Li­ci­ta­cio­nes «low cost» ame­na­zan la ca­li­dad de los ser­vi­cios de ayu­da a do­mi­ci­lio

Ad­mi­nis­tra­ción, em­pre­sas y sin­di­ca­tos coin­ci­den en la ne­ce­si­dad de me­jo­rar los con­cur­sos

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - PORTADA -

En una co­mu­ni­dad don­de ca­si la cuar­ta par­te de la po­bla­ción su­pera los 65 años y que li­de­ra los rán­kings de es­pe­ran­za de vi­da, el avan­ce de la de­pen­den­cia es una reali­dad so­cial con ne­ce­si­da­des y cos­tes cre­cien­tes. Así lo pu­sie­ron de ma­ni­fies­to re­pre­sen­tan­tes de di­fe­ren­tes ám­bi­tos re­la­cio­na­dos con la aten­ción a los ma­yo­res en un fo­ro ce­le­bra­do en La Voz de Ga­li­cia pa­ra ana­li­zar las de­bi­li­da­des y for­ta­le­zas de un sis­te­ma de bie­nes­tar que a me­nu­do ha­ce equi­li­brios pa­ra dar res­pues­ta, y res­pues­ta ade­cua­da, a una de­man­da ca­da vez ma­yor y cu­ya ca­li­dad co­mien­za a ver­se ame­na­za­da por los de­no­mi­na­dos ser­vi­cios «low cost» vin­cu­la­dos a li­ci­ta­cio­nes pú­bli­cas que ape­nas cu­bren los cos­tes sa­la­ria­les.

Fa­bio­la Gar­cía Mar­tí­nez, di­rec­to­ra xe­ral de Maio­res e Per­soas con Dis­ca­pa­ci­da­de de la Xun­ta y nom­bra­da un día des­pués del de­ba­te con­se­llei­ra de Po­lí­ti­ca So­cial; Ana Gon­zá­lez Abe­llei­ra, con­ce­ja­la de Be­nes­tar So­cial del Ayun­ta­mien­to de Lu­go; Ja­vier Mar­tí­nez Fente, se­cre­ta­rio del sec­tor sa­lud de UGT, y Alberto Do­mín­guez, de­le­ga­do te­rri­to­rial de Cle­ce, em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en la pres­ta­ción de ser­vi­cios de cui­da­dos, coin­ci­die­ron en la ne­ce­si­dad de au­nar es­fuer­zos pa­ra re­sol­ver las ca­ren­cias que ya se de­tec­tan en la pres­ta­ción de ser­vi­cios bá­si­cos co­mo la ayu­da a do­mi­ci­lio, una com­pe­ten­cia com­par­ti­da en ma­te­ria de cos­tes por las Ad­mi­nis­tra­cio­nes —cen­tral, au­to­nó­mi­ca y lo­cal— y por los pro­pios usua­rios, que en­fren­ta pro­ble­mas co­mo la in­su­fi­cien­te fi­nan­cia­ción, la des­re­gu­la­ri­za­ción, la ne­ce­si­dad de pro­fe­sio­na­li­za­ción y la pre­ca­ri­za­ción la­bo­ral.

Trein­ta mil, a la es­pe­ra

Se­gún los da­tos del úl­ti­mo año, en Ga­li­cia vi­ven 117.875 de­pen­dien­tes, un 25 % más que ha­ce ape­nas seis años, pe­ro so­lo la mi­tad per­ci­be al­gún ti­po de ayu­da so­cial. Al­re­de­dor de 10.000 de ellos tie­ne re­co­no­ci­do el de­re­cho a una pres­ta­ción, pe­ro con­ti­núan en lis­ta de es­pe­ra. Uno de ca­da cien mo­ri­rá an­tes de re­ci­bir­la. Ese es el pa­no­ra­ma en la co­mu­ni­dad que, en el con­jun­to de Es­pa­ña, rea­li­za un ma­yor es­fuer­zo pre­su­pues­ta­rio en la ex­ten­sión de asis­ten­cias co­mo la ayu­da a do­mi­ci­lio, la op­ción pre­fe­ri­da por los ma­yo­res ga­lle­gos, cla­ra­men­te in­cli­na­dos a se­guir vi­vien­do en sus ca­sas pe­ro que, pa­ra po­der ha­cer­lo, ne­ce­si­tan apo­yos. So­bre to­do en el ca­so de los 13.000 de­pen­dien­tes que son los úni­cos re­si­den­tes de sus ho­ga­res.

Con 23.325 be­ne­fi­cia­rios de ayu­da a do­mi­ci­lio, 4.700 in­cor­po­ra­dos en el úl­ti­mo año, es­te ser­vi­cio con­su­me el 34 % de las pres­ta­cio­nes de la Con­se­lle­ría de Po­lí­ti­ca So­cial, que cuen­ta con un pre­su­pues­to de 414 mi­llo­nes de eu­ros. La de­man­da de es­ta pres­ta­ción ha ex­pe­ri­men­ta­do un au­men­to del 53 % des­de el 2012 y a día de hoy to­da­vía hay 30.000 per­so­nas pen­dien­tes de con­tar con es­ta aten­ción que, has­ta el mo­men­to, so­lo dis­fru­tan el 44 % de los ga­lle­gos que la ne­ce­si­tan. Ade­más, otros 14.400 de­man­dan trans­por­te adap­ta­do, 12.300 re­cla­man una pla­za en un cen­tro de día, otros 12.000 so­li­ci­tan con­tar con te­le­asis­ten­cia y 6.300, pro­gra­ma de co­mi­da a do­mi­ci­lio.

En la ac­tua­li­dad, y pe­se a que la pro­pia le­gis­la­ción atri­bu­ye al Es­ta­do la res­pon­sa­bi­li­dad de fi­nan­ciar el 50 % del cos­te del ser­vi­cio que ma­yor de­man­da re­gis­tra, la ayu­da a do­mi­ci­lio, la reali­dad es que la apor­ta­ción es­ta­tal ape­nas su­po­ne el 24 %, pi­vo­tan­do el res­to en las de­más ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas y los pro­pios usua­rios. So­bre el pa­pel, la Xun­ta se ha­ce car­go de par­te de la fac­tu­ra de la aten­ción a do­mi­ci­lio en de­pen­den­cias va­lo­ra­das con gra­do re­co­no­ci­do, y con los ayun­ta­mien­tos se co­fi­nan­cia ade­más el ser­vi­cio de li­bre con­cu­rren­cia.

En es­te es­ce­na­rio, el fo­ro sir­vió pa­ra de­jar cons­tan­cia del in­te­rés com­par­ti­do no so­lo por ir in­cre­men­tan­do las cuo­tas de co­ber­tu­ra de la aten­ción en ca­sa, sin que su­pon­ga un au­men­to de la fac­tu­ra pa­ra el ma­yor, sino de ha­cer­lo sin re­nun­ciar a cri­te­rios de ca­li­dad que, en la ac­tua­li­dad, pa­re­cen ame­na­za­dos por un aba­ni­co de con­di­cio­nan­tes. En­tre ellos, los de­ri­va­dos de los cri­te­rios con los que se es­tán sa­can­do a con­cur­so y ad­ju­di­can­do los di­fe­ren­tes con­cur­sos mu­ni­ci­pa­les, que no si­guen un cri­te­rio uni­for­me, en mu­chos ca­sos pri­man la eco­no­mía por en­ci­ma de otros as­pec­tos y que con­di­cio­nan ade­más la po­si­bi­li­dad de en­con­trar a tra­ba­ja­do­res dis­pues­tos a asu­mir la­bo­res no siem­pre bien de­fi­ni­das, pe­na­li­za­das por la fal­ta de ayu­das téc­ni­cas, los ho­ra­rios, la tem­po­ra­li­dad, la ba­ja re­mu­ne­ra­ción y las di­fi­cul­ta­des de con­ci­lia­ción.

En lo que va de año y has­ta el pa­sa­do 31 de agos­to, en Ga­li­cia sa­lie­ron a con­cur­so 30 ser­vi­cios de ayu­da a do­mi­ci­lio, uno por se­ma­na, con un pre­cio me­dio por ho­ra or­di­na­ria de 13 eu­ros, cuan­do el cos­te ex­clu­si­va­men­te sa­la­rial de una ho­ra de au­xi­liar de ayu­da a do­mi­ci­lio apli­can­do el con­ve­nio ga­lle­go, aún con ta­blas sa­la­ria­les del 2008, es de 13,50. Ra­tio que mu­chas de las em­pre­sas con­si­de­ran ma­ni­fies­ta­men­te in­su­fi­cien­te y que ha lle­va­do a al­gu­nas a op­tar por no con­cu­rrir en las li­ci­ta­cio­nes.

Co­mo re­sul­ta­do de ello, al­gu­nas de las con­vo­ca­to­rias es­tán que­dan­do de­sier­tas y las ad­ju­di­ca­das se desa­rro­llan asu­mien­do un pre­su­pues­to que re­per­cu­te aún más en la pre­ca­ri­za­ción la­bo­ral y la ca­li­dad de una pres­ta­ción que, por otra par­te, no po­cos con­si­de­ran ado­le­ce de con­trol y se­gui­mien­to ade­cua­dos pa­ra vi­gi­lar el cum­pli­mien­to de un ser­vi­cio que, aún en con­ce­sión, tie­ne ca­rác­ter pú­bli­co y es­tá re­co­no­ci­do por ley. En es­te en­torno, la re­gu­la­ción la­bo­ral ade­cua­da, y adap­ta­da a las pro­pias cir­cuns­tan­cias de una pres­ta­ción que ha de ser fle­xi­ble, la in­tro­duc­ción de cláu­su­las so­cia­les que ga­ran­ti­cen con­di­cio­nes la­bo­ra­les dig­nas y la reivin­di­ca­ción pro­fe­sio­nal de las tra­ba­ja­do­ras so­cia­les y las au­xi­lia­res fi­gu­ran en­tre las asig­na­tu­ras pen­dien­tes.

MAR­COS MÍ­GUEZ.

Alberto Do­mín­guez, Fa­bio­la Gar­cía, Ana Gon­zá­lez y Ja­vier Mar­tí­nez de­ba­tie­ron del te­ma en la re­dac­ción de La Voz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.