Mon­bus lo­gra re­du­cir un 5 % el con­su­mo de com­bus­ti­ble

El con­trol in­for­má­ti­co de la flo­ta y la con­duc­ción efi­cien­te de sus chó­fe­res ya da re­sul­ta­dos, be­ne­fi­cio­sos en ma­te­ria de cos­tes y hue­lla me­dioam­bien­tal

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Do­lo­res Ce­la

Pa­ra cum­plir los es­tán­da­res de ca­li­dad que exi­ge en estos mo­men­tos el mer­ca­do es im­pres­cin­di­ble que las em­pre­sas reali­cen un se­gui­mien­to es­tric­to de su ac­ti­vi­dad que in­clu­ya has­ta los mí­ni­mos de­ta­lles. Mon­bus lo es­tá apli­can­do en sus flo­tas y pa­ra ello dis­po­ne, des­de hace dos años, de un cen­tro de con­trol que fun­cio­na prác­ti­ca­men­te las 24 ho­ras del día. Des­de es­tas de­pen­den­cias, si­tua­das en la se­de cen­tral de As Ariei­ras, en Lu­go, efec­túan el se­gui­mien­to de los 787 au­to­bu­ses que lle­van in­cor­po­ra­da la apli­ca­ción Flo­tas­net.

Es­te de­par­ta­men­to cuen­ta con da­tos en tiem­po real de la lo­ca­li­za­ción de ca­da bus, re­ci­be in­for­ma­ción so­bre si se cum­plen los ho­ra­rios de lle­ga­da y de sa­li­da, del con­su­mo ener­gé­ti­co, de si exis­ten ex­ce­sos de ve­lo­ci­dad, ana­li­za los tra­yec­tos pro­gra­ma­dos pa­ra ese día e in­clu­so aler­ta de po­si­bles incidencias re­la­cio­na­das con la tem­pe­ra­tu­ra del mo­tor o de la ba­te­ría.

To­dos los da­tos son re­co­gi­dos por el sis­te­ma in­for­má­ti­co y pro­ce­sa­dos. Los re­sul­ta­dos per­mi­ten in­tro­du­cir cam­bios no so­lo en la for­ma de con­duc­ción, sino tam­bién a la hora de di­se­ñar y ajus­tar ho­ra­rios y ru­tas.

Es­ta he­rra­mien­ta in­for­má­ti­ca, que ya ha per­mi­ti­do al gru­po Mon­bus un ahorro en com­bus­ti­ble del 5 % en el úl­ti­mo año, va re­co­gien­do da­tos en tiem­po real y a dia­rio, que se va­lo­ran tri­mes­tral­men­te y que per­mi­ten rea­li­zar las co­rrec­cio­nes ne­ce­sa­rias, en­tre ellas, el re­ci­cla­je de aque­llos con­duc­to­res que el sis­te­ma re­co­no­ce co­mo no efi­cien­tes, que tienen que acu­dir a un cur­so de for­ma obli­ga­to­ria. Des­pués de pa­sar la for­ma­ción se controla si han cam­bia­do há­bi­tos y me­jo­ra­do su con­duc­ción.

El sis­te­ma re­co­ge, de for­ma in­di­vi­dua­li­za­da, pa­rá­me­tros co­mo las fre­na­das brus­cas, la ve­lo­ci­dad, las re­vo­lu­cio­nes por mi­nu­to o la tem­pe­ra­tu­ra del mo­tor. Ca­da con­duc­tor acu­mu­la sus pro­pios da­tos a efec­tos de esa va­lo­ra­ción in­di­vi­dua­li­za­da que ela­bo­ra la fir­ma.

Fuen­tes de la em­pre­sa se­ña­la­ron que el por­cen­ta­je de chó­fe­res que tie­ne que acu­dir de for­ma obli­ga­to­ria a los cur­sos de re­ci­cla­je no alcanza el 1 %. Es­te por­cen­ta­je tie­ne que ver con el he­cho de que la plan­ti­lla, con una me­dia de en­tre 45 y 50 años, es­tá com­pues­ta por con­duc­to­res ex­pe­ri­men­ta­dos, a los que an­tes de que se su­ban al primer autobús los so­me­ten a unas es­tric­tas prue­bas de aptitud.

La apli­ca­ción, que es­tá vin­cu­la­da a la cer­ti­fi­ca­ción EA 0050 de sis­te­mas de ges­tión y con­duc­ción efi­cien­te, que acre­di­ta tan­to a flo­tas co­mo a con­duc­to­res, va más allá de la con­duc­ción efi­cien­te que re­per­cu­te en el con­su­mo ener­gé­ti­co y tie­ne otro ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio: la me­jo­ra de la ges­tión am­bien­tal y la re­duc­ción de la con­ta­mi­na­ción, que son as­pec­tos que tam­bién son una prio­ri­dad pa­ra el gru­po lu­cen­se de trans­por­te de via­je­ros por ca­rre­te­ra.

RE­PER­CU­SIO­NES

La com­pa­ñía, des­pués de ca­si dos años uti­li­zan­do es­te sis­te­ma de con­trol in­for­má­ti­co de sus flo­tas, es­tá re­co­gien­do ya los re­sul­ta­dos, que se tra­du­cen no so­lo en aho­rros ener­gé­ti­cos y en una re­duc­ción de la con­ta­mi­na­ción por emi­sio­nes, sino tam­bién en otro pa­rá­me­tro im­por­tan­te pa­ra una em­pre­sa de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas: el man­te­ni­mien­to de los vehícu­los. Cuán­do la in­ca­pa­ci­dad puede con­si­de­rar­se co­mo de­ri­va­da de un ac­ci­den­te de tra­ba­jo?

La de­ter­mi­na­ción de si una in­ca­pa­ci­dad tem­po­ral o per­ma­nen­te de­ri­va de un ac­ci­den­te de tra­ba­jo es una cues­tión re­le­van­te por cuan­to afec­ta a la cuan­tía que per­ci­be el tra­ba­ja­dor por la pres­ta­ción de in­ca­pa­ci­dad tem­po­ral o per­ma­nen­te y puede te­ner efec­tos en la de­ter­mi­na­ción de una po­si­ble in­dem­ni­za­ción por da­ños y per­jui­cios en el ám­bi­to de la res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil.

El Tri­bu­nal Su­pre­mo ha de­ter­mi­na­do reite­ra­da­men­te que una le­sión o do­len­cia de­ri­va de un ac­ci­den­te la­bo­ral cuan­do existe una co­ne­xión con la eje­cu­ción de un tra­ba­jo, bas­tan­do con que di­cha co­ne­xión exis­ta, in­de­pen­dien­te­men­te de que sea ma­yor o me­nor, más o me­nos pró­xi­ma en el tiem­po o de que exis­tan otras cau­sas con­cu­rren­tes o coad­yu­dan­tes.

Di­cha co­ne­xión, ade­más, de­be pre­su­mir­se sal­vo que se acre­di­te la rup­tu­ra de la re­la­ción de cau­sa­li­dad. Es, en tér­mi­nos ju­rí­di­cos, una pre­sun­ción iu­ris tan­tum que puede ser ven­ci­da por ele­men­tos pro­ba­to­rios. El le­sio­na­do o en­fer­mo, por tan­to, so­lo tie­ne que jus­ti­fi­car la exis­ten­cia de la do­len­cia y ubi­car­la en es­pa­cio y tiem­po de tra­ba­jo, re­ca­yen­do la car­ga de la prue­ba en quien pre­ten­da jus­ti­fi­car que la le­sión no se pro­du­jo a con­se­cuen­cia de la rea­li­za­ción de la ta­rea pro­pia del tra­ba­jo.

Pue­den ser pro­ble­má­ti­cos los su­pues­tos en los que exis­ten cau­sas de pre­dis­po­si­ción an­te­rio­res (por ejem­plo, ta­ba­quis­mo o hi­per­ten­sión ar­te­rial pre­vias a un in­far­to en el lugar de tra­ba­jo), ha­bien­do es­ta­ble­ci­do el al­to tri­bu­nal que di­chas cau­sas pre­vias, por su me­ra exis­ten­cia, no tienen la re­le­van­cia su­fi­cien­te pa­ra ne­gar la la­bo­ra­li­dad de la le­sión. El cri­te­rio, se­gún di­ver­sas sen­ten­cias del Tri­bu­nal Su­pre­mo (ej: STS de 18/03/1999), puede con­cre­tar­se en que si el tra­ba­ja­dor tra­ba­ja­ba con nor­ma­li­dad an­tes del ac­ci­den­te, aún exis­tien­do esa do­len­cia pre­via, de­be en­ten­der­se que los re­sul­ta­dos del pos­te­rior ac­ci­den­te que li­mi­ten el desem­pe­ño de la ta­rea so­lo pue­den impu­tar­se a di­cho siniestro.

TOMÁS DAPENA CARABEL es so­cio de Ven­to Abo­ga­dos y Ase­so­res.

Los chó­fe­res de Mon­bus han acre­di­ta­do una con­duc­ción sol­ven­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.