ro nós nun­ca a vi­mos mor­ta», apun­ti­lla el hi­jo. En ese mo­men­to, Car­los se emo­cio­na. Di­ce que en su día se dio a entender que él ha­bía des­aten­di­do a sus hi­jos y que por esa ra­zón se lo ha­bía lle­va­do la lo­ba. «Di­cían que ti­ña ao neno dei­ta­do nun­ha man­ta. Iso non me pres­ta...», res­pi­ra y tra­ga sa­li­va. El hi­jo le po­ne la mano en el hom­bro: «Non te preo­cu­pes por iso. Son cou­sas que se con­ta­ron así e xa es­tá». Manuel Pe­rei­ra habla de aquel su­ce­so con nor­ma­li­dad, aun­que ase­gu­ra que du­ran­te años, so­bre to­do en su adolescencia, le lle­gó a can­sar que se re­fi­rie­ran a él co­mo «o do lo­bo». Lo cuen­ta co­mo una anéc­do­ta. Su pa­dre, más afec­ta­do to­da­vía, aña­de: «A sor­te que ti­vo meu fi­llo foi que a lo­ba o aga­rrou de la­do. Se che­ga a co­lle­lo polo pes­co­zo, ago­ra es­ta­ba mor­to», di­ce. «Ti­ven que que­dar pa­ra dar gue­rra», le res­pon­de Manuel. Di­cen que aún de vez en cuan­do se ven lo­bos por la zo­na. Y en­tien­den que ne­ce­si­tan su es­pa­cio. «Me­do non te­mos, se ves a un pois o que tes é res­pec­to. Ou­tra cou­sa é se ves un­ha man­da. En­tón hai que es­tar con coida­do».

Es­ta his­to­ria for­mó du­ran­te años par­te de las con­ver­sa­cio­nes fa­mi­lia­res, de las ter­tu­lias en­tre ami­gos, de la his­to­ria del pue­blo. «An­tes fa­lá­ba­se máis e che­gou un mo­men­to que ata me da­ba ra­bia. Ti­ña 12 ou 13 años e con ca­da un que se en­con­tra­ba meu pai, di­cía ‘es­te é o do lo­bo!’, e a en­si­nar as mar­cas», re­la­ta Manuel. Pe­ro son anécdotas.

Car­los y Manuel si­guen vi­vien­do jun­tos en la mis­ma ca­sa. La ma­dre ya mu­rió y los otros dos her­ma­nos re­si­den cer­ca, con sus fa­mi­lias. «Aín­da moi­tas ve­ces mé­to­me co meu ir­mán e dí­go­lle que si, que me que­re moi­to, pe­ro que saíu co­rren­do can­do viu o lo­bo e dei­xou­me alí», di­ce en­tre ri­sas Manuel. Sin em­bar­go, es­tá con­ven­ci­do de que si no hu­bie­ra da­do la voz de alar­ma a sus pa­dres, él no po­dría con­tar hoy es­ta his­to­ria. Y tam­bién ayu­dó, afir­ma, que su her­mano José hu­bie­ra ido en nu­me­ro­sas oca­sio­nes al mon­te con otro fa­mi­liar y co­no­cie­se có­mo son los lo­bos y su­pie­se de su pe­li­gro. «Creo que foi moi im­por­tan­te que gri­ta­se ‘pa­pá, o lo­bo!’, por­que des­ta ma­nei­ra aler­tou á mi­ña fa­mi­lia. Se pen­sa­se que era un can pois non te­ría tan­to me­do», di­ce. Que­da por sa­ber si la lo­ba sim­ple­men­te qui­so asus­tar a José pa­ra lle­var­se al pe­que­ño o si sim­ple­men­te le sal­vó la for­tu­na.

Sal­va­do por sus pa­dres

«El ni­ño de año y me­dio de edad, Manuel Pe­rei­ra Pé­rez, ha si­do sal­va­do por sus pro­pios pa­dres de mo­rir en­tre las fau­ces de un lo­bo. El he­cho ha te­ni­do lu­gar en la al­dea de Xes­to­sa, del mu­ni­ci­pio de Toén. Tras­la­da­do a la Ca­sa de So­co­rro, se le apre­cia­ron he­ri­das pun­zan­tes en la es­pal­da, pe­cho y cara, ca­li­fi­ca­das de pro­nós­ti­co re­ser­va­do», de­cía la no­ti­cia pu­bli­ca­da el 8 de sep­tiem­bre de 1968. Hoy po­de­mos de­cir que Manuel cum­plió 50 años en buen es­ta­do.

«Is­to é al­go que sem­pre es­ta­rá co­mi­go. O cai­ro do lo­bo té­ñoo aquí ao la­do da bo­ca e se­gue a mar­ca no lom­bo. A que non se ve é a que dei­xou no pei­to. Es­tas fo­ron cre­cen­do co­mi­go, re­cór­dan­me es­ta his­to­ria. De vez en can­do pa­sa un tem­po no que non fa­la­mos dis­to, es­qué­ce­se. Pe­ro ao fi­nal sem­pre es­tá pre­sen­te», di­cen Manuel. Da la sen­sa­ción, trans­cu­rri­do el tiem­po, de que el ver­da­de­ro pro­ta­go­nis­ta de la his­to­ria fue su pa­dre, Car­los, con unas he­ri­das, me­nos vi­si­bles, que to­da­vía pa­re­cen abiertas. Es una his­to­ria que no habla de te­mor o del odio al lo­bo, sino de la suer­te, la fa­mi­lia, el amor y la Ga­li­cia ru­ral.

MIGUEL VI­LLAR

El pa­dre de Manuel mues­tra una de las mar­cas de la mor­de­du­ra de la lo­ba.

Así pu­bli­có la no­ti­cia La Voz el 8 de sep­tiem­bre de 1968.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.