La mo­der­ni­dad aca­bó con el mer­ca­do

Tras gas­tar­se dos mi­llo­nes de eu­ros en su re­mo­de­la­ción, el in­mue­ble lle­va ca­si cua­tro años ce­rra­do a cal y can­to

La Voz de Galicia (Monforte) - - GALICIA - RUBÉN NÓVOA

Al la­do del puen­te Ro­mano de Ourense, en la mar­gen de­re­cha del río Mi­ño, cual­quie­ra que vi­si­te la ciu­dad se en­con­tra­rá con un edi­fi­cio to­tal­men­te reha­bi­li­ta­do. La sim­ple cu­rio­si­dad de quien no sea ve­cino del po­pu­lo­so ba­rrio de A Ponte y no es­té al tan­to de su his­to­ria lo lle­va­rá a tra­tar de en­trar en su in­te­rior. Se en­con­tra­rá de bru­ces con las puer­tas ce­rra­das a cal y can­to. Lle­van así ca­si cua­tro años. El his­tó­ri­co in­mue­ble fue reha­bi­li­ta­do en el 2014, ba­jo la di­rec­ción de los ar­qui­tec­tos Alfredo Frei­xe­do y Pe­dro Dié­guez, con el ob­je­ti­vo de trans­for­mar una ve­tus­ta pla­za de abas­tos en un mo­derno y di­na­mi­za­dor mer­ca­do gra­cias a una sub­ven­ción del Gobierno cen­tral.

La apues­ta sa­lió ra­na y el ba­lan­ce no pue­de ser más de­sola­dor, ya que una in­ver­sión de dos mi­llo­nes de eu­ros no ha lo­gra­do re­abrir las puer­tas del aho­ra lu­jo­so re­cin­to, que has­ta en­ton­ces man­te­nía su ac­ti­vi­dad con una de­ce­na de pla­ce­ros, que in­clu­so fue­ron aco­mo­da­dos en un edi­fi­cio pro­vi­sio­nal en las in­me­dia­cio­nes pa­ra man­te­ner su ne­go­cio mien­tras du­ra­sen las obras.

Los pla­nes pa­ra la pla­za de abas­tos de A Ponte eran am­bi­cio­sos y apun­ta­ban a re­fe­ren­tes co­mo el mer­ca­do de San Mi­guel, en Ma­drid. El an­te­rior gobierno so­cia­lis­ta te­nía en men­te lan­zar una gestión úni­ca con un mo­de­lo de ne­go­cio que in­clu­ye­ra un res­tau­ran­te pa­ra de­gus­tar los pro­duc­tos fres­cos y un ho­ra­rio de aper­tu­ra que se es­ti­ra­se has­ta las 16 ho­ras al día. To­do ello por un ca­non anual que su­pe­ra­ba los 50.000 eu­ros y a los que ha­bía que su­mar los gas­tos de man­te­ni­mien­to de la mo­der­na ins­ta­la­ción.

En el mer­ca­do del po­pu­lo­so ba­rrio ou­ren­sano to­do se hi­zo tan a lo gran­de que has­ta se pro­du­jo un ama­go de inau­gu­ra­ción. Era en vís­pe­ras de las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les del 2015 y to­dos co­rrie­ron a ha­cer­se la fo­to al mer­ca­do. Po­co le im­por­tó a unos y a otros que el plie­go de con­di­cio­nes pa­ra sa­car a con­cur­so la ex­plo­ta­ción del re­cin­to to­da­vía es­tu­vie­ra sin ela­bo­rar. Nu­me­ro­sos car­gos ins­ti­tu­cio­na­les de PP y PSOE re­co­rrie­ron la ins­ta­la­ción, con la por aquel en­ton­ces mi­nis­tra de Fo­men­to, Ana Pas­tor, al fren­te. Cua­tro años des­pués, la per­sia­na si­gue ba­ja­da. Ape­nas se le­van­tó en un pu­ña­do de oca­sio­nes pa­ra mos­trar­la a po­si­bles in­ver­so­res, ya fue­se en una jor­na­da de puer­tas abier­tas o en pri­va­do. De na­da sir­vió, ya que el con­cur­so pú­bli­co lan­za­do por el gobierno de Ourense a prin­ci­pios del año 2016 —ya con el PP al fren­te de la ciu­dad— que­dó de­sier­to.

El pri­mer fias­co no des­ani­mó a los po­pu­la­res que, cons­cien­tes del re­ga­lo en­ve­ne­na­do que ha­bían re­ci­bi­do, ne­go­cia­ron a la ba­ja las con­di­cio­nes del re­cin­to pa­ra vol­ver a sa­car­lo a con­cur­so. Tras va­rios me­ses en el horno, a fi­na­les del año 2016 vol­vía a ex­po­ner­se al me­jor pos­tor. En­tre las mo­di­fi­ca­cio­nes que se rea­li­za­ron, las más sig­ni­fi­ca­ti­vas fue­ron la de re­ba­jar el ca­non anual de la con­ce­sión —el pre­cio pa­só de 52.737,85 a 45.410,79 eu­ros— y el de re­du­cir a la mi­tad el tiem­po mí­ni­mo de aper­tu­ra del re­cin­to. No sir­vió de na­da, y la his­to­ria se vol­vió a re­pe­tir. La me­sa de con­tra­ta­ción se ce­rró sin nin­gu­na ofer­ta que lle­var­se a la bo­ca. Era no­viem­bre del 2016. Dos años des­pués, el re­cin­to si­gue ce­rra­do a cal y can­to y el gobierno de Ourense to­da­vía no ha lo­gra­do

dar con la tecla pa­ra en­con­trar­le uti­li­dad al mer­ca­do pon­tino, que des­de en­ton­ces so­lo se usó pú­bli­ca­men­te en una oca­sión pa­ra la en­tre­ga de unos pre­mios or­ga­ni­za­dos por una aso­cia­ción de jó­ve­nes em­pre­sa­rios. Fuen­tes mu­ni­ci­pa­les ex­pli­can que aho­ra se ex­plo­ran po­si­bi­li­da­des pa­ra sa­car de nue­vo a con­cur­so la ex­plo­ta­ción. Se bus­ca el aval ju­rí­di­co pa­ra aco­me­ter una nue­va re­ba­ja del ca­non que lo ha­ga más atrac­ti­vo y tam­po­co se de­ja de la­do la po­si­bi­li­dad de que se bus­que un nue­vo uso al lo­cal, siem­pre que ten­ga en­ca­je le­gal den­tro de la sub­ven­ción con­ce­di­da.

Bi­blio­te­ca y lo­cal ve­ci­nal

A la es­pe­ra de en­con­trar un ges­tor, el re­no­va­do edi­fi­cio su­fre las con­se­cuen­cias del desuso. Su mo­der­na ima­gen y có­mo­das ins­ta­la­cio­nes no han si­do su­fi­cien­te an­zue­lo. Una de las prin­ci­pa­les du­das que ge­ne­ra el pro­yec­to es el de amor­ti­zar la in­ver­sión con un nú­me­ro tan re­du­ci­do de pues­tos. En con­cre­to, es­tán ha­bi­li­ta­dos ocho es­pa­cios pa­ra la ven­ta de fru­ta, que­sos, vi­nos, pes­ca­dos, car­ne, char­cu­te­ría, pan y de­li­ca­te­sen. A es­to hay que su­mar un res­tau­ran­te. To­dos tie­nen bo­de­ga y el ta­ma­ño de los pues­tos va des­de los 12,95 has­ta los 21,40 me­tros. Otra de­bi­li­dad del mer­ca­do es com­par­ti­da con mu­chos ne­go­cios de la zo­na y tie­ne que ver con las di­fi­cul­ta­des pa­ra apar­car. Del desuso tan so­lo se sal­va la plan­ta su­pe­rior, don­de se man­tie­ne ac­ti­va, al igual que an­tes de la re­for­ma, una bi­blio­te­ca y un lo­cal ve­ci­nal.

S. M. AMIL

El in­te­rior fue va­cia­do por com­ple­to a tra­vés de unas obras que co­men­za­ron en enero del 2012 y se pro­lon­ga­ron du­ran­te ca­si tres años. El avan­za­do de­te­rio­ro del mer­ca­do pon­tino ha­bía pro­vo­ca­do un des­cen­so en la clien­te­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.