JULIO SÁN­CHEZ AGRE­LO «Por tra­di­ción y ta­ma­ño, es­ta­mos lla­ma­dos a un pa­pel im­por­tan­te»

Reivin­di­ca el pro­ta­go­nis­mo de los in­ge­nie­ros de Te­le­co­mu­ni­ca­ción a las puer­tas de una re­vo­lu­ción sin pre­ce­den­tes. De­fien­de la ca­pa­ci­dad de es­te co­lec­ti­vo pa­ra afron­tar e im­pul­sar los pro­fun­dos cam­bios a los que asis­ti­rá la so­cie­dad a lo lar­go de los pró­xi

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Ma­nuel Blan­co

Julio Sán­chez Agre­lo (Car­ba­llo, 1962) es­tá de en­ho­ra­bue­na. Por el tra­ba­jo des­ple­ga­do al fren­te del COETG en el úl­ti­mo año, una la­bor que em­pie­za a dar sus fru­tos, y por la vic­to­ria de la can­di­da­tu­ra que aus­pi­cia­ba en las re­cien­tes elec­cio­nes del Co­le­gio Na­cio­nal de In­ge­nie­ros de Te­le­co­mu­ni­ca­ción. Ex­per­to en re­des, de tra­to afa­ble y no­ta­ble con­ver­sa­dor, Sán­chez Agre­lo cree que el co­lec­ti­vo al que re­pre­sen­ta ten­drá mu­cho que de­cir en el marco de la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial, esa en la que el big da­ta y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial trans­for­ma­rán, di­cen los ex­per­tos que has­ta ni­ve­les in­sos­pe­cha­dos, el mun­do que co­no­ce­mos.

—Ha­ce unos días ce­le­bra­ban la Noi­te das Te­le­co­mu­ni­ca­cións, fo­ca­li­za­da en es­ta oca­sión en el

¿Era una de­di­ca­to­ria obli­ga­da por el mo­men­to ac­tual?

—Uno de los ob­je­ti­vos que te­nía­mos cuan­do ac­ce­di­mos al equi­po de go­bierno del co­le­gio era que se em­pe­za­ra a re­co­no­cer nues­tro pa­pel en el mun­do digital. Aho­ra que to­do el mun­do es­tá ha­blan­do de la trans­for­ma­ción digital, pa­re­ce que a los te­le­cos so­lo se nos ve en las an­te­nas o en la te­le­vi­sión. Se nos es­tá en­ca­si­llan­do en un área y ojo, la in­for­má­ti­ca na­ció en Es­pa­ña a par­tir de un de­par­ta­men­to de la es­cue­la de te­le­co de Ma­drid. El año pa­sa­do ya le de­di­ca­mos la Noi­te a la ci­ber­se­gu­ri­dad y es­te año qui­si­mos se­guir en es­ta lí­nea y abor­dar un asun­to tan am­plio y com­ple­jo co­mo es el big da­ta.

—El co­le­gio ha que­ri­do reivin­di­car el pa­pel del in­ge­nie­ro de Te­le­co­mu­ni­ca­ción a las puer­tas de es­ta cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial por­que da la sen­sa­ción de que otras ca­rre­ras, léa­se In­for­má­ti­ca, Física o Ma­te­má­ti­cas, es­ta­ban ca­pi­ta­li­zan­do el pro­ta­go­nis­mo en es­te ám­bi­to.

—Es­tá cla­ro que los ma­te­má­ti­cos han de es­tar por­que ellos son teó­ri­cos de los al­go­rit­mos que van a de­fi­nir es­te mo­men­to. Pe­ro no se de­be ex­cluir al in­ge­nie­ro de Te­le­co­mu­ni­ca­ción por­que la mi­tad de nues­tra for­ma­ción es in­for­má­ti­ca, ma­te­má­ti­cas... He­mos que­ri­do reivin­di­car que no se nos apar­te de ahí, o que se pien­se que ahí so­lo fi­gu­ran ma­te­má­ti­cos, fí­si­cos e in­for­má­ti­cos. No­so­tros no he­mos que­ri­do me­nos­pre­ciar a otras profesiones, pe­ro no que­re­mos que nos ex­clu­yan. No so­lo la so­cie­dad, sino tam­bién las ad­mi­nis­tra­cio­nes a la ho­ra de sa­car ofer­tas de tra­ba­jo.

—Por­que la ba­se de to­da es­ta re­vo­lu­ción se­rá el pen­sa­mien­to ma­te­má­ti­co, que es trans­ver­sal a to­das es­tas ca­rre­ras.

—Así es. Nues­tra ca­rre­ra es más del 50 % ma­te­má­ti­cas, por lo que no que­re­mos que nos en­ca­si­llen. El in­ge­nie­ro de Te­le­co­mu­ni­ca­ción, por su for­ma­ción, va a te­ner un pa­pel muy im­por­tan­te en es­ta eta­pa. Por su ca­pa­ci­dad ana­lí­ti­ca y de re­sis­ten­cia al fra­ca­so, que es al­go que se tra­ba­ja mu­cho du­ran­te la ca­rre­ra, tie­ne una enor­me ca­pa­ci­dad de re­sol­ver pro­ble­mas, que es pre­ci­sa­men­te lo que va a ca­rac­te­ri­zar es­ta era.

—Sos­tie­nen al­gu­nos ex­per­tos que en el pró­xi­mo de­ce­nio asis­ti­re­mos a más innovación que en mi­les de años de his­to­ria por la com­bi­na­ción de po­ten­cia compu­tacio­nal, co­nec­ti­vi­dad e in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. ¿Coin­ci­de con es­ta apre­cia­ción?

—Sí, coin­ci­do. La can­ti­dad de innovación que pue­de pro­du­cir un país de­pen­de del nú­me­ro de in­no­va­do­res que pue­de ha­ber, y es­to a su vez de­pen­de del po­ten­cial téc­ni­co al al­can­ce de es­tos pa­ra desa­rro­llar su innovación. Me ex­pli­co con un ejem­plo: si yo ten­go una idea en el bar pe­ro no ten­go có­mo desa­rro­llar­la, se que­da­rá en eso, en una idea de bar. Pe­ro si por el con­tra­rio pue­do lle­gar a ca­sa y ac­ce­der a equi­pos que me per­mi­tan desa­rro­llar­la y tes­tar­la... Hoy en día ya se pue­den con­tra­tar 500 pro­ce­sa­do­res con X ca­pa­ci­dad de me­mo­ria du­ran­te una se­ma­na pa­ra po­ner en prác­ti­ca al­go que se me ha ocu­rri­do; an­tes eso no era po­si­ble. Un usua­rio cual­quie­ra tie­ne hoy ya más ca­pa­ci­dad de compu­tación en su smartp­ho­ne que yo con los or­de­na­do­res con los que tra­ba­jé en el pro­yec­to de fi­nal de ca­rre­ra.

—¿Y Ga­li­cia qué? ¿Se pue­de ser com­pe­ti­ti­va en es­ta era re­vo­lu­cio­na­ria des­de una es­qui­ni­ta del no­roes­te ibé­ri­co?

—Sin du­da. Aquí dis­po­ne­mos ya de ex­ce­len­tes co­mu­ni­ca­cio­nes, te­ne­mos una es­cue­la de Te­le­co en Vi­go, de In­for­má­ti­ca, de Ma­te­má­ti­cas, de Física... Te­ne­mos ta­len­to en de­fi­ni­ti­va. En es­ta era no ha­ce fal­ta que el ta­len­to es­té lo­ca­li­za­do en un si­tio de­ter­mi­na­do. Si ade­más pu­dié­ra­mos crear in­cen­ti­vos fis­ca­les co­mo en Ir­lan­da o en las Dipu­tacio­nes fo­ra­les, o aba­ra­tar in­clu­so el sue­lo, po­dría­mos ser aún más com­pe­ti­ti­vos. Pe­ro la reali­dad es que aquí te­ne­mos ya ex­ce­len­tes em­pre­sas que de­mues­tran nues­tro po­ten­cial.

—Ha­ce unos días, en la ce­le­bra­ción de la Noi­te, po­nía en va­lor el ni­vel de los in­ge­nie­ros de Te­le­co­mu­ni­ca­ción ga­lle­gos...

—La Es­cue­la de Te­le­co de Vi­go fue la ter­ce­ra en im­plan­tar­se en Es­pa­ña, y eso no es ca­sual. La co­mu­ni­dad ga­lle­ga de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes tie­ne una gran tra­di­ción. Es muy po­ten­te por lo mis­mo que ex­pli­ca­ba de la in­ves­ti­ga­ción, cuan­tos más ha­ya, más fá­cil es que al­gu­nos des­ta­quen. Por tra­di­ción, ta­ma­ño y ca­li­dad del tra­ba­jo, es­ta­mos lla­ma­dos a te­ner un pa­pel im­por­tan­te.

—¿Y us­ted cree que la so­cie­dad ga­lle­ga es cons­cien­te de ello?

—La ciu­da­da­nía en ge­ne­ral no tie­ne iden­ti­fi­ca­do al te­le­co, por­que no so­mos bue­nos co­mu­ni­ca­do­res.

—Pues lo lle­van en el nom­bre...

—[Ri­sas] Los he­mos de­ba­ti­do mu­chas ve­ces en el co­le­gio y en las aso­cia­cio­nes pro­fe­sio­na­les. La so­cie­dad no nos co­no­ce por­que no nos da­mos a co­no­cer ade­cua­da­men­te. Y de ver­dad que la gen­te no sa­be el po­ten­cial que tie­ne nues­tro tra­ba­jo.

—¿De ahí que es­tén ha­cien­do un es­fuer­zo por abrir­se a la so­cie­dad? Han fir­ma­do con­ve­nios con co­le­gios y con sec­to­res es­tra­té­gi­cos pa­ra la eco­no­mía ga­lle­ga co­mo el de la au­to­mo­ción o el na­val.

—Sí. Que­re­mos man­te­ner y au­men­tar es­ta lí­nea de tra­ba­jo. Pien­sa que el In­ter­net de las co­sas, con mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos, va a ne­ce­si­tar de se­gu­ri­dad, y no­so­tros va­mos a es­tar ahí. Lo mis­mo ocu­rre con el sec­tor in­dus­trial, que se va a en­fren­tar a pro­ble­mas muy con­cre­tos. Es que to­do es­ta­rá co­nec­ta­do. El úl­ti­mo ca­sino hac­kea­do en Las Ve­gas fue por una pe­ce­ra. Los pi­ra­tas de­tec­ta­ron que era vul­ne­ra­ble y ac­ce­die­ron al sis­te­ma por ahí has­ta hac­kear­lo. Los ma­los tie­nen mu­cho tiem­po pa­ra pen­sar, mu­cho di­ne­ro e in­tere­ses, por lo que que­re­mos ha­cer ver la im­por­tan­cia de nues­tro tra­ba­jo, la ayu­da que po­de­mos pres­tar. A mu­chos sec­to­res, al­go que por ejem­plo ha que­da­do en evi­den­cia con la nue­va Ley de Pro­tec­ción de Da­tos.

—En unas se­ma­nas cum­ple un año al fren­te del COETG, ¿cuál es su va­lo­ra­ción?

—Es muy bue­na pe­ro no es­toy con­for­me, que­rría ha­ber he­cho más co­sas. Pe­ro tam­bién soy cons­cien­te de que con el tiem­po que le po­de­mos de­di­car des­de la jun­ta, te­nien­do en cuen­ta que es­tos no son car­gos re­mu­ne­ra­dos, se ha he­cho un buen tra­ba­jo. Que­re­mos se­guir dán­do­nos a co­no­cer a la so­cie­dad, abrir­nos a otros co­lec­ti­vos...

No he­mos que­ri­do me­nos­pre­ciar a otras profesiones, pe­ro no que­re­mos que nos ex­clu­yan»

| ÁN­GEL MAN­SO

Sán­chez Agre­lo quie­re que el COETG se abra a la so­cie­dad ga­lle­ga pa­ra po­ner en va­lor a sus pro­fe­sio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.