Ti­ran al rey, pe­ro apun­tan a Es­pa­ña

La Voz de Galicia (Monforte) - - OPINIÓN - EL OJO PÚ­BLI­CO RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

Por qué se ha con­ver­ti­do el rey en el prin­ci­pal ob­je­ti­vo del se­pa­ra­tis­mo? Es ob­vio. Por­que la mo­nar­quía su­po­ne hoy un gran obs­tácu­lo fren­te a la se­ce­sión. Los re­bel­des lo sa­ben, y por eso se han pro­pues­to de­ni­grar al rey en Ca­ta­lu­ña, va­lién­do­se pa­ra ello de la ayu­da de to­do ton­to útil que co­la­bo­re en tan pa­trió­ti­ca la­bor. Los úl­ti­mos, los dipu­tados de Ca­ta­lun­ya en Co­mú-Po­dem, quie­nes pre­sen­ta­ron es­te jue­ves en la cá­ma­ra au­to­nó­mi­ca una pro­pues­ta pa­ra abo­lir la mo­nar­quía, que, ¡por su­pues­to!, los par­ti­dos gol­pis­tas vo­ta­ron ju­bi­lo­sos.

Lo re­le­van­te del asun­to —que, en­tre otras co­sas, de­mues­tra la in­fi­ni­ta des­leal­tad cons­ti­tu­cio­nal de un Go­bierno na­cio­nal sos­te­ni­do en el Con­gre­so por tan de­li­ran­tes alia­dos— re­si­de en un he­cho pa­ra­dó­ji­co que des­cu­bre el jue­go su­cio de es­tos re­pu­bli­ca­nos de ven­ta­ja: to­dos pro­cla­man que la mo­nar­quía no re­pre­sen­ta a na­die por­que na­die la ha ele­gi­do, pe­ro to­dos sa­ben que es el al­to apo­yo so­cial que, tras la su­ce­sión en la Co­ro­na, ha vuel­to te­ner la mo­nar­quía la que la ha con­ver­ti­do de nue­vo en un po­ten­tí­si­mo ele­men­to de cohe­sión po­lí­ti­ca y te­rri­to­rial, que di­fi­cul­ta de un mo­do ex­tra­or­di­na­rio la po­si­bi­li­dad de ha­cer efec­ti­va la rup­tu­ra del país.

Tal pa­ra­do­ja tie­ne que ver con la na­tu­ra­le­za de las mo­nar­quías par­la­men­ta­rias en los Es­ta­dos de­mo­crá­ti­cos. Son en ellos los re­yes, sin du­da, un anacro­nis­mo, pues la de­mo­cra­cia des­can­sa en el prin­ci­pio elec­ti­vo y la mo­nar­quía en el he­re­di­ta­rio. Pri­va­dos, sin em­bar­go, de cual­quier po­der po­lí­ti­co, los mo­nar­cas par­la­men­ta­rios se con­vier­ten no so­lo en los ti­tu­la­res de una ins­ti­tu­ción que pa­ra na­da im­pi­de que el Es­ta­do sea ple­na­men­te de­mo­crá­ti­co, sino que pue­den ofre­cer una cla­rí­si­ma ven­ta­ja: la de­ri­va­da de su im­par­cia­li­dad, pues el ca­rác­ter no elec­ti­vo del ti­tu­lar de la Co­ro­na ha­ce de aque­lla una ins­ti­tu­ción si­tua­da por en­ci­ma y al mar­gen de la lu­cha par­ti­dis­ta.

Los re­yes ca­re­cen de po­tes­tas, y por eso so­lo los ig­no­ran­tes creen, con la en­ga­ño­sa con­fir­ma­ción los men­da­ces, que la exis­ten­cia de mo­nar­quías im­pi­de o de­te­rio­ra la ca­li­dad de la de­mo­cra­cia, ma­ja­de­ría que se re­fu­ta sin po­si­ble dis­cu­sión mi­ran­do ha­cia el Reino Uni­do, Di­na­mar­ca, Sue­cia, Ho­lan­da y No­rue­ga. Pe­ro, jus­ta­men­te por­que han de­ja­do de in­fluir en el jue­go po­lí­ti­co que con­tro­lan par­ti­dos y po­de­res, pue­den los re­yes go­zar de la

auc­to­ri­tas na­ci­da de la per­cep­ción so­cial de su im­par­cia­li­dad.

Por eso, cuan­do Fe­li­pe VI, cum­plien­do sus fun­cio­nes, pro­cla­ma que sin res­pe­to a la ley des­apa­re­ce el Es­ta­do de de­re­cho, sus pa­la­bras ha­cen un da­ño a la cau­sa se­ce­sio­nis­ta muy su­pe­rior al que aque­llas pro­vo­can cuan­do las pro­nun­cian po­lí­ti­cos de los par­ti­dos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas.

Y por eso, no lo du­den, han de­ci­di­do los re­bel­des abrir con­tra el rey fue­go a dis­cre­ción: por­que si lo­gra­sen tum­bar la mo­nar­quía da­rían un pa­so de gi­gan­te pa­ra aca­bar con la Es­pa­ña que odian y que ac­tual­men­te, ¡gra­cias a Pe­dro Sán­chez!, co­go­bier­nan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.