El cal­cu­la­do adiós de la can­ci­ller

La Voz de Galicia (Monforte) - - INTERNACIONAL - Mi­guel-An­xo Mu­ra­do

Es­cu­chan­do el men­sa­je de despedida de ayer de An­ge­la Mer­kel a la asam­blea de su par­ti­do, uno po­dría pen­sar, por el tono, que se tra­ta­ba de un adiós de­fi­ni­ti­vo e in­me­dia­to a la po­lí­ti­ca. Na­da más le­jos de la realidad. Ese dis­cur­so emo­ti­vo (la can­ci­ller in­clu­so tu­vo que con­te­ner las lá­gri­mas) pue­de que fue­se sin­ce­ro, pe­ro tam­bién era una pie­za ora­to­ria que for­ma­ba par­te de un plan bri­llan­te para que la CDU ale­ma­na con­ti­núe en la sen­da cen­tris­ta que Mer­kel ha mar­ca­do, in­clu­so cuan­do ella mis­ma ha­ya des­apa­re­ci­do de la es­ce­na. El plan de­bió con­ce­bir­lo ha­ce tiem­po, des­pués de que su con­tro­ver­ti­da de­ci­sión de ad­mi­tir en el país a un mi­llón de in­mi­gran­tes de gol­pe da­ña­se irre­pa­ra­ble­men­te su po­pu­la­ri­dad y die­se alas a la ex­tre­ma de­re­cha de Al­ter­na­ti­va para Ale­ma­nia (AfD). Pri­me­ro, Mer­kel ele­vó a la se­cre­ta­ría ge­ne­ral del par­ti­do a An­ne­gret Kramp-Ka­rren­bauer, un clon ideológico su­yo, y lue­go, cuan­do es­ta es­tre­cha co­la­bo­ra­do­ra se en­con­tra­ba ya fir­me­men­te ins­ta­la­da en es­te pues­to cla­ve, la can­ci­ller anun­ció que de­ja­ba la di­rec­ción del par­ti­do, si bien no del Go­bierno.

La apues­ta no es­ta­ba exen­ta de ries­gos. Otro can­di­da­to po­dría ha­ber ga­na­do la elec­ción in­ter­na. De he­cho, se pre­sen­tó uno que po­día ha­ber arrui­na­do la es­tra­te­gia de Mer­kel por com­ple­to: Frie­drich Merz, un vie­jo enemi­go de la can­ci­ller que, des­pués de que ella anun­cia­se su mar­cha, tar­dó exac­ta­men­te 29 mi­nu­tos en ha­cer pú­bli­co que lu­cha­ría por ser su sus­ti­tu­to a la ca­be­za del par­ti­do. Si Merz hu­bie­se ga­na­do es­tá cla­ro que Mer­kel no ha­bría po­di­do per­ma­ne­cer en la Can­ci­lle­ría, co­mo pre­ten­de, has­ta el 2021; y la CDU ha­bría pues­to fin a su he­ren­cia po­lí­ti­ca in­me­dia­ta­men­te con un de­ci­di­do gi­ro a la de­re­cha. Pe­ro Merz, un mi­llo­na­rio que con­ta­ba con una ca­rre­ra exi­to­sa en la em­pre­sa pri­va­da y el apo­yo del mundo de los ne­go­cios, ha si­do tor­pe­dea­do en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción por su le­ja­nía de las preo­cu­pa­cio­nes del ale­mán me­dio. Ha­bía un ter­cer can­di­da­to, Jens Spahn, un ca­tó­li­co de­cla­ra­da­men­te ho­mo­se­xual pe­ro más con­ser­va­dor in­clu­so que Merz y to­da­vía con me­nos po­si­bi­li­da­des.

Al fi­nal, co­mo se es­pe­ra­ba, An­ne­gret Kramp-Ka­rren­bauer ha si­do la ga­na­do­ra. Es­to ga­ran­ti­za a Mer­kel, en prin­ci­pio, vía li­bre para se­guir al fren­te del Go­bierno sin so­bre­sal­tos ni cor­ta­pi­sas de su par­ti­do, sin te­ner que en­fren­tar­se a re­be­lio­nes ni desafíos ni en­tre­te­ner­se en la ges­tión de la CDU. Ese se­rá el tra­ba­jo de Kramp-Ka­rren­bauer que, para cuan­do Mer­kel se re­ti­re de ver­dad en el 2021, es­ta­rá lis­ta para su­ce­der­le. De pa­so, con su cal­cu­la­do adiós, Mer­kel ha re­for­za­do su po­pu­la­ri­dad y la de la CDU en ge­ne­ral, un fe­nó­meno que ya re­gis­tran las en­cues­tas. El au­to­gol­pe de Mer­kel, por tan­to, ha te­ni­do éxi­to. La cues­tión que que­da en el ai­re es: ¿acier­ta la can­ci­ller? ¿su cen­tris­mo ter­mi­na­rá reivin­di­cán­do­se a la lar­ga o se­gui­rá ali­men­tan­do a la ex­tre­ma de­re­cha? Eso es lo que ten­dre­mos que ver a par­tir de aho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.