El lu­cra­ti­vo ne­go­cio de la sa­ni­dad

Los mé­di­cos ger­ma­nos co­bran del Es­ta­do una can­ti­dad por con­sul­ta en fun­ción de la pa­to­lo­gía, ade­más de sumas adi­cio­na­les en el ca­so de tra­ba­jar con los se­gu­ros pri­va­dos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Ber­lín Pa­tri­cia Baelo

A las com­pa­ñías de se­gu­ros mé­di­cos ale­ma­nes les va me­jor que nun­ca, des­pués de ce­rrar el año pa­sa­do con un su­pe­rá­vit de 3.150 mi­llo­nes de eu­ros. Sin em­bar­go, pe­se a que cuen­tan con un fon­do de ga­ran­tía de de­pó­si­tos que al­can­za la ci­fra ré­cord de 19.200 mi­llo­nes, los ciu­da­da­nos de la pri­me­ra po­ten­cia del Vie­jo Con­ti­nen­te se ven obli­ga­dos a des­em­bol­sar ca­da vez más di­ne­ro pa­ra po­der recibir de­ter­mi­na­das pres­ta­cio­nes. Si en el 2015 los ale­ma­nes in­vir­tie­ron 3.820 mi­llo­nes de eu­ros en gas­tos mé­di­cos adi­cio­na­les, en el 2017 esa su­ma lle­gó has­ta los 3.970.

La ten­den­cia a re­du­cir las co­ber­tu­ras sa­ni­ta­rias preo­cu­pa a las aso­cia­cio­nes de pro­tec­ción al con­su­mi­dor. «Si re­sul­ta que el ob­je­ti­vo de las ase­gu­ra­do­ras es pres­tar so­lo la aten­ción bá­si­ca pa­ra se­guir ga­nan­do di­ne­ro con pó­li­zas aña­di­das, el Es­ta­do de­be ofre­cer ga­ran­tías», cri­ti­ca Pe­ter Grie­ble. El res­pon­sa­ble de la ofi­ci­na de con­su­mo del es­ta­do fe­de­ra­do de Ba­den-Würt­tem­berg se re­fie­re so­bre to­do a los pa­cien­tes cró­ni­cos que nin­gu­na com­pa­ñía desea co­mo clien­tes, por­que con­si­de­ra que con ellos asu­men de­ma­sia­dos ries­gos.

Y es que en Ale­ma­nia la sa­ni­dad es un au­tén­ti­co ne­go­cio. El sis­te­ma, que Es­pa­ña mi­ra con en­vi­dia e in­clu­so se es­tá plan­tean­do im­ple­men­tar, es com­ple­jo y lu­cra­ti­vo. To­do re­si­den­te en el país de­be con­tra­tar un se­gu­ro mé­di­co pro­pio, a ex­cep­ción de los cón­yu­ges, hi­jos y nie­tos me­no­res de 18 años con in­gre­sos in­fe­rio­res a los 450 eu­ros men­sua­les, que pue­den es­tar in­clui­dos en la pó­li­za fa­mi­liar. A su vez, es­te pue­de ser pú­bli­co, co­mo es el ca­so de más de 71 mi­llo­nes de ale­ma­nes, el 90 % de la po­bla­ción, o pri­va­do, por el que op­tan 4,46 mi­llo­nes de per­so­nas.

Pe­ro las 112 ca­jas pú­bli­cas en­tre las que uno pue­de ele­gir fun­cio­nan más bien co­mo se­gu­ros es­ta­ta­les o mu­tuas, da­do que tie­nen acuer­dos con el Go­bierno. Los doc­to­res ale­ma­nes no co­bran por jor­na­da la­bo­ral, sino que el Es­ta­do les abo­na una can­ti­dad es­ta­ble­ci­da por con­sul­ta, en fun­ción de un ca­tá­lo­go ofi­cial de pre­cios por pa­to­lo­gías, ade­más de sumas adi­cio­na­les por prue­bas e in­clu­so lla­ma­das te­le­fó­ni­cas en el ca­so de los pri­va­dos. Por eso siem­pre atien­den an­tes a los pa­cien­tes con es­te ti­po de pó­li­zas, que les ge­ne­ran ma­yo­res be­ne­fi­cios.

La ma­yo­ría de los que se de­can­tan por el se­gu­ro pri­va­do son tra­ba­ja­do­res au­tó­no­mos o con in­gre­sos al­tos. Ya que, mien­tras que por el pú­bli­co uno pa­ga el 8,2 % de su sa­la­rio, al que hay que aña­dir­le el 7,3 % con el que con­tri­bu­ye su em­pre­sa, en el pri­va­do el cos­te es una can­ti­dad prees­ta­ble­ci­da in­de­pen­dien­te­men­te del suel­do. Eso sí, pe­se a que al prin­ci­pio pue­da sa­lir más ba­ra­to, a la lar­ga esa ta­ri­fa va au­men­tan­do con la edad y los pro­ble­mas de sa­lud. Es en­ton­ces cuan­do las com­pa­ñías tra­tan de im­pe­dir a to­da cos­ta que uno se pa­se al pú­bli­co.

CO­MI­SIÓN DE EX­PER­TOS

La en­car­ga­da de de­ci­dir las co­ber­tu­ras es una co­mi­sión de ex­per­tos que ela­bo­ra un ca­tá­lo­go ofi­cial a par­tir de es­tu­dios cien­tí­fi­cos, ex­pli­ca Ann Ma­ri­ni, de la Aso­cia­ción Fe­de­ral de Ase­gu­ra­do­ras Sa­ni­ta­rias (GKV), quien con­si­de­ra que la di­gi­ta­li­za­ción es cla­ve pa­ra me­jo­rar un sis­te­ma an­qui­lo­sa­do que ape­nas ro­za la me­dia eu­ro­pea. Si bien es cier­to que en Ale­ma­nia el tiem­po de es­pe­ra pa­ra las ci­tas y so­bre to­do pa­ra las prue­bas es me­nor que en Es­pa­ña, pues a me­nu­do las rea­li­zan di­rec­ta­men­te los mé­di­cos de ca­be­ce­ra, es­to es­tá cam­bian­do a un rit­mo ver­ti­gi­no­so.

Por un la­do, de­bi­do a la es­ca­sez de mano de obra cua­li­fi­ca­da, que se ha­ce más evi­den­te en los sec­to­res de la sa­ni­dad y la edu­ca­ción. Y por otro, por la fal­ta de in­ver­sio­nes pú­bli­cas re­la­cio­na­da con la aus­te­ri­dad ale­ma­na. El re­sul­ta­do son hos­pi­ta­les en un es­ta­do ca­la­mi­to­so y una aten­ción la­men­ta­ble, a lo que se aña­de la des­coor­di­na­ción de­ri­va­da de la au­sen­cia de un ar­chi­vo cen­tral de da­tos. Ca­da doc­tor tra­ta a los pa­cien­tes de for­ma in­de­pen­dien­te, lo que lle­va a per­der in­for­ma­ción va­lio­sa y te­ner que re­pe­tir prue­bas, con el en­ca­re­ci­mien­to que im­pli­ca.

| P. BAELO

IN­EFI­CIEN­CIAS. Uno de los ma­yo­res

pro­ble­mas del sis­te­ma sa­ni­ta­rio ale­mán es la fal­ta de

una ba­se de da­tos co­mún que per­mi­ta

a los fa­cul­ta­ti­vos ger­ma­nos ac­ce­der

al his­to­rial de un pa­cien­te tras­la­da­do por ejem­plo des­de otra ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.