«El pue­blo es­tá muy do­li­do; eran jó­ve­nes muy co­no­ci­dos, con fa­mi­lias muy cer­ca­nas»

La Voz de Galicia (Monforte) - - GALICIA -

muy co­no­ci­dos y que­ri­dos, con fa­mi­lias muy cer­ca­nas», co­men­ta­ba una ve­ci­na. Al fi­nal, «no de­ja de ser un lu­gar pe­que­ño en el que es­tos su­ce­sos con­mo­cio­nan mu­cho». De he­cho, el Con­ce­llo acor­dó de­cre­tar tres días de lu­to ofi­cial y sus­pen­der las ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les y de­por­ti­vas en se­ñal de due­lo.

El ma­yor de los ocu­pan­tes del vehícu­lo, Iña­ki, re­gen­ta­ba la pes­ca­de­ría Cos­ta Ár­ta­bra jun­to a su mu­jer. El ne­go­cio es­tá si­tua­do en­tre la ave­ni­da Cas­te­lao y la pla­za de Ga­li­cia, en pleno nú­cleo de la vi­lla. Am­bos, pa­dres de un ni­ño y una ni­ña, inau­gu­ra­ron el ne­go­cio en no­viem­bre del año pa­sa­do. De he­cho, ella se en­con­tra­ba tra­ba­jan­do en el lo­cal en el mo­men­to en el que re­ci­bió la no­ti­cia y en al­gún es­ta­ble­ci­mien­to cer­cano no que­rían ni ha­blar de lo su­ce­di­do en me­dio de la cons­ter­na­ción por lo ocu­rri­do.

El si­nies­tro tam­bién re­tum­bó en el ins­ti­tu­to Pun­ta Can­diei­ra, don­de es­tu­dia­ron Ge­rar­do y Da­niel, que eran grandes amigos. Por ello, a los dos se les pue­de ver com­par­tien­do ins­tan­tá­neas en las re­des so­cia­les a lo lar­go de los úl­ti­mos años.

Nieto de un em­pren­de­dor

Da­niel, co­no­ci­do co­mo Ca­ma­cho, era el hi­jo de la pro­pie­ta­ria de la pen­sión re­si­den­cia Bri­sa, en la zo­na del río. El abue­lo, Je­su­si­ño, fue el im­pul­sor del res­tau­ran­te Bri­sa, uno de los más co­no­ci­dos de Ce­dei­ra. Por lo tan­to, el he­cho de ser miem­bro de una fa­mi­lia tan co­no­ci­da au­men­tó la con­mo­ción. Ade­más, Da­niel tra­ba­jó tam­bién en la lon­ja de la vi­lla, con lo que tam­bién era co­no­ci­do en­tre la gen­te del mar. Te­nía un her­mano ma­yor que aca­ba de ser pa­dre, así co­mo una her­ma­na me­lli­za. A tra­vés de sus pu­bli­ca­cio­nes en las re­des so­cia­les se pue­de apre­ciar la afi­ción que te­nía por los ta­tua­jes y los ani­ma­les exó­ti­cos.

Mien­tras, Ge­rar­do, un ami­go su­yo de to­da la vi­da, no te­nía tra­ba­jo y vi­vía con sus pa­dres en Ce­dei­ra, don­de tam­bién de­ja un her­mano. A él, co­mo a los otros dos, los vie­ron al­gu­nos co­no­ci­dos por úl­ti­ma vez en Ce­dei­ra en un lo­cal del cen­tro el vier­nes por la no­che.

El al­cal­de, Pa­blo Mo­re­da, tras­la­dó en la tar­de de ayer a La Voz que la vi­lla es­tá «to­tal­men­te cons­ter­na­da, cun­ha dor in­men­sa no co­ra­zón». «Aquí co­ñe­cé­mo­nos to­dos, máis aín­da a es­ta xen­te no­va e par­ti­ci­pa­ti­va. Por iso, es­ta­mos a dis­po­si­ción das fa­mi­lias pa­ra to­do o que pre­ci­sen», aña­dió el re­gi­dor, que co­no­cía per­so­nal­men­te a los tres fa­lle­ci­dos, co­mo otros miem­bros de la cor­po­ra­ción mu­ni­ci­pal. «A tris­tu­ra é moi­tí­si­ma, é al­go moi di­fí­cil de en­cai­xar e só nos que­da su­mar for­zas en­tre to­dos», con­clu­yó.

Va­rios fa­mi­lia­res acu­die­ron al lu­gar en el que ha­bía te­ni­do lu­gar el ac­ci­den­te al en­te­rar­se de lo su­ce­di­do. Allí al­guno de ellos pre­sen­tó sín­to­mas de an­sie­dad. Allí es­tu­vo tam­bién el al­cal­de de Val­do­vi­ño, Al­ber­to Gon­zá­lez, quien tras­la­dó el pé­sa­me a las fa­mi­lias y di­jo que era «una des­gra­cia». Asi­mis­mo, apro­ve­chó pa­ra ad­ver­tir que «hay que res­pe­tar siem­pre, sin ex­cep­ción, to­das las me­di­das de se­gu­ri­dad es­ta­ble­ci­das pa­ra la con­duc­ción» pa­ra evi­tar tra­ge­dias co­mo la que ayer con­mo­cio­nó a los ve­ci­nos de Ce­dei­ra y Val­do­vi­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.