«Fron­te­ras se­gu­ras, ba­rrios se­gu­ros»

La Voz de Galicia (Monforte) - - INTERNACIONAL -

en­tre ellos Ale­ma­nia, Reino Uni­do, Aus­tria, Fran­cia, Ita­lia, Es­pa­ña, Re­pú­bli­ca Che­ca y Es­lo­ve­nia. Apo­yan con­sig­nas co­mo «no­so­tros so­mos la ju­ven­tud sin ori­gen in­mi­gran­te». No por­tan ni on­dean ban­de­ras de nin­gún par­ti­do por­que bus­can una ba­se am­plia pa­ra sos­te­ner el mo­vi­mien­to, al que en­vuel­ven en un ha­lo de ac­ti­vis­mo con la ayu­da res­trin­gi­da a los na­cio­na­les. Eso sí, abra­zan la cau­sa ul­tra has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias, co­mo la de in­ter­cep­tar a in­mi­gran­tes en el mar pa­ra ale­jar­los del con­ti­nen­te. «Fron­te­ras se­gu­ras, ba­rrios se­gu­ros», cla­man una y otra vez en sus ma­ni­fes­ta­cio­nes.

Su ver­tien­te es­pa­ño­la tam­bién ha re­tor­ci­do los ar­gu­men­tos pa­ra vic­ti­mi­zar­se y sa­car ré­di­to. «No al ra­cis­mo an­ti­es­pa­ñol», se lee en al­gu­nas pan­car­tas de Ge­ne­ra­ción Iden­ti­ta­ria. Aun­que nin­gún or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal ha de­tec­ta­do tal dis­cri­mi­na­ción en Es­pa­ña, los ca­cho­rros ul­tras in­sis­ten en pro­te­ger un le­ga­do apa­ren­te­men­te en pe­li­gro por la glo­ba­li­za­ción.

El fe­nó­meno ha arrai­ga­do en bue­na par­te de Eu­ro­pa. En Es­pa­ña so­lo es in­ci­pien­te, pe­ro preo­cu­pa a los ex­per­tos por las sim­pa­tías y «emo­cio­nes» que des­pier­tan en­tre una par­te de la po­bla­ción, ex­clui­da por la pre­ca­rie­dad la­bo­ral y la fal­ta de opor­tu­ni­da­des.

El ger­men de Schild & Vrien­den, can­te­ra de la in­de­pen­den­tis­ta N-VA bel­ga, es bien di­fe­ren­te. Sus miem­bros son jó­ve­nes, fla­men­cos, la ma­yo­ría con es­tu­dios su­pe­rio­res y pro­ce­den­tes de bue­nas fa­mi­lias. Sin em­bar­go, ba­jo esa fa­cha­da de nor­ma­li­dad es­con­den un idea­rio mi­só­gino, xe­nó­fo­bo y racista. «Cuan­do es­tás vien­do un do­cu­men­tal so­bre el Ho­lo­caus­to y el pro­fe­sor te pre­gun­ta por qué te es­tás mas­tur­ban­do», es uno de los men­sa­jes más cru­dos que cir­cu­la­ban por el chat de la agru­pa­ción.

To­dos es­tos gru­púscu­los y bra­zos ac­ti­vos de los par­ti­dos ul­tra ins­tan a sus miem­bros a cul­ti­var su for­ma fí­si­ca aun­que el lí­der de Ge­ne­ra­tion Iden­tity, Mar­tin Sell­ner, lla­ma a «re­con­quis­tar» el con­ti­nen­te y «pre­ser­var su iden­ti­dad cul­tu­ral y ét­ni­ca» me­dian­te un «ac­ti­vis­mo no vio­len­to». En oca­sio­nes aca­ban for­man­do par­te de pa­tru­llas ciu­da­da­nas en países co­mo Hun­gría o Bul­ga­ria, don­de los in­mi­gran­tes aca­ban sien­do blan­co­de sus hos­ti­li­da­des.

Uti­li­zan las re­des so­cia­les y em­plean to­do ti­po de fór­mu­las ar­gu­men­ta­les pa­ra em­bau­car al pú­bli­co ape­lan­do al «sen­ti­do co­mún» y so­lu­cio­nes sim­plis­tas. «Hay que re­co­no­cer que al­gu­nas de las de­nun­cias de es­tos po­pu­lis­tas a lo me­jor son reales y hay que abor­dar­las, no te­ner un ac­ti­tud pa­ter­na­lis­ta», ad­vir­tió a Efe Mi­guel Ote­ro, del Ins­ti­tu­to El­cano. Ha­ce po­co tiem­po que la UE re­co­no­ció el error que co­me­tió al in­ten­tar mi­ni­mi­zar a los po­pu­lis­tas en lu­gar de con­tra­ata­car sus fa­la­cias con ar­gu­men­tos y da­tos.

Esa au­sen­cia la han apro­ve­cha­do fuer­zas co­mo la Li­ga Nor­te, Agru­pa­ción Na­cio­nal (an­ti­guo Fren­te Na­cio­nal) o el AfD ale­mán pa­ra ocu­par un es­pa­cio que los par­ti­dos tra­di­cio­na­les de­ja­ron va­cío. Y no pa­re­ce que la ten­den­cia se va­ya a re­ver­tir de ca­ra a las elec­cio­nes eu­ro­peas del 2019. Los ex­per­tos te­men la «vo­la­du­ra des­de den­tro» de la UE si los peo­res pro­nós­ti­cos se ma­te­ria­li­zan y las fuer­zas eu­ró­fo­bas su­man el 40 % de es­ca­ños en el he­mi­ci­clo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.