EL EM­PRE­SA­RIO HU­MA­NIS­TA

Des­de un be­llo pa­ra­je de Um­bria, ale­ja­do del “rui­do di­gi­tal” y del ci­clo de lo efí­me­ro, el di­se­ña­dor ita­liano nos ha­bla de una for­ma de crear ri­que­za, con una fi­lo­so­fía “hu­ma­nis­ta”, que da muy bue­nos re­sul­ta­dos.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Moda Vip - Por ANA SANTOS

La vi­da del em­pre­sa­rio Bru­ne­llo Cu­ci­ne­lli (Cas­tel Ri­go­ni, Um­bría, 1953) tie­ne in­gre­dien­tes co­mo pa­ra ins­pi­rar una pe­lí­cu­la: uno de esos bio­pics pro­ta­go­ni­za­dos por un hom­bre que con­si­gue triun­far en la vi­da sin te­ner que trai­cio­nar­se. So­lo que es­ta vez es cier­to. “Mi gran sue­ño siem­pre ha si­do tra­ba­jar por la dig­ni­dad mo­ral y eco­nó­mi­ca de la hu­ma­ni­dad”, afir­ma. Y, a sus 65 años re­cién cum­pli­dos… pue­de que lo ha­ya con­se­gui­do. Fue ha­ce 40 años cuan­do Cu­ci­ne­lli, con ape­nas 25, fun­dó una de las mu- chas em­pre­sas tex­ti­les que pro­li­fe­ra­ban en es­ta zo­na bos­co­sa del nor­te de Ita­lia. Pe­ro Bru­ne­llo, au­to­di­dac­ta, apren­dió gra­cias a un li­bro de eco­no­mía que la cla­ve del éxi­to es­ta­ba en la di­fe­ren­cia. “Sus pá­gi­nas pre­sa­gia­ban que un día lle­ga­rían pro­duc­tos si­mi­la­res a los nues­tros fa­bri­ca­dos en otros paí­ses, pe­ro mu­cho más ba­ra­tos. En­ten­dí en­ton­ces que los paí­ses desa­rro­lla­dos de­bía­mos cen­trar­nos ha­cia pro­duc­tos más es­pe­cia­les. Así que ele­gí ha­cer pren­das de la­na cash­me­re, al­go cos­to­so pe­ro su­pe­rior”, re­cuer­da el crea­dor.

Ren­ta­bi­li­dad, al­truis­mo y de­li­ca­de­za

Al prin­ci­pio so­lo fue­ron unos cuan­tos jer­séis que ven­día en Ale­ma­nia, pe­ro hoy su mar­ca co­ti­za en la bol­sa de Mi­lán y el año pa­sa­do ob­tu­vo 42 mi­llo­nes de eu­ros en be­ne­fi­cios.

Bru­ne­llo Cu­ci­ne­lli no es so­lo una fir­ma al­ta­men­te ren­ta­ble, tam­bién es una com­pa­ñía con fi­nes al­truis­tas. “Ima­gi­né una em­pre­sa que ge­ne­ra­ra be­ne­fi­cios, pe­ro unos di­vi­den­dos con­se­gui­dos gra­cias a una éti­ca y un res­pe­to por los se­res hu­ma­nos”, ex­pli­ca. Por eso las 800 per­so­nas que tra­ba­jan en las im­po­lu­tas ins­ta­la­cio­nes de la vi­lla de So­lomeo ter­mi­nan to­dos los días su jor­na­da a las cin­co y me­dia de la tar­de y ga­nan sen­si­ble­men­te más que otros tra­ba­ja­do­res del sec­tor. “Es ne­ce­sa­rio en­con­trar un equi­li­brio en­tre la vi­da la­bo­ral y per­so­nal; te­ner un sa­la­rio de­cen­te y un ho­ra­rio ra­zo­na­ble y tra­ba­jar en un es­pa­cio agra­da­ble. Por­que si mis em­plea­dos tie- nen tiem­po pa­ra es­tar con su fa­mi­lia y vi­vir sus vi­das, vol­ve­rán sa­tis­fe­chos a tra­ba­jar a la fá­bri­ca a la ma­ña­na si­guien­te”, ar­gu­men­ta. Es­ta es una de las lec­cio­nes que ate­so­ra des­de que, a los 15 años, vio a su pa­dre su­cum­bir a la tris­te­za y hu­mi­lla­ción de las atro­ces jor­na­das la­bo­ra­les en una fá­bri­ca. Una ex­pe­rien­cia que, sin du­da, ha si­do de­ter­mi­nan­te en to­das las de­ci­sio­nes que ha to­ma­do a lo lar­go de su vi­da. En­tre ellas, es­ta­ble­cer su cuar­tel ge­ne­ral en So­lomeo, una vi­lla de prin­ci­pios del si­glo XIII prác­ti­ca­men­te aban­do­na­da don­de na­ció su mu­jer, Fe­de­ri­ca. Jun­tos crea­ron la Fun­da­ción Bru­ne­llo y Fe­de­ri­ca Cu­ci­ne­lli –a la que se des­ti­nan el 20% de los be­ne­fi­cios de la com­pa­ñía–, que lle­va más de 30 años res­tau­ran­do to­dos los edi­fi­cios del pue­blo y sus al­re­de­do­res. “Vi­vir en las ciu­da­des no es fá­cil; hay que vol­ver a los pue­blos. Yo siem­pre qui­se vi­vir en uno y So­lomeo es mi sue­ño he­cho reali­dad”, con­fie­sa. Cu­ci­ne­lli es­tá or­gu­llo­so de su fa­ce­ta de em­pren­de­dor pe­ro se iden­ti­fi­ca más con el ca­li­fi­ca­ti­vo de em­pre­sa­rio fi­ló­so­fo. Doc­tor ho­no­ris cau­sa en Fi­lo­so­fía y Éti­ca de las Re­la­cio­nes Hu­ma­nas por la Uni­ver­si­dad de Pe­ru­gia, con­fía en que ese hu­ma­nis­mo le so­bre­vi­va en sus hi­jas Ca­mi­la y Ca­ro­li­na y se ins­ta­le tam­bién en otras em­pre­sas. “Yo no soy pro­pie­ta­rio de na­da, so­lo el guar­dián de unos va­lo­res y una for­ma de ha­cer las co­sas. Cuan­do ha­ya muer­to vol­ve­ré pa­ra com­pro­bar que se si­gue tra­ba­jan­do bien”, afir­ma con sa­tis­fac­ción. Por si aca­so, ha apro­ve­cha­do la ce­le­bra­ción de su 65 cum­plea­ños pa­ra pu­bli­car el li­bro So­lomeo, pue­blo del es­pí­ri­tu, en el que de­ja por es­cri­to to­do lo que pre­di­ca.

“Es ne­ce­sa­rio en­con­trar el equi­li­brio en­tre vi­da la­bo­ral y per­so­nal ”

EL PRO­YEC­TO VI­TAL DE BRU­NE­LLO CU­CI­NE­LLI

A la iz­da., el di­se­ña­dor y em­pre­sa­rio Bru­ne­llo Cu­ci­ne­lli con su mu­jer, hi­jas, yer­nos y nie­tos. So­bre es­tas lí­neas, el cas­ti­llo de la vi­lla. Arri­ba a la de­re­cha, pa­no­rá­mi­ca de So­lomeo, en Ita­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.