ES­PA­ÑA SE SI­TÚA A LA VAN­GUAR­DIA EN LA IM­PRE­SIÓN DE CA­SAS EN 3D

La fa­bri­ca­ción por adi­ción plan­ta ca­ra a las téc­ni­cas tra­di­cio­na­les de cons­truc­ción con vi­vien­das de ba­jo cos­te que se le­van­tan en tan so­lo 24 ho­ras Va­len­cia ya cuen­ta con una

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - María Vi­ñas

Sí, se im­pri­mi­rán. No to­das, pe­ro se­gu­ra­men­te mu­chas; pue­de que in­clu­so la ma­yo­ría. Y, con­tra to­dos los pro­nós­ti­cos de quie­nes sin en­tu­sias­mo re­ce­lan de sus ga­ran­tías, la im­pre­sión 3D tie­ne pa­ra el sec­tor de la cons­truc­ción gran­des pla­nes de fu­tu­ro: des­de pro­yec­tos so­cia­les con edi­fi­ca­cio­nes más pre­ca­rias pe­ro to­tal­men­te acon­di­cio­na­das, has­ta cha­lés de lu­jo. «Al fin y al ca­bo, lo que im­pri­me la má­qui­na es la es­truc­tu­ra de hor­mi­gón, o de otro ma­te­rial. La con­di­ción de ca­sa ba­ja, me­dia o ex­clu­si­va se la dan los aca­ba­dos que eli­ja el que va a vi­vir en ella». Ha­bla Vi­cen­te Ra­mí­rez, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Be Mo­re 3D, una startup va­len­cia­na que aca­ba de im­pri­mir la pri­me­ra ca­sa en tres di­men­sio­nes de Es­pa­ña —la se­gun­da de Eu­ro­pa—, una cons­truc­ción de 24 me­tros cua­dra­dos que se le­van­tó el pa­sa­do mar­zo, en un so­lar va­cío jun­to a la Fa­cul­tad de Be­llas Ar­tes de la Uni­ver­si­tat Po­li­téc­ni­ca de Va­len­cia, en tan so­lo 14 ho­ras. «Po­dría ha­ber­se he­cho in­clu­so en ocho, por­que la má­qui­na es­ta­ba al 50 % de ren­di­mien­to», apun­ta Ra­mí­rez.

Fue es­ta so­lo una de­mos­tra­ción de fuer­za, un pi­lo­to de sie­te cha­lés que se plan­ta­rán en una pe­da­nía de Cuen­ca pa­ra re­po­blar la Al­ca­rria y que, en un in­te­li­gen­te gol­pe de efec­to, se­rán ocu­pa­dos por los con­cur­san­tes de un rea­lity show. Es­ta eco­al­dea sos­te­ni­ble da­rá fe, eso sí, del enor­me po­ten­cial del mé­to­do de fa­bri­ca­ción por adi­ción, to­da una opor­tu­ni­dad pa­ra po­ner en mar­cha pro­yec­tos so­cia­les, aba­ra­tar par­ti­das de vi­vien­das de pro­tec­ción ofi­cial o lle­var a ca­bo la­bo­res de re­cu­pe­ra­ción de zo­nas de­vas­ta­das, re­em­pla­zan­do las tien­das de cam­pa­ña tem­po­ra­les, que sue­len aca­bar con­ver­ti­das en re­fu­gios per­ma­nen­tes, por es­truc­tu­ras de hor­mi­gón.

Se­rá so­lo la pun­ta del ice­berg. El va­len­ciano, con­fia­do, su­be la apues­ta: ase­gu­ra que, aho­ra mis­mo, él y su equi­po son ca­pa­ces de cons­truir la es­truc­tu­ra de una vi­vien­da de 70 me­tros cua­dra­dos en 15 ho­ras. En un so­lo día. El pre­cio fi­nal, el del in­mue­ble lis­to pa­ra en­trar a vi­vir, con aca­ba­dos e ins­ta­la­cio­nes, ron­da­ría los 50.000 eu­ros. Se ahorra en tiem­po y se ahorra en cos­tes —su­po­ne una re­ba­ja del 35 % del cos­te fi­nal—. Pe­ro... ¿Y las ca­li­da­des? ¿Y el em­pleo que des­trui­rán?

AL­TA RE­SIS­TEN­CIA

«La ca­li­dad del hor­mi­gón que no­so­tros uti­li­za­mos es ex­ce­len­te, es de al­ta re­sis­ten­cia, los mu­ros son ca­pa­ces de so­por­tar mu­cha car­ga —se­ña­la Ra­mí­rez—, pe­ro lo que tie­ne que que­dar cla­ro es que so­lo ha­ce­mos la es­truc­tu­ra; lue­go el clien­te pue­de re­ves­tir­la con los ma­te­ria­les que él quie­ra, es­co­ger una fa­cha­da ven­ti­la­da, po­ner aca­ba­dos de ce­rá­mi­ca, de pie­dra... Y es ahí don­de es­ta­rá la ca­li­dad fi­nal de la vi­vien­da». ¿Pue­de so­por­tar es­te ar­ma­zón va­rios pi­sos? «En es­tos mo­men­tos es­ta­mos tra­ba­jan­do en otra má­qui­na que po­drá im­pri­mir ya va­rias plan­tas», avan­za.

Con es­ta téc­ni­ca, in­sis­ten des­de Be Mo­re 3D, lo que se con­si­gue es dar ac­ce­so a un ho­gar a to­das aque­llas per­so­nas que de otra for­ma no pue­den con­tar con una vi­vien­da dig­na. Y, ade­más, aun­que la tec­no­lo­gía ba­se su di­fe­ren­cia­ción en la eli­mi­na­ción del fac­tor tra­ba­jo, los va­len­cia­nos ase­gu­ran que no so­lo se man­ten­drá el em­pleo, sino que se ge­ne­ra­rá más to­da­vía. «No lo des­trui­mos —ar­gu­men­tan—, por­que, en pri­mer lu­gar, el sec­tor de la cons­truc­ción, que lle­va años pa­ra­do, vol­ve­rá a agi­li­zar­se, a po­ner­se en mar­cha. Ha­brá quien con es­tos pre­cios se ani­me a com­prar vi­vien­da y ne­ce­si­ta­rá a pro­fe­sio­na­les que ter­mi­nen de aca­bar sus ca­sas». Y su má­qui­na —por­que ha si­do cons­trui­da por ellos mis­mos— no ha­ce ma­gia: «Las ins­ta­la­cio­nes se se­gui­rán ha­cien­do co­mo se han he­cho to­da la vi­da». El ca­blea­do eléc­tri­co, la red de fon­ta­ne­ría.

Hay más. Por­que es­te ti­po de in­men­sos apa­ra­tos que es­cu­pen ca­pas y ca­pas su­per­pues­tas de ce­men­to no tie­nen por qué uti­li­zar­se so­la­men­te pa­ra eje­cu­tar el es­que­le­to de un cha­lé —o un bun­ga­ló o un com­ple­jo ho­te­le­ro—. Pue­den con­ver­tir­se en un prác­ti­co ins­tru­men­to pa­ra ela­bo­rar to­do ti­po de ele­men­tos com­ple­men­ta­rios de la cons­truc­ción: ar­que­tas a me­di­da, pie­zas de fa­cha­das, ele­men­tos de­co­ra­ti­vos. «No ha­brá obra que no cuen­te con una im­pre­so­ra 3D», au­gu­ra, con­ven­ci­do, Ra­mí­rez.

Ellos han me­ti­do ya la quin­ta mar­cha. Y eso que co­men­za­ron ha­ce so­lo tres años im­pri­mien­do pe­que­ños lla­ve­ros. Aho­ra so­lo mi­ran al fu­tu­ro, que ca­si to­can con la pun­ta de los de­dos. Ac­tual­men­te man­tie­nen un acuer­do con Ce­mex, su pro­vee­dor de hor­mi­gón, y con­ver­sa­cio­nes con el Go­bierno de Bo­li­via pa­ra par­ti­ci­par en un pro­yec­to de re­cons­truc­ción de una zo­na de ca­sas de adobe des­po­bla­da.

Du­ran­te el pró­xi­mo año, es­ti­man, le­van­ta­rán unas 20 ca­sas a gol­pe de im­pre­sión 3D. A par­tir de las diez ya con­se­gui­rán be­ne­fi­cios.

Una em­pre­sa va­len­cia­na ven­de por 50.000 eu­ros ca­sas que se im­pri­men en so­lo 15 ho­ras

ILUS­TRA­CIÓN: MA­BEL RO­DRÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.