Va­cu­nas e igua­li­ta­ris­mo es­tú­pi­do

La Voz de Galicia (Monforte) - - OPINIÓN - RO­BER­TO L. BLAN­CO VALDÉS

La eu­ro­dipu­tada de En Ma­rea Li­dia Sen­ra, em­pe­ña­da en cues­tio­nar la efi­ca­cia y se­gu­ri­dad de las va­cu­nas (al­go así co­mo cues­tio­nar a es­tas al­tu­ras la de ley de gra­ve­dad), vuel­ve a ser inau­di­ta no­ti­cia de por­ta­da. Aho­ra por su pre­ten­sión de or­ga­ni­zar en Vigo una char­la con­tra la va­cu­na del pa­pi­lo­ma vi­rus, que pre­vie­ne una gra­ví­si­ma pa­to­lo­gía tu­mo­ral.

Es­te pe­rió­di­co hi­zo pú­bli­co el dis­la­te y, tras la ló­gi­ca in­dig­na­ción de la Con­se­lle­ría de Sa­ni­da­de y de los mé­di­cos, se pro­du­je­ron dos reac­cio­nes di­fe­ren­tes: la del Ayun­ta­mien­to vi­gués que, con to­da ra­zón, prohi­bió de in­me­dia­to que la char­lo­ta­da, que no char­la, se or­ga­ni­za­se en un lo­cal mu­ni­ci­pal; y la de En Ma­rea, que, dan­do prue­bas de ese pa­trio­tis­mo de par­ti­do en­cu­bri­dor de to­dos los es­cán­da­los, se ne­gó a des­au­to­ri­zar de plano a Li­dia Sen­ra. ¡Va­ya ejem­plo!

La cru­za­da an­ti­va­cu­nal, a la que Sen­ra se ha ad­he­ri­do con una irres­pon­sa­bi­li­dad inex­pli­ca­ble en quien ocu­pa un car­go de tan­ta re­le­van­cia, po­ne de re­lie­ve una de las más gra­ves per­ver­sio­nes que hoy pa­de­ce nues­tra so­cie­dad: la pro­fun­da adul­te­ra­ción de un prin­ci­pio esen­cial de los re­gí­me­nes li­be­ra­les, cu­yo avan­ce ca­rac­te­ri­zó la pro­gre­si­va cons­truc­ción de las de­mo­cra­cias mas avan­za­das del pla­ne­ta. Ha­blo, cla­ro es­tá, del prin­ci­pio de igual­dad, que, en ma­te­ria de va­cu­na­ción, sig­ni­fi­ca que to­dos ten­gan de­re­cho a ella al mar­gen de su ren­ta y no que po­sea igual valor lo que di­ga al res­pec­to to­do el mun­do: quie­nes co­no­cen el te­ma tras mu­chos años de es­tu­dio y quie­nes, co­mo la se­ño­ra Sen­ra, sa­ben de me­di­ci­na lo que yo. Na­da de na­da.

Es­te pe­li­gro­so fe­nó­meno social —la emer­gen­cia de los char­la­ta­nes— se da no so­lo en una es­fe­ra tan sen­si­ble co­mo el de la me­di­ci­na (por ahí an­dan, co­mo en la Edad Me­dia, esos cu­ran­de­ros sin­ver­güen­zas pro­mo­vien­do re­me­dios mi­la­gro­sos pa­ra cu­rar en­fer­me­da­des) sino tam­bién en otros mu­chos cam­pos, to­do ello gra­cias al gran ba­su­re­ro en que la Red se ha con­ver­ti­do. Has­ta ha­ce na­da pa­ra te­ner ac­ce­so a ex­pre­sar pú­bli­ca­men­te ideas u opi­nio­nes era ne­ce­sa­rio de­mos­trar que se co­no­cía el asun­to del que se ha­bla­ba u opi­na­ba. El igua­li­ta­ris­mo es­tú­pi­do que do­mi­na la Red per­mi­te hoy ha­blar de his­to­ria, eco­no­mía, lin­güís­ti­ca o de­re­cho a quie­nes na­da sa­ben de nin­gu­na de esas co­sas, con lo que los de­ba­tes al res­pec­to se con­vier­ten, no en diá­lo­gos de sor­dos, sino en diá­lo­gos de au­tén­ti­cos be­su­gos, don­de, co­mo en el cé­le­bre tan­go Cam­ba­la­che, «to­do es igual/ na­da es me­jor/ lo mis­mo un bu­rro/ que un gran pro­fe­sor».

Po­cas co­sas co­mo el avan­ce de la igual­dad (eco­nó­mi­ca, po­lí­ti­ca, social y cul­tu­ral) de­fi­nen las so­cie­da­des mo­der­nas don­de los pri­vi­le­gia­dos ha­bi­tan­tes de un pu­ña­do de paí­ses oc­ci­den­ta­les te­ne­mos la suer­te de vi­vir. Pe­ro el igua­li­ta­ris­mo es­tú­pi­do pro­pi­cia­do por la Red na­da tie­ne que ver con ese cam­bio im­pre­sio­nan­te: el igua­li­ta­ris­mo es­tú­pi­do se pa­re­ce a la au­tén­ti­ca igual­dad lo mis­mo que la ciencia mé­di­ca a las su­pers­ti­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.