TA­SA GOO­GLE, EL QUE­BRA­DE­RO DE CA­BE­ZA QUE SA­CU­DE LA UE

Bruselas si­gue per­dien­do alia­dos pa­ra im­plan­tar el im­pues­to a los gi­gan­tes di­gi­ta­les Es­ta­dos co­mo Ale­ma­nia em­pie­zan a du­dar pa­ra no en­fren­tar­se al ga­bi­ne­te de Trump

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cris­ti­na Por­tei­ro

La Co­mi­sión Eu­ro­pea no lo­gra po­ner orden a la ho­ra de im­plan­tar un im­pues­to a los gi­gan­tes di­gi­ta­les. La re­ti­cen­cia de al­gu­nos es­ta­dos miem­bros a uni­fi­car la ta­sa ha lle­va­do a va­rios paí­ses a ha­cer la gue­rra por su cuen­ta.

Goo­gle, Fa­ce­book o Ama­zon pa­gan pro­por­cio­nal­men­te me­nos de la mi­tad en im­pues­tos que un pues­to de sal­chi­chas. La gro­tes­ca y ve­raz com­pa­ra­ción tri­bu­ta­ria la hi­zo en el año 2016 el ex can­ci­ller aus­tría­co, Ch­ris­tian Kern, in­dig­na­do por el enor­me agu­je­ro que los gi­gan­tes di­gi­ta­les de­ja­ron en la Ha­cien­da de su país. Mien­tras las em­pre­sas tra­di­cio­na­les se en­fren­tan a un gra­va­men me­dio del 23,2 % al afron­tar el pa­go del im­pues­to de so­cie­da­des en la UE, el por­cen­ta­je ape­nas al­can­za el 9,5 % pa­ra las di­gi­ta­les. Si a ello se le su­ma la pe­ri­cia de sus ex­per­tos pa­ra ar­ti­cu­lar una agre­si­va pla­ni­fi­ca­ción fis­cal, las cuen­tas con las ha­cien­das eu­ro­peas ca­si les sa­len a de­vol­ver, una si­tua­ción que trae de ca­be­za a los go­bier­nos de va­rios es­ta­dos miem­bros de un tiem­po a es­ta par­te.

Fran­cia, Es­pa­ña, Ita­lia y Ale­ma­nia fue­ron los pri­me­ros en al­zar la voz en­tre los Vein­ti­sie­te al pa­sar la lu­pa a las fac­tu­ras de es­tas com­pa­ñías, que lle­van años vien­do cre­cer de for­ma ex­po­nen­cial su ne­go­cio sin que na­die les re­cla­me na­da en con­cep­to de im­pues­tos. Los cua­tro exi­gie­ron a Bruselas y a sus so­cios del Eu­ro­gru­po que mo­vie­sen fi­cha pa­ra atar en cor­to a las em­pre­sas di­gi­ta­les.

La Co­mi­sión Eu­ro­pea re­co­gió el guan­te y pu­so a fun­cio­nar a to­da má­qui­na los fo­go­nes en sus cuar­te­les de la ca­pi­tal co­mu­ni­ta­ria pa­ra aca­bar alum­bran­do el pa­sa­do mes de mar­zo una pro­pues­ta am­bi­cio­sa pa­ra las ex­pec­ta­ti­vas de los eu­ro­pe­si­mis­tas: un im­pues­to pro­vi­sio­nal y urgente del 3 % so­bre los in­gre­sos to­ta­les de las di­gi­ta­les que fac­tu­ren 750 mi­llo­nes de eu­ros a ni­vel glo­bal o 50 mi­llo­nes en la UE. Una ta­sa «tran­si­cio­nal» a cor­to pla­zo que da­ría es­pa­cio y tiem­po a los Vein­tio­cho pa­ra ne­go­ciar la an­sia­da ba­se mí­ni­ma del im­pues­to de so­cie­da­des y un plan glo­bal en el mar­co de la OCDE pa­ra con­se­guir que los nue­vos mo­de­los de ne­go­cio vir­tua­les pa­guen la par­te que les co­rres­pon­de de los im­pues­tos.

Bruselas con­si­de­ra que el pa­so ade­lan­te era ne­ce­sa­rio y que ha­bría si­do una «ilu­sión» pen­sar que se po­dría lle­gar a cor­to o me­dio pla­zo a un acuer­do con los so­cios in­ter­na­cio­na­les, se­gún ad­mi­tió el co­mi­sa­rio de Eco­no­mía, Pie­rre Mos­co­vi­ci, en la úl­ti­ma cum­bre de lí­de­res de la Unión Eu­ro­pea en So­fía. El fran­cés as­pi­ra­ba a re­cau­dar has­ta 5.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les con es­te im­pues­to que, se­gún se pu­do com­pro­bar en esa ci­ta, si­gue per­dien­do en­tu­sias­tas y de­fen­so­res a me­di­da que las ne­go­cia­cio­nes van to­man­do for­ma.

ALE­MA­NIA SE LO PIEN­SA

No es nin­gún se­cre­to que paí­ses co­mo Ir­lan­da, Lu­xem­bur­go, Mal­ta y los nór­di­cos han he­cho una de­fen­sa nu­man­ti­na de la ac­tual sel­va tri­bu­ta­ria en la que vi­ven es­con­di­das las mul­ti­na­cio­na­les di­gi­ta­les. Al­gu­nas de sus can­ci­lle­rías al­ber­gan las se­des de es­tas com­pa­ñías y sus go­bier­nos han sa­bo­tea­do to­dos los in­ten­tos de Bruselas de cor­tar la he­mo­rra­gia fis­cal que su­fre la UE. Ca­da eu­ro que Du­blín per­do­na a Goo­gle es un eu­ro me­nos des­ti­na­do al gas­to so­cial en otros paí­ses ve­ci­nos co­mo Es­pa­ña. Una si­tua­ción «in­sos­te­ni­ble» en opi­nión de la Co­mi­sión Eu­ro­pea.

El Eje­cu­ti­vo de la UE te­me que su es­tra­te­gia pa­ra fis­ca­li­zar a las di­gi­ta­les se des­ca­la­bre por la des­ban­da­da de úl­ti­ma ho­ra. El equi­po de Jean Clau­de Junc­ker in­sis­te en coor­di­nar las ac­cio­nes: «Los paí­ses miem­bro es­tán em­pe­zan­do a bus­car so­lu­cio­nes uni­la­te­ra­les rápidas pa­ra gra­var las ac­ti­vi­da­des di­gi­ta­les, lo cual ge­ne­ra con­fu­sión ju­rí­di­ca e in­se­gu­ri­dad fis­cal pa­ra las em­pre­sas», sos­tie­nen. Im­pa­cien­te por la fal­ta de vo­lun­tad po­lí­ti­ca de unos y por las du­das de otros, Fran­cia ya to­mó la de­lan­te­ra al apro­bar la «ta­sa You­tu­be», un im­pues­to del 2 % so­bre la fac­tu­ra­ción que ob­tie­nen las com­pa­ñías di­gi­ta­les por los anun­cios que se vi­sua­li­zan en las pla­ta­for­mas de re­pro­duc­ción y di­fu­sión au­dio­vi­sual.

Pa­rís tam­bién abrió el ca­mino pa­ra san­cio­nar du­ra­men­te el des­vío de ga­nan­cias a otras ha­cien­das eu­ro­peas (has­ta un 38 %, de acuer­do con los cálcu­los que ma­ne­jan). Ade­más, a par­tir del 2019 es­tas com­pa­ñías de­be­rán no­ti­fi­car de for­ma au­to­má­ti­ca y de­ta­lla­da to­dos los in­gre­sos que han ob­te­ni­do. La de­ter­mi­na­ción ga­la ha em­pu­ja­do a otros paí­ses fue­ra de la UE a se­guir sus pa­sos. Aus­tra­lia ha mos­tra­do su vo­lun­tad de or­ques­tar pa­ra el mes de ju­lio una ac­ción coor­di­na­da con la UE pa­ra ven­cer las re­sis­ten­cias de las mul­ti­na­cio­na­les di­gi­ta­les. In­dia ya dis­po­ne de su pro­pia ta­sa pa­ra es­te ti­po de em­pre­sas. Le­jos de arre­pen­tir­se, las au­to­ri­da­des in­dias so­pe­san ex­ten­der el al- can­ce del im­pues­to a más ser­vi­cios y trans­fe­ren­cias di­gi­ta­les.

Ale­ma­nia, por el con­tra­rio, ha ido re­co­gien­do cuer­da. Ber­lín se postuló co­mo uno de los gran­des ada­li­des de la cru­za­da con­tra la im­pu­ni­dad fis­cal de las di­gi­ta­les, pe­ro al­go su­ce­dió en los úl­ti­mos me­ses que le ha he­cho cam­biar de pa­re­cer y aban­do­nar a sus alia­dos. Aun­que la bau­ti­za­da co­mo «ta­sa Goo­gle» afec­ta­ría ma­yo­ri­ta­ria­men­te a em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses, el Go­bierno ale­mán te­me que el tri­bu­to pue­da afec­tar a la in­no­va­ción y al desa­rro­llo de nue­vas tec­no­lo­gías pro­pias. La can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, tam­po­co quie­re des­per­tar la ira del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, quien ame­na­zó en nu­me­ro­sas oca­sio­nes con pa­sar por la gui­llo­ti­na a la in­dus­tria ale­ma­na del au­to­mó­vil, mo­tor de las ex­por­ta­cio­nes del país ger­mano, si sus so­cios europeos adop­ta­ban me­di­das co­mer­cial­men­te «in­jus­tas». Ber­lín quie­re evi­tar a to­da cos­ta una gue­rra co­mer­cial con Wa­shing­ton, pe­ro sus ve­ci­nos de la UE no pue­den es­pe­rar más por­que el agravio com­pa­ra­ti­vo con la car­ga fis­cal que so­por­tan las em­pre­sas lo­ca­les ge­ne­ra un cre­cien­te ma­les­tar.

ES­PA­ÑA, DE­SES­PE­RA­DA

Uno de los paí­ses que han ma­ni­fes­ta­do ma­yor im­pa­cien­cia por im­plan­tar la ta­sa es Es­pa­ña. Sus li­mi­ta­dos es­fuer­zos en la lu­cha con­tra la eva­sión, frau­de y elu­sión fis­cal jun­to a las tram­pas tri­bu­ta­rias de las mul­ti­na­cio­na­les di­gi­ta­les han es­quil­man­do su hu­cha pú­bli­ca. Con el ho­ri­zon­te elec­to­ral que se pre­sen­ta, com­pli­ca­do pa­ra el par­ti­do en el Go­bierno, y con los ju­bi­la­dos en pie de gue­rra, Eco­no­mía y Ha­cien­da apues­tan por se­guir ade­lan­te con la «ta­sa Goo­gle» pa­ra po­der fi­nan­ciar la subida de las pensiones de in­me­dia­to.

La me­di­da que pre­ten­den im­pul­sar Es­co­lano y Mon­to­ro su­po­ne un cos­te de unos 3.300 mi­llo­nes de eu­ros (1.500 en el 2018 y 1.800 en el 2019). Pe­ro las cuen­tas no sa­len. Las es­ti­ma­cio­nes más op­ti­mis­tas apun­tan a una re­cau­da­ción anual de unos 500 o 600 mi­llo­nes de eu­ros con el im­pues­to di­gi­tal. Bruselas in­sis­te en que las cuen­tas de la le­che­ra no son se­rias y no pue­den ga­ran­ti­zar a lar­go pla­zo la sos­te­ni­bi­li­dad del sis­te­ma de pensiones. «Un en­fo­que coor­di­na­do es lo úni­co que pue­de ga­ran­ti­zar que la eco­no­mía di­gi­tal sea gra­va­da de ma­ne­ra equi­ta­ti­va», sos­tie­nen des­de mar­zo.

Fran­cia ha si­do el Es­ta­do pio­ne­ro en es­ta ca­rre­ra al im­pul­sar un tri­bu­to del 2 % pa­ra las fir­mas di­gi­ta­les

El Go­bierno es­pa­ñol quie­re re­cau­dar 1.800 mi­llo­nes por la ta­sa, pe­ro los ex­per­tos re­ba­jan la ci­fra a 500 mi­llo­nes

Bruselas quie­re coor­di­nar las dis­tin­tas pro­pues­tas de los es­ta­dos miem­bros has­ta crear una tri­bu­ta­ción co­mún.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.